Economía

La reinvención de Mercadona: "En tres años las tiendas no se parecerán en nada a las actuales"

El presidente de Mercadona, Juan Roig, asegura que la empresa ganará la mitad este año y el que viene para abordar la reforma integral que se extenderá a 500 tiendas.

logo
La reinvención de Mercadona: "En tres años las tiendas no se parecerán en nada a las actuales"
Juan Roig, presidente de Mercadona, en Valencia.

Juan Roig, presidente de Mercadona, en Valencia. EFE

Resumen:

El responsable de los supermercados que se llevan el 24,1% de la tarta del sector - el triple que en 2003 - ha hablado hoy de cómo la compañía se está reinventando: "En tres años las tiendas no se parecerán en nada a las actuales". "Hoy tenemos ya 100 tiendas con el nuevo modelo y en los próximos años serán 500. Para todas estas inversiones, ganaremos la mitad este año y el que viene, porque hay quien quiere hacer tortilla sin romper huevos, pero no se puede". Para este cambio también han incrementado fuertemente su plantilla. Una plantilla que se ha duplicado desde 2008, pero que ha crecido exponencialmente - se ha multiplicado por 20 - en los departamentos comerciales (ahora denominados de prescripción) y de compras, donde la plantilla ha pasado de 50 a 900 personas. Uno de los grandes cambios en las tiendas son los mostradores "de acabado" en las carnes. Si uno de los problemas de Mercadona era la falta de flexibilidad en los cortes de carne al encontrarse todos los productos ya envasados, el nuevo área de acabado atenderá a los "jefes" (como Juan Roig llama sistemáticamente a los clientes de la compañía) para cortar la carne adquirida como quieran. Las nuevas tiendas contarán también con cortadores de jamón. "La empresa está formando a 10.000 charcuteros en toda España para que corten el jamón en el momento", ha asegurado Roig. Esta opción está de momento en 50 tiendas e irá aumentando en los próximos años. La zona de horno y pan también cambia en las nuevas tiendas, aumenta su tamaño (tanto fuera como el horno de dentro para facilitar el trabajo a los empleados) e incorpora un servicio de cortadora. Esto se combina con otros cambios que ya se han implantado en más tiendas, como el zumo, "que copiamos de un competidor y con lo que estamos muy contentos ya que vendemos más de 60 millones de kilos de naranjas al año en Mercadona, españolas siempre que estamos en la temporada", ha afirmado Roig. Y otros cambios cuyos resultados, reconoce Roig, no van tan bien: "El sushi tiene un problema, porque tienen una vida útil de 12 horas y lo que no vendemos lo tenemos que tirar". En base a esa nueva estrategia, el número de proveedores de los supermercados ha pasado de  100 a 500 en los últimos años. La parte exterior de las tiendas también está cambiando, "hemos introducido más luz en el parking, señalizado mejor las entradas y puesto doble línea en el aparcamiento" para señalizar la zona peatonal, ha explicado el empresario valenciano.

«Uno de nuestros mayores errores fue querer ser una compañía de secos». A Juan Roig, presidente de Mercadona, le gusta reconocer sus errores. El responsable de los supermercados que se llevan el 24,1% de la tarta del sector – el triple que en 2003 – ha hablado hoy de cómo la compañía se está reinventando: «En tres años las tiendas no se parecerán en nada a las actuales».

Para estos cambios, los departamentos de prescripción y compras han pasado de 50 a 900 personas

Las tiendas de Mercadona, como ha explicado Roig en el Congreso AECOC que reúne al sector del Gran Consumo estos días en Valencia, vendían en 2008 básicamente secos. Ese ha sido uno de los grandes frentes de batalla y que más está cambiando las tiendas: «Hoy tenemos ya 100 tiendas con el nuevo modelo y en los próximos años serán 500. Para todas estas inversiones, ganaremos la mitad este año y el que viene, porque hay quien quiere hacer tortilla sin romper huevos, pero no se puede».

Para este cambio también han incrementado fuertemente su plantilla. Una plantilla que se ha duplicado desde 2008, pero que ha crecido exponencialmente – se ha multiplicado por 20 – en los departamentos comerciales (ahora denominados de prescripción) y de compras, donde la plantilla ha pasado de 50 a 900 personas.

Así son las nuevas tiendas

Uno de los grandes cambios en las tiendas son los mostradores «de acabado» en las carnes. Si uno de los problemas de Mercadona era la falta de flexibilidad en los cortes de carne al encontrarse todos los productos ya envasados, el nuevo área de acabado atenderá a los «jefes» (como Juan Roig llama sistemáticamente a los clientes de la compañía) para cortar la carne adquirida como quieran.

Las nuevas tiendas contarán también con cortadores de jamón, para lo que están formando a 10.000 charcuteros.

Las nuevas tiendas contarán también con cortadores de jamón. «La empresa está formando a 10.000 charcuteros en toda España para que corten el jamón en el momento», ha asegurado Roig. Esta opción está de momento en 50 tiendas e irá aumentando en los próximos años.

La zona de horno y pan también cambia en las nuevas tiendas, aumenta su tamaño (tanto fuera como el horno de dentro para facilitar el trabajo a los empleados) e incorpora un servicio de cortadora.

Esto se combina con otros cambios que ya se han implantado en más tiendas, como el zumo, «que copiamos de un competidor y con lo que estamos muy contentos ya que vendemos más de 60 millones de kilos de naranjas al año en Mercadona, españolas siempre que estamos en la temporada», ha afirmado Roig. Y otros cambios cuyos resultados, reconoce Roig, no van tan bien: «El sushi tiene un problema, porque tienen una vida útil de 12 horas y lo que no vendemos lo tenemos que tirar».

El cambio en los productos ha venido también de la mano de un cambio en la estrategia de proveedores. «Uno de los grandes históricos errores de Mercadona ha sido creer que un fabricante puede hacer toda la categoría. Nadie es especialista en una categoría, el enjuague bucal y la pasta de dientes no tienen nada que ver». En base a esa nueva estrategia, el número de proveedores de los supermercados ha pasado de  100 a 500 en los últimos años.

Las nuevas tiendas son también más eficientes en cuanto al gasto de  energía. Uno de los cambios que ya se han extendido por más tiendas ha sido el cierre de los congeladores. «Creo que hemos sido la última empresa española en cerrar los congeladores. Y hemos visto que las ventas no disminuyen y los clientes cierran los congeladores, por lo que nos creíamos los más listos pero hemos estado haciendo el canelo todos estos años», ha afirmado Roig.

La parte exterior de las tiendas también está cambiando, «hemos introducido más luz en el parking, señalizado mejor las entradas y puesto doble línea en el aparcamiento» para señalizar la zona peatonal, ha explicado el empresario valenciano.

Roig: «Yo creo en la telecompra»

Aunque haya utilizado este concepto tan poco tecnológico, lo que Juan Roig ha querido decir con que cree en la «telecompra» es que cree que el proyecto de tiendas online de Mercadona «va a triunfar en un 99%».

Recordaba también Roig cuando hace apenas un año reconoció que su web era «una mierda» y cómo se han puesto a trabajar en este sentido. El proyecto online del mayor supermercado de España lo lidera Juana Roig, heredera del imperio, desde un «laboratorio» en Valencia. «No sabemos cómo cambiará el online las tiendas físicas, pero os lo iremos contando», ha dicho Roig.

En Portugal, «Irmadona»

Otro de los proyectos que marcarán la dirección de la empresa valenciana en los próximos años es su expansión a Portugal, que empezará en Oporto. Allí la compañía ya está construyendo cuatro supermercados y un centro logístico.

Los mercadonas portugueses tampoco se parecerán mucho a los españoles

Los mercadonas portugueses tampoco se parecerán mucho a los españoles, ya desde inicio en el nombre. La marca variará el inicio de su nombre y será «Irmadona». «Irma es hermana. Es porque queremos ser portugueses pero es difícil», ha reconocido Roig, «lo que más me impactó es que más del 50% de productos que compran los portugueses son distintos a los españoles. Comprendía quizás que los valencianos, pero que los extremeños, que estén al lado, también…» ha bromeado.

Aunque se esperaba que el empresario volviera a pronunciarse sobre Cataluña en el marco del Congreso de Aecoc, el empresario ha rehuido a la prensa y solo ha lanzado un mensaje general. «Los empresarios somos los únicos que creamos riqueza, junto con los trabajadores y directivos».