Interior de un restaurante de La Manga del Mar Menor (Murcia).

EFE

Salud | Sociedad

Cómo saber si un bar está bien ventilado

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha elaborado una Guía de buenas prácticas de ventilación en el sector de la hostelería

El aumento de contagios por coronavirus en la población ha provocado el endurecimiento de las medidas restrictivas. Muchas empresas han tenido que echar el cierre de manera definitiva. Entre los gremios más afectados se encuentra la hostelería. Las comunidades autónomas han tomado decisiones drásticas para frenar la enésima ola mientras los propietarios de bares y restaurantes hacen un esfuerzo titánico para que sus establecimientos sean lugares seguros.

Las mascarillas, los geles y las zonas de desinfección, como los taburetes, las mesas o las máquinas tragaperras, son ya parte del mobiliario habitual de un bar. Incluso nos hemos acostumbrado a no consumir en la barra. Además de estos métodos, las recomendaciones sanitarias siempre han animado a evitar tanto espacios interiores como aquellos con poca ventilación.

La teoría de la transmisión aérea por aerosoles obliga a extremar la precaución. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha elaborado una Guía de buenas prácticas de ventilación en el sector de la hostelería. La Guía aclara los conceptos básicos sobre ventilación y proporciona algunas claves sobre cómo mejorar la ventilación de bares y restaurantes.

Recomendaciones para que un bar sea seguro

Las autoridades sanitarias insisten en unos aspectos fundamentales: empleo de mascarilla, respeto de la distancia de seguridad, cumplimiento de aforos, elementos de desinfección, papeleras para desechar las mascarillas y una correcta ventilación. Esta última variante, pese a su dificultad de percepción, es una de las claves para que un bar sea seguro.

Para tener un aire libre de aerosoles lo más sencillo y eficiente es las ventilación natural. La ventilación es aún mejor si los puntos están opuestos en diagonal; es decir, ventilación cruzada. Se recomienda abrir el mayor número de puntos de ventilación. Es mejor abrir 10 centímetros en ocho ventanas en vez de 80 centímetros en una ventana única. La ventilación debe ir desde zonas limpias -exterior- a zonas más contaminadas. Esta guía recomienda «Sacrificar el confort térmico a las exigencias de ventilación por estas consideraciones sanitarias».

En caso de ventilación forzada mediante sistemas mecánicos, deberán encontrarse correctamente instalados y en buen estado de mantenimiento. La ventilación mecánica es totalmente complementaria con la natural. Lo más útil y económico para salas de bares y restaurantes pueden ser los purificadores de aire con filtros HEPA.

purificador-aire-coronavirus-684x916
Purificador HEPA de Haverland Amazon

Cómo ajustar la ventilación

Para lograr una ventilación adecuada se deben seguir una serie de pasos que aumentarán la seguridad del local y reducirán el riesgo de contagio por aerosoles. Los contagios en la hostelería desde el inicio de la pandemia sólo han representado un 3,5 % de total. Esta cifran tan reducida es fruto del minucioso cumplimiento de las medidas de seguridad por parte de los hosteleros.

Hay destacar la importancia de que el aire esté purificado. En un establecimiento cerrado donde hay momentos en los que no se lleva mascarilla -durante la ingesta de comida o bebida- y el tono de voz es más elevado de lo habitual -al hablar fuerte o gritar la emisión de aerosoles es 30 veces superior- el virus se expandiría con una facilidad considerable.

En primer lugar hay que identificar el tipo de ventilación en cada espacio del establecimiento: natural, mecánica o si combina ambas tipologías. Después hay que valorar si estos métodos empleados son suficientes, por lo que los responsables realizarán mediciones. En caso de que la comprobación haya arrojado resultados insuficientes, hay que aumentar la ventilación y/o ajustar el aforo.

Una vez comprobado que estas alteraciones han tenido el efecto deseado, la Comunidad de Madrid recomienda elaborar unas instrucciones sencillas de ventilación forzada y/o natural para el personal del establecimiento. Además, se insta a cumplir con los protocolos de ventilación, así como realizar el mantenimiento adecuado de los sistemas de climatización-ventilación existentes. Asimismo, documentar las actuaciones realizadas para un correcto seguimiento.

Te puede interesar

Comentar ()