Economía | Empresas VIERNES SOCIALES

Autoconsumo: los hogares podrán rebajar su factura de luz ‘vendiendo’ electricidad a la red

El Gobierno aprueba in extremis el real decreto con el que impulsa el autoconsumo con renovables en España justo antes del 28-A. Los usuarios podrán reducir hasta un tercio su recibo vertiendo electricidad a la red.

logo
Autoconsumo: los hogares podrán rebajar su factura de luz ‘vendiendo’ electricidad a la red
Placas fotovoltaicas en el tejado de un edificio.

Placas fotovoltaicas en el tejado de un edificio. Europa Press.

Resumen:

El Gobierno despide la legislatura impulsando in extremis el autoconsumo eléctrico en España. El Consejo de Ministros aprueba este viernes un real decreto con el que allana la expansión de esta fórmula de generación y consumo, después de que el pasado octubre ya tumbara el famoso impuesto al sol como primera parte de la estrategia de impulso.

El Gobierno de Pedro Sánchez abre ahora la puerta a que hogares y pequeñas empresas puedan ser compensados en sus facturas por la electricidad que produzcan y no consuman inmediatamente; hace posible que varios vecinos de un bloque, varios edificios colindantes o varias empresas cercanas compartan una misma instalación de autoconsumo (una fórmula hasta ahora no contemplada); y al tiempo se despejan muchas de las trabas burocráticas y administrativas que hasta ahora entorpecían la expansión del autoconsumo.

El Ministerio para la Transición Ecológica, comandado por Teresa Ribera, permite ahora la implantación de un mecanismo simplificado para que las eléctricas compensen a los autoconsumidores por la energía que generen y que no consuman de manera instantánea. Las comercializadoras descontarán de la factura de los usuarios la electricidad que aporten a la red y no consuman en su propio hogar o en su propia empresa.

Una medida que se realizará con condiciones. Sólo es aplicable a los usuarios que tengan instalaciones de menos de 100 kilovatios de potencia y siempre que la energía sea de origen renovable (para autoconsumo lo normal es que utilicen placas fotovoltaicas).

Además, los autoconsumidores que se acojan a este tipo de compensación (facturación neta) no podrán hacer negocio y obtener una remuneración monetaria por la producción, sino sólo descuentos en la factura.  Los hogares y las empresas adscritas a este sistema verán rebajado su recibo hasta un máximo del 100% del componente de energía de su factura, que viene a ser un 35% del importe final.

En caso de que vertieran más electricidad de la que realmente consuman, no recibirían una compensación mayor a ese descuento y en ningún caso la contraprestación sería dineraria. Además, la compensación sólo afecta al componente de energía de la factura, y los peajes y cargos que se pagan como parte del recibo y los impuestos incluidos (en conjunto, aproximadamente un 65% del pago total) se seguirán abonando íntegramente.

Las comercializadoras de las cinco grandes eléctricas -Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo- que ofrecen la tarifa regulada de la electricidad, el denominado Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), estarán obligadas a ofrecer  estas condiciones a sus clientes y llevar el descuento hasta el 100% de la electricidad consumimda. Los hogares con tarifa regulada y que sean autoconsumidores podrán ver rebajada en su factura toda la electricidad que aporten.

En cambio, las comercializadoras del mercado liberalizado –unos dos centenares- podrán pactar libremente con sus clientes las condiciones con que se desarrolla esta compensación. Las eléctricas, por ejemplo, podrán imponer a sus usuarios descuentos en la factura inferiores al 100% de la electricidad aportada previsto con carácter general y no tienen obligación de cumplir los requisitos máximos.

Los autoconsumidores que se acojan a esta modalidad simplificada no podrán obtener ingresos monetarios por verter electricidad a la red, sólo descuentos en el recibo. Los usuarios que sí que pretendan tener ingresos más allá de los descuentos en la factura, deberán constituirse jurídicamente como productor de energía, realizando los trámites y las declaraciones fiscales que exige la ley.

Compartir placas con tu vecino

El Gobierno da también el impulso definitivo al autoconsumo colectivo, fomentando que vecinos de una misma comunidad de vecinos, que dos edificios cercanos (a menos de 500 metros) o empresas de un mismo polígono industrial, por ejemplo, compartan una misma instalación renovable y se beneficien de su producción de manera conjunta.

El Tribunal Constitucional tumbó en 2017 algunos de los preceptos clave de la regulación del autoconsumo del Gobierno de Mariano Rajoy. Entre ellas, se anuló la prohibición impuesta a que varios vecinos pudieran compartir las instalaciones para generar electricidad y repartirse el consumo realizado. Hasta entonces la norma exigía que cada instalación sólo estuviera ligada a un único contador de consumo.

El real decreto aprobado este viernes no sólo permite y regula el autoconsumo compartido, sino que también abre la puerta a que las compensaciones por los excedentes de electricidad vertidos a la red también se compartan entre varios usuarios. La nueva norma permite que un consumidor pueda aprovechar los excedentes de su vecino con el que comparte una instalación si éste no está consumiendo su parte proporcional de energía.

En paralelo, el real decreto simplifica los trámites administrativos para todos los usuarios que quieran hacer autoconsumo En el caso del pequeño autoconsumidor -instalaciones de hasta 15kW o de hasta 100kW, en caso de autoconsumo sin excedentes- se reducen a una única gestión: notificar la instalación de una planta de producción eléctrica en su correspondiente comunidad o ciudad autónoma.