Salud

Qué se sabe de la 'nueva ómicron', la recombinante XE, una mezcla de BA.1 y BA.2

Una investigadora trabaja en la secuenciación de las muestras de coronavirus.

Una investigadora trabaja en la secuenciación de las muestras de coronavirus. Javier Pulpo / EP

Mientras el coronavirus se sigue replicando, sigue mutando. Los científicos han advertido de esto desde el inicio de la pandemia y durante este tiempo hemos ido viendo nuevas variantes y también algunas recombinaciones.

La última en llamar la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la XE, una recombinación de las subvariantes de ómicron BA.1 y BA.2. Este nuevo linaje del SARS-CoV2 fue detectado por primera vez en Reino Unido el 19 de enero de 2022, según ha informado la OMS, y desde entonces se han secuenciado varios cientos de variantes. Según el último informe del Gobierno de Reino Unido, se habían secuenciado 637 muestras de XE hasta el 25 de marzo.

Pese a lo reciente de su aparición, la OMS ha explicado que los datos preliminares sugieren que XE tiene un 10% más de capacidad de contagio que la BA.2, que ya era más contagiosa en una cifra estimada en un 30% sobre la BA.1. «Aunque se requiere conformación de los datos», ha incidido la entidad en un comunicado.

En el último informe de variantes del Ministerio de Sanidad de España fechado el 4 de abril no se recoge ninguna detección de esta recombinante del coronavirus, aunque sí la penetración cada vez mayor de la subvariante BA.1. Los dos sublinajes de ómicron representan la casi totalidad de las muestras secuenciadas. BA.2 es la variante predominante, con tasas de entre el 36,2% y el 94% según la comunidad y BA.1, BA.1.1 y BA.3 (las otras variantes de ómicron inicialmente presentes) oscilan entre el 5 y el 56,7%.

Esta variante recombinante XE no es la única que analiza la OMS, que en el mes de marzo también notificó una recombinación de delta y ómicron, aunque en esa ocasión el sublinaje no ha conseguido grandes tasas de penetración. Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la OMS, afirmó entonces que «la recombinación de variantes es algo esperable debido a la gran circulación del virus y por la cantidad de cambios que presentaba ómicron ha sido más fácil de detectar». Van Kerkhove subrayaba que «es crítico continuar con los tests y la secuenciación continúan con una buena representación geográfica. Y que los sistemas que se han puesto en marcha para la vigilancia, se refuerzan».

En la misma línea se manifiesta también la asesora médica de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido, Susan Hopkins, en el comunicado gubernamental: «La recombinación de variantes no es inusual, particularmente cuando hay varias variantes en circulación y hemos visto distintas recombinaciones hasta la fecha».

Efectivamente, hace más de un año que se publicó en New Scientist información sobre una recombinación de variantes del coronavirus, en aquel caso de las variantes británica y californiana. Fue la prestigiosa viróloga Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Alamos, en Nuevo Mexico, quien anunció la detección.

Te puede interesar

Comentar ()