Economía | EmpresasLOS AYUNTAMIENTOS INTENTAN PONER COTO AL BOOM

Airbnb deja de crecer en Barcelona pero marca un nuevo récord de pisos en Madrid

La plataforma online reduce en agosto el tamaño de su oferta de alquiler turístico en la Ciudad Condal tras años de expansión continua, mientras que aumenta hasta su máximo histórico la de la capital española antes de la “ilegalización masiva” de Carmena.

logo
Airbnb deja de crecer en Barcelona pero marca un nuevo récord de pisos en Madrid
Mapa de alojamientos de alquiler turístico en Madrid anunciados en Airbnb.

Mapa de alojamientos de alquiler turístico en Madrid anunciados en Airbnb. Airdna

Resumen:

Las grandes ciudades españolas quieren poner coto al boom del alquiler turístico. Los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona, entre otras capitales, han empezado a aplicar mano dura o ya han anunciado sus planes de hacerlo contra la expansión de la oferta de pisos turísticos.

El impacto sobre la oferta de viviendas turísticas de la plataforma online Airbnb -auténtico gigante del sector y que controla en torno a un 75% del negocio de intermediación entre dueños de pisos y clientes en España- está siendo dispar dependiendo del destino.

La plataforma online ha sufrido descensos en el tamaño de su oferta de alojamientos en Barcelona, tras años de expansión continua y después de que el Ayuntamiento de Ada Colau le haya forzado a retirar 5.000 anuncios de pisos ilegales en apenas un año.

Sin embargo, en Madrid la compañía no deja de crecer y consigue tener una oferta récord con más anuncios que nunca a la espera de que se concrete el plan con el que el Ayuntamiento de Manuela Carmena pretende una “ilegalización masiva” de casas turísticas por la vía de exigir nuevos requisitos para que lo sean, pero sólo si se alquilan más de 90 días al año.

 

Según los últimos datos disponibles en Airdna -una web que analiza la oferta de Airbnb en ciudades de todo el mundo- a los que ha tenido acceso El Independiente, en julio se anunciaban más de 21.800 alojamientos en la Ciudad Condal y en agosto eran 22.200, con sendos descensos del 4% en ambos meses. El de 2018 se trata pues el primer verano en que Airbnb no registra un récord de anuncios de alquiler tras años de expansión permanente.

A la espera de que se concreten las nuevas medidas diseñadas por el equipo de Manuela Carmena, la oferta de alquiler turístico de la capital no deja de crecer. La oferta de Airbnb en Madrid escaló en agosto hasta los 17.600 alojamientos, marcando un nuevo máximo histórico para la ciudad tras registrar un crecimiento del 5%. En julio la oferta en la capital se mantuvo estable por encima de los 18.300 anuncios.

Las grandes ciudades españolas quieren poner coto al boom del alquiler turístico. Los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona, entre otras capitales, han empezado a aplicar mano dura o ya han anunciado sus planes de hacerlo contra la expansión de la oferta de pisos turísticos en los centros de las ciudades, al vincularla con la expulsión de los vecinos y al encarecimiento continuo del precio del alquiler residencial.

El impacto sobre la oferta de viviendas turísticas de la plataforma online Airbnb -auténtico gigante del sector y que controla en torno a un 75% del negocio de intermediación entre dueños de pisos y clientes en España- está siendo dispar dependiendo del destino. La plataforma online ha sufrido descensos en el tamaño de su oferta de alojamientos en Barcelona, tras años de expansión continua y después de que el Ayuntamiento de Ada Colau le haya forzado a retirar 5.000 anuncios de pisos ilegales en apenas un año.

Sin embargo, en Madrid la compañía no deja de crecer y consigue tener una oferta récord con más anuncios que nunca a la espera de que se concrete el plan con el que el Ayuntamiento de Manuela Carmena pretende una “ilegalización masiva” de casas turísticas por la vía de exigir nuevos requisitos para que lo sean, pero sólo si se alquilan más de 90 días al año.

Barcelona: primer verano sin récord

Tras varias multas impuestas por el consistorio, el portal online de alquiler turístico asegura haber retirado todos los pisos turísticos ilegales en la ciudad que comercializaba en su web. Airbnb confirmó que daría de baja antes del 1 de junio los anuncios de los 2.577 pisos turísticos ilegales que había detectado el Ayuntamiento de Barcelona y que le había reclamado su retirada. Una nueva ola de retirada de anuncios que se sumaba a los otros 2.500 pisos ilegales ya vetados a lo largo del pasado año. En total, más de 5.000 pisos que se comercializaban para el alquiler turístico a pesar de no contar con la licencia que exige la legislación catalana.

En junio no se notó el efecto de esa anunciada retirada de anuncios, y el tamaño de la oferta de Airbnb en Barcelona siguió creciendo. Pero en julio y agosto la tendencia ha cambiado, registrándose caídas en relación a los datos de esos mismos meses el año pasado.

Según los últimos datos disponibles en Airdna -una web que analiza la oferta de Airbnb en ciudades de todo el mundo- a los que ha tenido acceso El Independiente, en julio se anunciaban más de 21.800 alojamientos en la Ciudad Condal y en agosto eran 22.200, con sendos descensos del 4% en ambos meses. El de 2018 se trata pues el primer verano en que Airbnb no registra un récord de anuncios de alquiler tras años de expansión permanente.

Airbnb puso en marcha también el 1 de junio una nueva herramienta tecnológica que ayuda al Ayuntamiento de Barcelona y a la Generalitat de Cataluña a identificar los pisos turísticos ilegales. Antes de que los dueños de pisos puedan compartir su alojamiento en Airbnb deberán indicar si el piso debe estar inscrito en un registro oficial por ley o no.

Airbnb también se ha plegado a lo que hasta ahora era una condición inasumible para la compañía. Y es que los nuevos anfitriones  deberán dar su consentimiento para que Airbnb comparta algunos de sus datos personales (nombre, dirección, DNI…) con las autoridades locales y regionales para combatir y eliminar la oferta ilegal.

Madrid: sigue la expansión

El Ayuntamiento de Madrid pretende aprobar en los próximos meses un paquete de nuevas restricciones para desinflar el boom de viviendas de alquiler turístico. Un plan con el que el consistorio provocará una “ilegalización masiva” de pisos turísticos en la capital –según lo definió el propio delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en un encuentro con asociaciones vecinales-, dejando fuera del mercado de alquiler vacacional el 95% de la oferta actual.

A la espera de que se concreten las nuevas medidas diseñadas por el equipo de Manuela Carmena, la oferta de alquiler turístico de la capital no deja de crecer. La oferta de Airbnb en Madrid escaló en agosto hasta los 17.600 alojamientos, marcando un nuevo máximo histórico para la ciudad tras registrar un crecimiento del 5%. En julio la oferta en la capital se mantuvo estable por encima de los 18.300 anuncios.

Según subrayan fuentes de la propia Airbnb (y la propia web Airdna advierte a sus usuarios para analizar sus datos), en los anuncios de la plataforma online no sólo se incluyen viviendas, también por ejemplo una creciente oferta de hoteles boutique. Airbnb no precisa cómo se reparten en su oferta los diferentes tipos de alojamientos, pero sí que apunta que los “datos de terceros y no oficiales” puedan dar una “imagen distorsionada” de la comunidad de Airbnb y a menudo recogen “información imprecisa y llevan a conclusiones erróneas”.