David Cordish, presidente y consejero delegado de The Cordish Company -grupo promotor que planea invertir más de 2.000 millones de euros en Madrid para crear el mayor centro de ocio y cultura de Europa, según adelantó El Independiente-, es una de las grandes fortunas americanas que ha mostrado su apoyo Donald Trump. De hecho, presentó un acto oficial del partido republicano en Maryland en el verano de 2015, junto al presidente electo de EEUU.

Los dos empresarios se conocieron cuando Trump demandó al promotor por desavenencias en el proyecto de un casino de Florida, según el periódico israelí HaaretzTras la discusión, surgió una estrecha amistad entre ambos empresarios. “Le demandé por cientos de millones de dólares”, comentó Trump en el citado acto electoral. “Durante la mediación, nos conocimos y, desde entonces, somos buenos amigos”, añadió el republicano.

En una entrevista con la CBS, David Cordish apunta las tres características que busca en los emplazamientos donde desarrolla sus casinos. Y el Corredor del Henares, en Madrid, los cumple. “Una región de altos ingresos, bien comunicada y magnetismo para el comercio”, enumera en la cadena de televisión. En su opinión, “EEUU se está quedando sin buenas localizaciones”, lo que está animando al multimillonario a salir del país en busca de nuevas oportunidades.

 

Uno de los hijos de Cordish y vicepresidente del grupo Cordish Company, Reed Cordish, también simpatiza con el presidente electo. Amigo personal de Invanka Trump, Reed fue uno de los firmantes que apoyó a Trump en una carta abierta publicada por la Trump Organization, un mes antes de las elecciones, durante los momentos más difíciles de la campaña.

Junto al vástago del promotor, otro centenar de empresarios y personas públicas respaldaron al republicano, entre los que destacan Peter Thiel, fundador de Paypal y referente de Silicon Valley. “El plan económico de Trump es ambicioso: reduce impuestos, regulación y evita las trampas comerciales”, recoge la misiva.