Economía | EmpresasINFORME DE LA CNMC

No todas las tarifas de luz son iguales: 200 euros al año de diferencia entre la más cara y la más barata

logo
No todas las tarifas de luz son iguales: 200 euros al año de diferencia entre la más cara y la más barata

EP

Resumen:

Los consumidores de luz y de gas pueden elegir entre centenares de compañías y también de ofertas diferentes para recibir el suministro. Pero aunque el producto básicamente es el mismo, los precios presentan grandes diferencias.

Según advierte la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) en un extenso informe, las diferencias entre la tarifas más cara y la más barata en el mercado para consumidores domésticos durante 2017 alcanza entre 150 y 200 euros al año en el caso de la electricidad y se sitúa entre los 80 y los 180 euros en el caso del gas natural.

El organismo, que dispone de un comparador de tarifas online para que los clientes puedan conocer las diferentes tarifas que ofrecen las compañías, detecta diferencias aún mayores en el caso de las ofertas para consumidores medianos (singularmente pymes o domésticos de alto consumo). El desfase entre las tarifas más baratas y las más caras tanto de electricidad como de gas alcanza hasta los 3.000 euros al año.

Los pequeños consumidores tienen la opción de ser elegir entre tarifas reguladas -que están obligadas a ofrecer las grandes eléctricas y cuyo importe se fija en parte por la evolución del mercado eléctrico- y las ofertas del mercado libre –cuya cuantía fija libremente las compañías y que suelen tener precios estables-. En torno a un 80% de los usuarios no sabe si tiene contratada la tarifa regulada o una tarifa del mercado libre.

Tradicionalmente, la tarifa regulada de la electricidad, denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), sale a largo plazo más barata que las del mercado libre. En los últimos años la CNMC ha emitido informes subrayando que todas las ofertas eléctricas del mercado libre eran más caras que el PVPC. Durante 2017, en cambio, el supervisor detecta hasta 17 ofertas del mercado libre que fueron más económicas que la tarifa regulada.

Los consumidores de luz y de gas pueden elegir entre centenares de compañías y también de ofertas diferentes para recibir el suministro. Pero aunque el producto básicamente es el mismo, los precios presentan grandes diferencias.

Según advierte la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) en un extenso informe, las diferencias entre la tarifas más cara y la más barata en el mercado para consumidores domésticos durante 2017 alcanza entre 150 y 200 euros al año en el caso de la electricidad y se sitúa entre los 80 y los 180 euros en el caso del gas natural.

El organismo, que dispone de un comparador de tarifas online para que los clientes puedan conocer las diferentes tarifas que ofrecen las compañías, detecta diferencias aún mayores en el caso de las ofertas para consumidores medianos (singularmente pymes o domésticos de alto consumo). El desfase entre las tarifas más baratas y las más caras tanto de electricidad como de gas alcanza hasta los 3.000 euros al año.

Las tarifas reguladas (sólo casi) siempre más baratas

Los pequeños consumidores tienen la opción de ser elegir entre tarifas reguladas -que están obligadas a ofrecer las grandes eléctricas y cuyo importe se fija en parte por la evolución del mercado eléctrico- y las ofertas del mercado libre –cuya cuantía fija libremente las compañías y que suelen tener precios estables-. En torno a un 80% de los usuarios no sabe si tiene contratada la tarifa regulada o una tarifa del mercado libre.

Tradicionalmente, la tarifa regulada de la electricidad, denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), sale a largo plazo más barata que las del mercado libre. En los últimos años la CNMC ha emitido informes subrayando que todas las ofertas eléctricas del mercado libre eran más caras que el PVPC.

Durante 2017, en cambio, el supervisor detecta hasta 17 ofertas del mercado libre que fueron más económicas que la tarifa regulada, “con un ahorro de 31 euros al año con respecto al PVPC, para el consumidor sin discriminación horaria, y de 70 euros para el consumidor con discriminación horaria” (que contempla descuentos en la electricidad consumido durante horario nocturno).

En el caso del gas natural, los consumidores con derecho a la tarifa regulada TUR pueden encontrar tarifas más baratas en el mercado libre, según subraya la CNMC, con un ahorro anual de entre 31 y 76 euros en función del volumen de consumo. Según el supervisor, la mitad de las tarifas del mercado de libre de gas analizadas en su comparador se situaban “ligeramente” por debajo del precio regulado.