Salud

La hipertensión y la diabetes elevan el riesgo de coronavirus más que las enfermedades pulmonares

logo
La hipertensión y la diabetes elevan el riesgo de coronavirus más que las enfermedades pulmonares

El mayor factor de riesgo para el nuevo coronavirus es la hipertensión. EP

Resumen:

No han pasado más que dos meses desde que el nuevo coronavirus empezara a extenderse desde China pero los afectados superan ya los 100.000 y los muertos son más de 3.000 en todo el mundo. En estos momentos, más de 100 países en todo el mundo luchan por contener o mitigar los efectos del Covid-19, entre ellos España, donde los casos están aumentando de forma exponencial en los últimos días.

Uno de los factores que interesa determinar es el perfil de riesgo tanto para el contagio como para la posible gravedad o letalidad del virus, que permita establecer medidas efectivas. Y aquí es donde según los últimos datos ofrecen una evidencia sorprendente, según la médico preventivista Margarita Mosquera, que ha impartido una conferencia dirigida a profesionales de farmacia en Asefarma: «Sorprendentemente, porque no ocurre en otras patologías respiratorias, el mayor factor de riesgo para el coronavirus no son otras afecciones respiratorias sino las enfermedades circulatorias y especialmente la hipertensión».

Y es que, según los datos publicados por la revista científica y basados en el análisis de adultos hospitalizados en Wuhan (foco del inicio del brote en China), el primer factor de riesgo son las enfermedades circulatorias – especialmente la hipertensión – seguida de la diabetes y enfermedades coronarias, por encima de afecciones pulmonares.

El estudio ha seguido a 191 adultos hospitalizados en Wuhan que adquirieron la enfermedad de forma grave o mortal. El paciente tipo era un hombre (62%) de 56 años de edad. Independientemente del perfil de los afectados, el virus adquiere mayor letalidad conforme avanza la edad del infectado. Según otros estudios realizados también en China, la mortalidad se dispara a partir de los 70 (8,4%) y 80 años (14%), frente al 0,2% en los menores de 40. En España, los fallecidos hasta el momento son de edad avanzada y con alguna patología crónica. Por el contrario, la población infantil es casi inmune al virus.

Aunque los autores de la investigación advierten de lo limitado de la muestra, han ofrecido datos interesantes como el tiempo de eliminación medio del virus, que fue de 20 días en los supervivientes. El virus fue, además, detectable hasta la muerte en los 54 fallecidos analizados.

«La eliminación viral extendida observada en nuestro estudio tiene implicaciones importantes para guiar las decisiones sobre precauciones de aislamiento y tratamiento antiviral en pacientes con infección confirmada por covid-19. Sin embargo, debemos tener claro que el tiempo de eliminación viral no debe confundirse con otro autoaislamiento guía para personas que pueden haber estado expuestas a COVID-19 pero que no tienen síntomas, ya que esta guía se basa en el tiempo de incubación del virus «, explica y recoge Europa Press el coautor principal, el profesor Bin Cao del Hospital de Amistad China-Japón y Capital Medical Universidad de China.

«Normalmente los enfermos respiratorios se consideran un perfil de riesgo para el resto de enfermedades del aparato respiratorio», ha incidido Mosquera, quien ha subrayado también que la última evidencia científica ha constatado también que un 6% de los afectados presentaba una coinfección, «por gripe u otras infecciones de neumococo, por ejemplo». Este dato resulta interesante porque podría haber dejado pasar positivos por coronavirus en un porcentaje de afectados o fallecidos que hubieran sufrido también otras patologías respiratorias.

La médico preventivista del Hospital Universitario Fundación Alcorcón ha incidido en la necesidad de la población de protegerse a través de las medidas de protección individual – en la línea del portavoz de Sanidad y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ha basado en el lavado frecuente y correcto de manos y en la falta de efectividad – para la población en general – de las mascarillas.

Comentar ()