Los fondos especuladores están atacando Bankia, en medio del proceso de fusión con BMN. Los inversores bajistas, que ganan dinero en bolsa cuando las acciones de las compañías caen, han colocado al grupo que preside José Antonio Goirigolzarri en la diana, aunque la magnitud del ataque dista del que propinaron a Popular.

En los últimos tres meses, las posiciones cortas sobre acciones de Bankia se han duplicado, pasando del 1,5% a mediados de abril al 2,95% a 21 de julio, según datos de la CNMV. Dado que Bankia capitaliza 12.360 millones, se estima que 364 millones están en manos de especuladores.

AQR y Marshall Wace, que solían estar ‘cortos’ en Popular, apuestan ahora por la caída de Bankia

Entre las firmas con apuestas bajistas sobre Bankia destacan AQR Capital Management, Marshall Wace y Viking Global Investors. Los dos primeros figuran entre los fondos que solían mantener posiciones cortas en Popular, antes de su colapso. Concretamente Marshall Wace atacó al banco de forma casi ininterrumpida desde el verano de 2013 y a partir de noviembre redobló su apuesta bajista por encima del 2% del capital.

Los fondos especuladores llegaron a controlar más del 12% de las acciones de Popular, provocando gran inestabilidad del valor en bolsa. La CNMV consideró que estos cortos estaban justificados y no tomó ningún tipo de medida correctiva al respecto.

Los espculadores llegaron a controlar más del 12% de las acciones de Popular y la CNMV no actuó

Por el contrario, sí decidió recientemente vetar esta práctica sobre Liberbank. El 12 de junio, cinco días después de la resolución de Popular y su venta exprés a Santander, el regulador de los mercados prohibió las apuestas bajistas sobre el grupo formado por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, por considerar que el valor se estaba viendo afectado por unas circunstancias externas extraordinarias y que las apuestas bajistas podrían agudizar el nerviosismo en torno a la entidad. La medida está vigente hasta el próximo 13 de septiembre.

Veto a los bajistas sobre Liberbank

La restricción de las posiciones cortas sobre Liberbank llegó tras el severo descalabro de las acciones del banco, que llegó a perder un 39% de su valor en tres días. La decisión adoptada por la CNMV ha sido polémica, al considerarse que suponía un agravio comparativo respecto a Popular, donde no se restringieron en ningún momento. El regulador de los mercados considera que «no son casos comparables«.

La prohibición de las posiciones cortas es una medida que ya ha sido adoptada en distintas ocasiones en los últimos años por el organismo regulador español. En el verano de 2012 acordó su prohibición sobre el conjunto de la bolsa española, para evitar que la operativa bajista exacerbara las tensiones que por entonces golpeaban al mercado español.

La banca suele ser con más frecuencia protagonista de este tipo de medidas, ya que se considera que su negocio es más vulnerable a la desconfianza de los inversores.