EconomíaDebate sobre el futuro de las pensiones

Rajoy no hará concesiones en el debate de pensiones: “No habrá golpes de efecto ni ocurrencias”

logo
Rajoy no hará concesiones en el debate de pensiones: “No habrá golpes de efecto ni ocurrencias”
Mariano Rajoy, en el Congreso.

Mariano Rajoy, en el Congreso. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mantendrá fiel a su estilo en el Pleno del Congreso de los Diputados de mañana, miércoles 14, en el que se debatirá el futuro de las pensiones. No prevé realizar ningún anuncio de subida de las pensiones por encima del 0,25%, ni dar ninguna sorpresa, pese a que acude a la cámara baja arrinconado por la oposición. Según afirman fuentes de Moncloa, el jefe del Ejecutivo “no se plantea ni golpes de efecto ni ocurrencias de última hora”.

Rajoy, que presentó su propia solicitud de comparecencia después de que Unidos Podemos instara a dar cuentas en el Pleno, tratará de convertir el trasvase del debate sobre pensiones del Pacto de Toledo al Pleno en una oportunidad para tratar de concienciar sobre la necesidad de buscar el equilibrio en las cuentas de la Seguridad Social –arrastra un déficit superior a los 18.000 millones de euros– como paso previo a una mayor subida de las pensiones.

Según precisan las mismas fuentes, Rajoy quiere que el Pleno se convierta en un debate “en profundidad” sobre el reto que suponen las pensiones para el Estado del Bienestar. El presidente del Gobierno, que se siente amparado además por instituciones como el Banco de España, que advierten del riesgo de incrementar aún más las pensiones, quiere que los grupos de la oposición se retraten, que se pongan cifras sobre la mesa, las que el portavoz del PP en el Pacto de Toledo, Gerardo Camps, pidió a los grupos parlamentarios que le arrinconaron pidiendo volver vincular las pensiones con el IPC.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mantendrá fiel a su estilo en el Pleno del Congreso de los Diputados de mañana, miércoles 14, en el que se debatirá el futuro de las pensiones. No prevé realizar ningún anuncio de subida de las pensiones por encima del 0,25%, ni dar ninguna sorpresa, pese a que acude a la cámara baja arrinconado por la oposición. Según afirman fuentes de Moncloa, el jefe del Ejecutivo “no se plantea ni golpes de efecto ni ocurrencias de última hora”.

Rajoy, que presentó su propia solicitud de comparecencia después de que Unidos Podemos instara a dar cuentas en el Pleno, tratará de convertir el trasvase del debate sobre pensiones del Pacto de Toledo al Pleno en una oportunidad para tratar de concienciar sobre la necesidad de buscar el equilibrio en las cuentas de la Seguridad Social –arrastra un déficit superior a los 18.000 millones de euros– como paso previo a una mayor subida de las pensiones.

Según precisan las mismas fuentes, Rajoy quiere que el Pleno se convierta en un debate “en profundidad” sobre el reto que suponen las pensiones para el Estado del Bienestar. El presidente del Gobierno, que se siente amparado además por instituciones como el Banco de España, que advierten del riesgo de incrementar aún más las pensiones, quiere que los grupos de la oposición se retraten, que se pongan cifras sobre la mesa, las que el portavoz del PP en el Pacto de Toledo, Gerardo Camps, pidió a los grupos parlamentarios que le arrinconaron pidiendo volver vincular las pensiones con el IPC.

“¿Cuántas pensiones se pagan? ¿A cuánto asciende el gasto en pensiones? ¿A qué ritmo crece ese gasto? ¿Cómo se paga?”, añaden desde Moncloa. Dicho de otro modo, Rajoy buscará poner la pelota en el tejado de la oposición, que sean los Grupos Parlamentarios los que justifiquen cómo puede llevarse a cabo una revalorización de la renta de los jubilados con el IPC sin acabar por hundir las finanzas de la Seguridad Social.

Como resumen desde el entorno directo de Rajoy, “el objetivo del Gobierno es hablar de solidaridad, de equidad y de sostenibilidad del sistema”. “El presidente no se plantea ni golpes de efecto ni ocurrencias de última hora sobre un asunto tan importante. Espera que todos los grupos acudan al debate con la misma disposición a abordar con responsabilidad las medidas que garanticen las pensiones de hoy y la del futuro”, sentencian.

Con este ánimo, el Gobierno ya ha vetado de entrada, con el apoyo de Ciudadanos, una proposición de Ley de Unidos Podemos que previamente había prosperado en el trámite de toma en consideración, por la que se instaban al Gobierno a vincular de nuevo las pensiones con el IPC.

La oposición espera novedades

La postura que se expresa desde Moncloa es contraria a la que se espera desde la oposición. La portavoz de Unidos Podemos, Aina Vidal, confiaba tras una de las últimas reuniones del Pacto de Toledo en que el presidente del Gobierno hará alguna concesión mañana. En sus quinielas estaba el anuncio de una subida de las pensiones por encima del 0,25%, algo que la reforma de 2013 permite.

Según la Ley, la aplicación estricta de la fórmula del índice de revalorización de las pensiones refleja la subida de las pensiones que el sistema puede asumir en cada momento. Actualmente, a los jubilados incluso les correspondería una bajada, sin embargo la norma establece un incremento mínimo del 0,25%. Ahora bien, abre la puerta a que el Gobierno, por pura voluntad política, pueda incrementar este porcentaje. Y es ese camino el que Unidos Podemos cree que tomará el Gobierno para tener un guiño con los jubilados sin tener que tocar la reforma y poder calmar las aguas.

Este es el clima que se respira en la oposición, incluso en el caso de Ciudadanos. Fuentes de la formación naranja, que han acabado por abandonar el apoyo sin fisuras al Gobierno en este tema ante la presión ciudadana, señalaban a este periódico en las últimas semanas que “el Gobierno tiene que hacer algo”, porque no se puede permitir la actual presión de los jubilados sin tener además los Presupuestos de 2018 aprobados.