El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha descartado este martes la derogación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana -bautizada por la oposición como ley mordaza– pero ha vuelto a tender la mano al resto de grupos para retocar el texto en cuestiones precisas de “artículos concretos” y “no sobre argumentarios vacíos o eslóganes”.

Zoido ha comparecido ante la comisión de Interior del Congreso de los Diputados a petición propia para diseccionar las líneas estratégicas que marcarán su gestión en este departamento, al que se incorporó el pasado 4 de noviembre en sustitución de Jorge Fernández Díaz. La derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada en marzo de 2015 cuando el PP tenía mayoría absoluta en la Cámara Baja y que ha sustituido la de 1992, será sin duda uno de los caballos de batalla de la oposición en esta legislatura junto con la reforma laboral y la ley educativa.

El titular de Interior considera que la realidad demuestra que la nueva norma “ha sido tremendamente eficaz para el bienestar de los ciudadanos”, si bien no ha tenido problemas en admitir que el texto “se puede mejorar”. “Una cosa es introducir modificaciones en la ley y otra muy diferente su derogación, que generaría un vacío normativo de imprevisibles efectos”, ha defendido Zoido, quien ha advertido de que diversas actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado -como la regulación del DNI y pasaportes, la normativa en materia de armas y explosivos y las entradas en domicilio para prevenir delitos, entre otras- quedarían “sin cobertura legal” si se tumbara la norma.

El ministro dice que la derogación dejaría sin “cobertura legal” actuaciones policiales

Predicando el diálogo que ha pedido Mariano Rajoy a los miembros de su gabinete, el ministro ha invocado el espirítu de la Transición y ha abogado por buscar el consenso con la oposición, a la que ha tendido su mano y ha trasladado su disposición a sentarse “ya” para hablar y buscar el acuerdo “en artículos concretos, en aspectos definidos, y no sobre argumentarios vacíos o eslóganes”. En su opinión, la ley es “garantista con los derechos y libertades de todos los ciudadanos”.

En sus turnos, los portavoces de los grupos políticos -a excepción del popular, José Alberto Martín-Toledano- han exigido modificaciones en la ley, que no contenta a la mayoría de la Cámara. El socialista Antonio Trevín ha pedido al ministro que el PP apoye la proposición no de ley, cuya toma en consideración se debatirá en breve, para hacer una nueva ley con un texto abierto. Zoido ha anunciado que tras las fiestas navideñas se creará un grupo de trabajo para abordar esa reforma y se ha mostrado dispuesto a comenzar las negociaciones a partir de la proposición del PSOE.

El pleno del Congreso aprobó el pasado 29 de noviembre una moción del PSOE -con el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos- que pide la derogación de la ley mordaza “por su incidencia directa y negativa en el ejercicio y desarrollo de los derechos fundamentales”. Esa moción fue el resultado de la interpelación que el grupo socialista había hecho a Zoido la semana anterior, en su debú en la tribuna de oradores.

Paquete normativo

La eventual modificación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana es una de las propuestas normativas que se incluye en la hoja de ruta con que el titular de Interior pretende lograr lo que ha definido como la “seguridad de la concordia”. En su intervención, Juan Ignacio Zoido también ha defendido la necesidad de actualizar la Ley Orgánica General Penitenciaria -en vigor desde 1979- y armonizar las normas que la desarrollan, así como sacar adelante un nuevo Reglamento Penitenciario que con rango de ley permita regular tanto las infracciones disciplinarias como las sanciones a imponer a los internos y permita corregir las contradicciones en las que incurre el actual con el Código Penal, por ejemplo en cuanto a la forma de suspensión de la libertad condicional.

Zoido también ha considerado “imprescindible” abordar el nuevo Reglamento de Seguridad Privada que desarrolle la ley para garantizar la “efectividad” de las novedades que incorpora el texto, así como la transposición de las directivas europeas relativas a la utilización de datos del registro de nombres de los pasajeros y a la protección de las personas físicas antes del verano de 2018.

Amenaza yihadista

Un día después de que se evaluara la amenaza tras el atentado de Berlín, el ministro se ha referido al terrorismo yihadista como la “gran amenaza” a la que se enfrentan las sociedades, por lo que ha abogado por abordar la adecuación de todas las unidades policiales -no sólo las de investigación antiterrorista- a este “nuevo escenario” y establecer un nuevo marco de actuación con nuevos métodos de prevención, protección y respuesta aprovechando la “experiencia” de las Fuerzas y Cuerpos del Estado en la lucha contra ETA.

En este contexto, el titular de Interior se ha mostrado confiado en que “pronto” puedan adherirse al Pacto Antiterrorista -firmado a principios de febrero de 2015 por PP y PSOE y al que se sumaron posteriormente Ciudadanos, Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro (UPN), Foro Asturias, Partido Aragonés (PAR), UPyD y Unión Democrática de Cataluña (UDC)- como miembros de pleno derecho tanto Podemos como el PNV y los partidos nacionalistas catalanes.

Zoido se ha comprometido a mantener viva la memoria de las víctimas y, en cumplimiento de esa palabra, ha anunciado diversas propuestas. Entre ellas, destaca la creación de la sede del Centro Memorial para las Víctimas del Yihadismo en Madrid -la ciudad que “con más crudeza” ha sufrido esta manifestación terrorista, ha dicho- y el apoyo y la financiación para el proyecto de investigación de la historia del terrorismo en el País Vasco.

Rendición de ETA

En la misma invocación a trabajar de la mano, el ministro ha pedido a los grupos que se “unan” para asistir al final de la banda terrorista ETA, derrotada policialmente. “Unámonos para que ETA y su entorno no tengan más atajos, no usen más trampas, no sigan amparándose en el engaño: rendición definitiva, entrega de las armas y perdón a las víctimas. A partir de ahí, a normalizar la paz, que ahí también nos tendrán a mí y a mi equipo”, ha planteado.

CIE, modelo a exportar

También ha abogado el ministro por impulsar la mejora en la “concepción, funcionalidad y objetivos” de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), diana de las críticas de partidos políticos y ONG. A este respecto, Zoido ha dicho que no se puede seguir “parcheando” el problema sino que es el momento de “ser audaces” y diseñar “el modelo de CIE ideal” que pueda exportarse a toda la Unión Europea.

Para ello, Interior pretende impulsar la creación de un grupo interministerial en el que estén presentes técnicos de diversos departamentos, ONG especializadas y los grupos políticos para discutir el “modelo idóneo” de este tipo de complejo tanto desde el punto de vista arquitectónico como de gestión y atención a los internos. “No es éste un problema exclusivo de España, les aseguro que nadie lo ha resuelto correctamente y a plena satisfacción”, ha indicado.

Inmigración y asilo

Zoido ha apostado por una inmigración “legal y ordenada”, abogando por el mantenimiento de la política que en esta materia se ha venido poniendo en marcha durante las últimas cuatro legislaturas y que está basada en cinco pilares: la cooperación bilateral con los países de origen y tránsito, la prevención en origen mediante proyectos operativos específicos, el control de las fronteras, la lucha contra las redes de tráfico de personas y el retorno. Como novedad, ha adelantado que el Gobierno está impulsando con Mauritania el mismo proyecto de retorno voluntario como el de Marruecos a la vista de su “éxito”.

En materia de asilo, el ministro ha reconocido la imposibilidad de llegar a un acuerdo con muchos de los grupos políticos por diferencias ideológicas, al tiempo que ha destacado el “esfuerzo” del Gobierno y de la sociedad española ante el drama humanitario de los refugiados. Con todo, ha pedido a la oposición un “esfuerzo de consenso” para la elaboración y aprobación del reglamento de la ley reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria, que previsiblemente tendrá que modificarse por la reforma del sistema europeo común de asilo.

Centro para Desaparecidos

Zoido, igualmente, ha anunciado durante su intervención la voluntad de crear un Centro Nacional para Desaparecidos, cuyos cometidos serían controlar y gestionar la base nacional de personas en búsqueda y restos humanos localizados, lo que conlleva necesariamente una mejora de la colaboración entre los cuerpos policiales y otros servicios públicos.

“El Centro facilitará el establecimiento de una estrategia nacional para apoyar a las personas desaparecidas, sus familias y amigos; formará y entrenará a los servicios implicados en la búsqueda de personas para mejorar su actuación; recogerá estadísticas nacionales para identificar tendencias y patrones; y contribuirá a los esfuerzos internacionales  para responder a los asuntos globales relacionados con la desaparición de personas”, ha justificado.

Violencia de género

Igualmente, el ministro del Interior ha defendido la necesidad de un pacto de Estado contra la violencia de género, uno de los compromisos adquiridos por Mariano Rajoy durante su investidura a finales de octubre y que ha puesto de acuerdo a todos los grupos con representación en el Congreso de los Diputados.

Para luchar contra esta lacra, Zoido ha apostado por perfeccionar el sistema VioGén, con el que se busca prevenir agresiones y reducir las tasas de reincidencia. Cuenta ya con más de 38.000 usuarios, ha registrado 435.000 casos de violencia de género y ha permitido practicar casi 2,5 millones de riesgo individualizadas, ha precisado el ministro.

Lucha contra la corrupción

También se ha referido el titular de Interior en su intervención a la corrupción, destacando las medidas “inequívocas y contundentes” adoptadas por el Gobierno ante la proliferación de casos. En cinco años, se ha pasado de 366 investigaciones a 1.108, la mayoría en relación con hechos producidos antes de 2010. “La Guardia Civil y la Policía Nacional cuentan con todo mi apoyo para seguir luchando, con eficacia como hasta ahora, contra esta lacra”, ha asegurado.