Salud

Los sanitarios de la privada discriminados en la vacunación: "Nos sentimos abandonados"

La Organización Médica Colegial denuncia el incumplimiento de la Estrategia de Vacunación del Gobierno, que no establecía diferencias entre el ejercicio público y privado. La Alianza Española de la Sanidad Privada asegura que España es el único país europeo en esta situación.

Un médico se quita los guantes durante la epidemia de COVID-19. EP

En la primera ola, el Gobierno intervino la sanidad privada para aunar esfuerzos contra la pandemia. En esta tercera oleada, algunas comunidades autónomas han anunciado de nuevo el uso de estos recursos para apoyar a la desbordada sanidad pública, además de su actividad habitual. Sin embargo, una gran cantidad de sanitarios de la Sanidad Privada están viendo con desesperación como avanza la campaña de vacunación… Sin pasar por ellos.

Nos sentimos abandonados. Nosotros también llevamos viendo Covid desde hace diez meses. En nuestras UCI también hay Covid, en nuestras plantas hay Covid y en nuestras consultas hay Covid. Nosotros también enfermamos y morimos por Covid», denuncia la pediatra Lucía Galán, directora de un centro sanitario en Alicante y una de las médicas más influyentes de las redes.

En su provincia, un juzgado de primera instancia exigió la «vacunación inmediata» de los sanitarios de la privada el pasado día 21 de enero por la demanda del Colegio de Médicos de Alicante. «Aún habiéndonos dado la razón seguimos sin vacunas, es bochornoso tener que exigir uno de nuestros derechos fundamentales que es el derecho a la salud. No tenemos ni vacunas ni información», afirma Galán.

La Comunidad Valenciana – con la peor tasa de incidencia de coronavirus en toda España – es una de más las afectadas, pero no la única. Según ha denunciado este jueves la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), en casi todas las regiones se están produciendo retrasos en la vacunación a estos profesionales pese a que la Estrategia Nacional de Vacunación establece específicamente que los criterios de vacunación estarán relacionados con el grado de exposición al virus, pero no con el carácter de la atención. Según denuncian, la vacunación a sanitarios privados no ha comenzado en Canarias ni en el País Vasco, donde el departamento de Salud ya les ha avisado que irán por detrás de la pública. Tampoco ha empezado ni en Galicia ni en Castilla y León y Navarra y la Comunidad Valenciana apenas han inyectado unas pocas dosis.

Sí ha comenzado la vacunación en Murcia, Baleares, La Rioja, Aragón y Madrid. En Cataluña ha comenzado y, además, el compromiso de la Generalitat es realizarlo en paralelo en pública y privada. En Madrid, por ejemplo, la vacunación de médicos de la privada ha comenzado en grandes hospitales y en los pequeños, explica la vocal del Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM), María Cordón, «está diseñándose un plan para los pequeños consultorios o médicos que ejercen en pequeñas consultas. Estamos elaborando un listado y en base a él estableceremos tres o cuatro puntos de vacunación, barajamos incluso hacerlo en la sede del Colegio», explica la representante del ICOMEM.

La vacunación para estos médicos de pequeñas consultas, algunos de los cuales son de primera línea, aún no ha comenzado, a la espera, según les ha informado la Consejería de Sanidad madrileña, de la llegada de vacunas. Una situación de similar espera constatan fuentes del Colegio de Médicos de Valencia, donde «se ha pasado la lista de médicos de la privada y aseguran que la vacunación empezará a generalizarse la próxima semana».

Desde Andalucía, el presidente del Consejo Andaluz de Colegios Médicos, Antonio Aguado Núñez-Cornejo, afirma que el Gobierno regional no está ofreciendo datos pormenorizados pero que se conoce que «existe una presión grande por parte de los médicos de la privada y que hay enorme diferencia entre unas provincias y otras». Además, por sus características, «Málaga tiene un mayor porcentaje de médicos que ejercen medicina privada y el impacto es muy superior a las otras provincias. Ya sea por la falta de vacunas o por problemas de logística, hay muchos médicos que estamos en primera línea que todavía no hemos sido vacunados”, afirma.

La indignación de los profesionales es aún mayor después de la cantidad de casos de vacunación irregular que han trascendido. «Es tan indignante ver cómo se han administrado miles de vacunas a personal que no es de primera línea y que ni siquiera está en contacto con pacientes y nadie diga nada. Es tan lamentable que aun con una sentencia se nos siga tratando así. Es tan triste ver cómo seguimos contagiándonos a diario en esta comunidad que además tiene una de las incidencias acumuladas más altas de España. Y da tanto miedo caer enferma ahora o contagiar a tus propios hijos ante la mirada impasible de nuestra administración. ¿Quién va a responder ante esta indecencia que está poniendo en riesgo nuestras vidas?», clama Lucía Galán.

Preguntada por esta diferenciación, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, echaba balones fuera este miércoles en la interterritorial: «Cada comunidad autónoma realiza la estrategia de vacunación, estamos en este momento en la vacunación de personal sanitario de primera línea y yo creo que igual que los de la salud pública estarán los de este colectivo al que usted se acaba de referir», zanjaba.

España, a la cola de Europa

El problema de España, denuncia ASPE, es exclusivo de Europa. Aseguran que, en general, los países europeos han contado con la sanidad privada para gestionar la pandemia y que no se ha dado discriminación entre los profesionales.

«En Alemania, Austria, Francia, Grecia, Italia, Polonia, Rumanía o Suiza el personal de los hospitales privados recibe el mismo trato que el de los hospitales públicos y se programa su vacunación con calendario único», aseguran en un comunicado.

Te puede interesar

Comentar ()