Economía

El consejo de El Corte Inglés da luz verde a la salida inminente de Dimas Gimeno

Los consejeros votan a favor de celebrar una reunión extraordinaria entre el 4 y 15 de junio para aprobar el cese del presidente

El Corte Inglés acuerda con otros diez bancos la refinanciación de su deuda.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. EFE

El consejo de El Corte Inglés ha dado luz verde a la celebración de un encuentro en el que se aprobará el cese de Dimas Gimeno. El órgano de gobierno ha acordado convocar un consejo extraordinario que tendrá lugar, previsiblemente, entre el 4 y 15 de junio. En esa reunión, el presidente del gigante de la distribución será destituido, al tener en contra a un grupo de consejeros que representan en torno al 70% del capital.

El encuentro de este miércoles estaba convocado de forma ordinaria para aprobar las cuentas correspondientes a 2017. Sin embargo, la reunión -una de las más tensas que se recuerdan, según los asistentes- ha servido para aprobar la celebración de un nuevo consejo extraordinario, que debatirá exclusivamente la salida de Gimeno.

Esta medida drástica fue solicitada hace dos semanas por cuatro miembros del órgano, encabezados por los dos consejeros delegados, Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa: y los miembros más veteranos, Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echeverría. A favor de desplazar a Gimeno también están las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, que cuentan con la mayor participación accionarial. Y además de las dos primas del presidente, ayer también se sumó a la petición Paloma García Peña, representante de Mancor (que controla el 10% del capital).

El independiente Manuel Pizarro y el representante de Qatar Shahzad Shahba -que ha estado presente a través de vídeoconferencia- han respaldado la celebración del consejo extraordinario. Sin embargo, han optado por mantener silencio en torno a la posición que adoptarán sobre la salida de Gimeno.

El duro enfrentamiento vivido hoy obedece a la guerra familiar que enfrenta al todavía presidente con sus primas Marta y Cristina Álvarez, pero también al choque de Gimeno con buena parte de los consejeros. El momento más complicado del encuentro se ha producido cuando se ha puesto sobre la mesa la petición de convocar un consejo para abordar el cese.

Contra el fuego cruzado se ha impuesto la tesis de Pizarro -uno de los principales candidatos a suceder a Gimeno-, quien ha abogado por debatir tan espinoso asunto en un consejo convocado ad hoc. Por la misma razón no se han tratado los puntos que el presidente de la compañía ha introducido en el orden del día. Dimas Gimeno pretendía que el consejo abordara dos asuntos: la posibilidad de acelerar la salida a bolsa del grupo y la modernización del principal órgano de gobierno (que pasaría por la introducción de más consejeros independientes).

Los consejeros se han limitado a aprobar por unanimidad las cuentas del año pasado, que se someterán a la junta general de accionistas del último domingo de agosto. Para esa fecha, Dimas podría estar fuera no sólo de la presidencia, sino también del consejo de administración. Y es que buena parte de los accionistas se plantean ya la posibilidad de arrebatarle el sillón si mantiene su actitud beligerante.

De hecho, en la reunión de este miércoles, Gimeno ha tenido que soportar los reproches de parte del consejo, por impulsar una campaña de comunicación para defenderse. Según fuentes próximas al consejo, al presidente se le ha echado en cara que su acción causa un importante daño reputacional a El Corte Inglés, del que tardará tiempo en recuperarse.

Gimeno también ha recibido críticas por intentar forzar el debate sobre la salida a bolsa, en un encuentro programado únicamente para aprobar la cuenta de resultados. A ojos de algunos consejeros, el presidente se ha extra limitado en sus funciones. Impulsar ese plan corresponde a los dos consejeros delegados, ya que son los que ostentan el máximo poder ejecutivo (la presidencia de Dimas Gimeno tiene carácter institucional).

Comentar ()