Economía

Las pensiones subirán menos de tres euros de media al mes en 2018

logo
Las pensiones subirán menos de tres euros de media al mes en 2018
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la campaña electoral del 25S, en Pontedeume.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la campaña electoral del 25S, en Pontedeume. Europa Press

Resumen:

El Consejo de Ministros de este viernes, el último del año, aprobará una subida de las pensiones para 2018 del 0,25%, el mínimo que establece la última reforma del sistema.

En la práctica, esto se traducirá en un incremento de la pensión media –tomando el último dato de diciembre– de algo más de dos euros y una pérdida de poder adquisitivo significativa, puesto que el IPC cerrará el año previsiblemente en el entorno del 2% y rondará el 1,5% en 2018, de acuerdo con el consenso de los analistas.

La reforma de la pensiones de 2013 introdujo un umbral de revalorización de estas prestaciones entre el 0,25% y el IPC más un adicional del 0,50%. Dentro de esa horquilla, las prestaciones se revalorizarían en virtud de los ingresos y gastos del sistema. Dado que la Seguridad Social arrastra un déficit cabalgante, la fórmula aconseja que los pensionistas vuelvan a ver incrementadas sus nóminas en un 0,25% por quinto año consecutivo.

El Consejo de Ministros de este viernes, el último del año, aprobará una subida de las pensiones para 2018 del 0,25%, el mínimo que establece la última reforma del sistema. En la práctica, esto se traducirá en un incremento de la pensión media –tomando el último dato de diciembre– de algo más de dos euros y una pérdida de poder adquisitivo significativa, puesto que el IPC cerrará el año previsiblemente en el entorno del 2% y rondará el 1,5% en 2018, de acuerdo con el consenso de los analistas.

La reforma de la pensiones de 2013 introdujo un umbral de revalorización de estas prestaciones entre el 0,25% y el IPC más un adicional del 0,50%. Dentro de esa horquilla, las prestaciones se revalorizarían en virtud de los ingresos y gastos del sistema. Dado que la Seguridad Social arrastra un déficit cabalgante, la fórmula aconseja que los pensionistas vuelvan a ver incrementadas sus nóminas en un 0,25% por quinto año consecutivo.

Y es que, pese a que la reforma está conteniendo el gasto en pensiones atando en corto las revalorizaciones anuales, la llegada al retiro de trabajadores con amplios sueldos está dando lugar a un efecto sustitución que eleva de forma sostenida la cuantía de las pensiones iniciales, con lo que la pensión media y el gasto total que soporta la Seguridad Social no para de crecer.

De hecho, aunque la subida de las pensiones también fue del 0,25% en 2017, la pensión media subió un 1,83% en este ejercicio, de acuerdo con los datos del Ministerio de Empleo.

¿Cómo quedarán las pensiones en 2018?

A la espera de que el Gobierno proceda a subir la base reguladora de la pensión de viudedad de las personas con 65 o más años con menores ingresos, algo que no hará en el Consejo de Ministros de mañana, la pensión media de jubilación pasará de los 926,87 euros al mes a los 929,18 euros, unos 2,3 euros más al mes.

Además, la subida del 0,25% que experimentarán las pensiones desde el próximo 1 de enero, la pensión mínima de jubilación de una persona con 65 o más años y cónyuge a cargo pasará de 786,86 euros al mes en 14 pagas hasta los 788,9 euros mensuales. Los que no tengan cónyuge cobrarán un mínimo de 639,3 euros, frente a los 637,7 euros de este año, mientras que los que tienen cónyuge pero no a cargo percibirán 606,7 euros mensuales (ahora son 605 euros), según cálculos de Europa Press.

Las pensiones mínimas de jubilación para los menores de 65 años con cónyuge a cargo subirán desde 737,5 euros al mes por catorce pagas hasta 739,5 euros, y las de los menores de 65 años sin cónyuge ascenderá a 598 euros, frente a los 596,5 euros mensuales de este año.

Por su parte, la pensión mínima de viudedad con cargas familiares se situará desde el 1 de enero en 739,5 euros mensuales por catorce pagas, en contraste con los 737,5 euros de ahora. La cuantía mínima de la pensión de viudedad para titulares con 65 años o con una discapacidad en grado igual o superior al 65% será de 639,3 euros al mes (ahora 637,7 euros mensuales), mientras que las pensiones mínimas de viudedad para personas con entre 60 y 64 años será de 598 euros al mes. Para los titulares de pensiones de viudedad con menos de 60 años el importe mínimo alcanzará en 2018 los 484,2 euros al mes (antes 482,8 euros).

Las pensiones máximas suben algo más de seis euros

Asimismo, la pensión mínima de gran invalidez con cónyuge a cargo pasará de 1.180,34 euros mensuales por catorce pagas a 1.183,4 euros mensuales, mientras que la de gran invalidez sin cónyuge subirá hasta los 959 euros desde los 956,6 euros mensuales de este año.

La pensión mínima de incapacidad permanente absoluta ascenderá desde el próximo 1 de enero a 788,9 euros mensuales por catorce pagas, frente a los 786,86 euros actuales, en tanto que las pensiones de orfandad y en favor de familiares tendrán un importe mínimo de 195,3 euros mensuales, en contraste con los 194,8 euros de ahora.

Por su lado, la cuantía de la pensión máxima pasará desde 2.573,7 euros mensuales a 2.580,1 euros al mes.

El avance imparable de las pensiones

No cabe duda que las últimas reformas de las pensiones, de 2010 y 2013, están amortiguando el incremento del gasto en pensiones sobre el sistema. El Gobierno ha previsto un ahorro de 1.200 millones entre 2017 y 2018 por efecto de estos cambios normativos. Sin embargo, la realidad demográfica y la generosidad del sistema español están dando lugar a que, pese a la recuperación de las cotizaciones sociales, que crecen a un ritmo superior al 5% por primera vez desde 2006 por el aumento de la contratación, el déficit de la Seguridad Social siga siendo el enemigo a batir.

En juego está, no solo la solvencia del sistema y la tranquilidad de los pensionistas, sino la posibilidad de disponer de más margen presupuestario, puesto que en 2017 y, previsiblemente en 2018, el Gobierno ha necesitado de un crédito milmillonario que la Seguridad Social no prevé devolver para sufragar las ‘extras’ de julio y diciembre.

Baste observar que el número de pensionistas ha aumentado un 15% desde 2007. Sin embargo, para ahondar en el problema, el gasto al que hace frente el Seguridad Social ha crecido un 57% por el efecto conjunto de las revalorizaciones anuales con arreglo al IPC hasta 2012 y el incremento de las nuevas pensiones. Tomando desde el año 2012, con la última reforma ya en vigor, la subida ha sido del 18%.