La Audiencia Nacional ha dejado en libertad sin medidas cautelares a Miguel Blesa y a Rodrigo Rato, ex presidentes de Caja Madrid, porque es «aventurado» pensar que vayan a fugarse. Y porque su comportamiento «procesal» ha sido «intachable» y «cabal». Además, el tribunal subraya que ambos gozan de la presunción de inocencia hasta que el Tribunal Supremo revise la condena que les ha impuesto de seis años y cuatro años y medio de cárcel, respectivamente, en el caso de las tarjetas black.

Blesa y Rato llegaron y se marcharon de la Audiencia Nacional por separado para enfrentarse a las peticiones de la Fiscalía Anticorrupción, de la Confederación Intersindical de Crédito, y de la Confederación General del Trabajo que habían pedido la celebración de una vistilla para modificar su situación de libertad tras la condena con la que han sido castigados.

Las peticiones

El fiscal Alejandro Luzón reclamó una fianza de entre 75.000 y 100.000 euros para Blesa y ninguna medida para Rato. El representante del ministerio público alegó riesgo de fuga. Por su parte, las otras dos acusaciones reclamaron el ingreso en prisión o la retirada de pasaporte de los ex banqueros al alegar «los contactos y la posición social» de ambos.

Los jueces no han atendido a ninguna de estas razones porque su sentencia condenatoria no es firme. Además, señalan que en el caso de Blesa todas las acusaciones han coincidido en que «no existe riesgo de ocultación de pruebas ni de reiteración delictiva».

Además, se han opuesto a tener en cuenta que el ex presidente de Caja Madrid se encuentra pendiente de ser juzgado por un delito de administración desleal en la Audiencia de Madrid por haber autorizado sobresueldos a consejeros de esta entidad. Un juicio en el que se enfrenta a cuatro años de cárcel.

Medida desproporcionada

Los magistrados, por el contrario, han asumido la tesis de su defensor, Carlos Aguilar, quien destacó que su cliente «ha comparecido» en el juzgado «cuantas veces ha sido llamado». Y también alegó que esta medida es desproporcionada al reivindicar su arraigo personal y familiar.

El letrado recordó a los jueces que el ex presidente de Caja Madrid «es español, ha vivido siempre en este país, carece de antecedentes penales, está casado y tiene nietos, está a punto de cumplir 70 años y está jubilado desde el 2014». El abogado también negó que su cliente tenga bienes en el extranjero y recordó que sus posesiones en España están embargadas. Asimismo, reprochó a las acusaciones que hayan actuado «por oportunismo y por afán de notoriedad».

Blesa, a punto de cumplir 70 años, está casado, jubilado y es abuelo

Los jueces le han dado la razón y afirman que el comportamiento de Blesa en este proceso «ha sido intachable». También recuerdan que sus bienes están embargados y señalan que «sus circunstancias personales revelan inequívocamente un arraigo en su país en todos los órdenes de su vida». Además, rechazan mandarle a prisión por su «posición social» porque este hecho no está recogido en las leyes como uno de los motivos para encarcelarle.

Por ello, los togados «máxime teniendo en cuenta la conducta que ha tenido Blesa «a lo largo del juicio» no vislumbran «la necesidad de adoptar medidas cautelares que le sujeten al procedimiento».

Argumentos poco rigurosos contra Rato

Los magistrados repiten los mismos argumentos en el caso de Rato para dejarle en libertad sin medidas cautelares. Los jueces rechazan el «pronóstico de futuro» de que el ex vicepresidente del Gobierno de José María Aznar se vaya a enfrentar a «una elevada pena» en los procesos que tiene pendientes: la investigación sobre su patrimonio personal y familiar y el caso Bankia, como alegaron las acusaciones particulares. Esas previsiones, según el tribunal, «no parece que sean mínimamente serias o rigurosas para tenerlas en cuenta» para ordenar su encarcelamiento.

Por el contrario, los togados recuerdan que la condena que le han impuesto está pendiente de revisión en el Tribunal Supremo y asumen el argumento de su abogado, Ignacio Ayala, quien sostuvo que la pena con la que ha sido castigado «no es de entidad grave». Además, el letrado recordó que Rato «ha garantizado sus responsabilidades penales» por lo que reprochó a las acusaciones que usaran el riesgo de fuga «como una mera excusa».

Rato visita a sus hijos en el extranjero, aunque ha entregado su pasaporte a un juez de Madrid

Asimismo, Ayala desveló que el ex presidente de Caja Madrid y Bankia ha acudido a todos los llamamientos judiciales que le han realizado «lo que no le ha impedido desplazarse al extranjero para ver a sus hijos», a pesar de que entregó su pasaporte en el juzgado de Madrid que investiga sus cuentas personales y las de su familia.

Los magistrados dan la razón al abogado al afirmar que el comportamiento de Rato «ha sido absolutamente cabal» y aseguran que no «vislumbran riesgo alguno de  sustracción al proceso». Además, sostienen que el ex presidente de Bankia «ha dado muestras de sujeción al proceso a lo largo del juicio» por lo que afirman que es «aventurado e inconsistente que tal sujeción vaya a ser vulnerada» por la condena que le han impuesto.

La sentencia

La Audiencia Nacional condenó el pasado 23 de febrero a Blesa, Rato y a otros 62 consejeros de Caja Madrid por las tarjetas black. Unas tarjetas que eran opacas fiscalmente y que no tenían cobertura legal y estatutaria, según la sentencia. Además, el tribunal acusó a Blesa y Rato de haber actuado como «los dueños» de esta entidad y no como los «gestores» al autorizar al resto de los condenados a usar estas tarjetas «para todo tipo de gastos».

Los togados les condenaron por un delito de apropiación indebida y dieron validez a la hoja Excel que recogía los gastos de estas visas y que fue elaborada por los actuales gestores de Bankia. Fuentes jurídicas han adelantado que esta validez será uno de los caballos de batalla que plantearán las defensas de los condenados en el Tribunal Supremo, ya que si logran invalidar esta prueba sus clientes serían absueltos, excepto Blesa y Rato por ser los administradores de la entidad.

El Supremo tendrá que decidir si la hoja Excel que recoge los gastos de las visas es válida

Anticorrupción y las otras dos acusaciones no han solicitado medidas contra el resto de los condenados hasta que la sentencia de la Audiencia Nacional sea firme. Estas personas fueron castigadas con penas que oscilan entre los tres meses y los cuatro años de prisión. Y a 31 de ellos se les aplicó la atenuante de reparación del daño por haber devuelto el dinero que gastaron con las black.