El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Europa Press

logo
El plan para llenar los aeropuertos de España de placas solares

Economía | Empresas

El plan para llenar los aeropuertos de España de placas solares

Aena lanza un megaproyecto para instalar plantas fotovoltaicas en casi una veintena aeropuertos de su red para conseguir generar por sí misma el 70% de toda la electricidad que consume.

La ojeada a través de la ventanilla cuando el avión despega o aterriza ofrece una panorámica demasiado similar en la mayoría de los aeropuertos de España: de mayor o menor extensión según los casos, pero por lo general la vista es la de suelos baldíos alrededor del aeropuerto. En los próximos años el paisaje puede dejar de ser el de esos terrenos vacíos para convertirse en un mar de paneles solares.

Aena se ha propuesto convertirse en un gran productor de electricidad con energías limpias. El grupo, controlado en un 51% por el Estado español y con una red de 46 aeropuertos en el país, ha diseñado un plan para contar en los próximos con plantas fotovoltaicas en casi una veintena de sus aeródromos de toda España para reducir de manera sustancial su factura energética (cerca de 75 millones de euros el año pasado) y recortar sus emisiones de CO2 con energías verdes.

La operación ya está en marcha. El proyecto se desarrolla bajo un nombre que ofrece pocas dudas –Plan Fotovoltaico-, y el consejo de administración de la compañía ya ha dado el visto bueno formalmente para construir plantas de energía solar en los terrenos aledaños de sus aeropuertos con el objetivo producir el 70% de la electricidad que la compañía consume actualmente y, de paso, vender parte de la producción en algunas zonas en que se genere más de lo necesario. El objetivo sería compensar el exceso de producción de unos aeropuertos con el déficit de otros.

Aena ya cuenta ahora con pequeñas instalaciones fotovoltaicas repartidas en ocho de sus aeropuertos españoles y también con miniaerogeneradores y plantas de cogeración. Con todos ellos, el año pasado el grupo aeroportuario acumuló una producción eléctrica de apenas 4,1 gigavatios hora. El objetivo del nuevo plan que ahora arranca es multiplicar por más de 150 esa producción y dispararla hasta los 650 gigavatios hora (GWh) al año, según las estimaciones que maneja la dirección de la compañía.

De Madrid a Tenerife, de Jerez a Logroño

La lista de nuevos aeropuertos que se llenarán de paneles solares aún no está cerrada y se estudian decenas de ubicaciones. De momento, la dirección de Aena tiene claro que se construirán nuevas plantas fotovoltaicas en las dos joyas de la corona de su red, los gigantes de Madrid-Barajas (donde ya cuenta con una pequeña instalación) y Barcelona-El Prat.

Los planes de Aena pasan por construir plantas solares en cuatro aeropuertos más de aquí a 2023 y sumar otros cinco más antes de 2026. En el listado de aeródromos que maneja la compañía para que participen del plan, y de la algunos se caerán, figuran –además de Madrid- y Barcelona- los de Málaga, Sevilla, Tenerife Sur, y otros más pequeños como Córdoba, Jerez de la Frontera, Zaragoza, La Gomera, Logroño y Reus e incluso en el pequeño Son Bonet mallorquín, según fuentes conocedoras no oficiales conocedoras del proyecto.

Los planes del grupo, que aún están en una fase de análisis de viabilidad de parte de los diferentes desarrollos, pasan por concentrar inversiones de en torno a 250 millones de euros en los próximos seis años, según adelantó El País, y que el conjunto de instalaciones fotovoltaicas sumen una potencia instalada de en torno a 350 megavatios.

La puesta en marcha de todas las nuevas instalaciones de energía solar y, adicionalmente, el aumento de la compra de electricidad de origen renovable permitiría a la compañía recortar cerca de un 40% sus actuales emisiones de CO2 –el principal gas de efecto invernadero- y ahorrar 167.000 toneladas de carbono equivalentes en 2025.

Una de las grandes metas es conseguir que los aeropuertos de Madrid y de Barcelona –que concentran la mitad del total de las emisiones de la red de Aena- consigan ser neutros en sus emisiones de carbono al final de la próxima década, según reconocen desde el grupo comandado por Maurici Lucena. La compañía en otro pilar estratégico de futuro para diversificar ingresos ha puesto en marcha dos megaoperaciones inmobiliarias en Madrid y Barcelona para conceder suelo para que se instalen cerca de los aeropuertos hoteles, empresas y centros logísticos, y también estudia implantar proyectos similares en Mallorca, Málaga, Valencia y Sevilla.

Autoconsumo… y también ‘venta’ de electricidad

Barajas ya cuenta con una pequeña planta fotovoltaica, y el aeropuerto capitalino acaba también de abrir la licitación para construir una segunda instalación también de pequeño tamaño (7,5 megavatios de potencia). El Plan Fotovoltaico contempla sumar más producción de energía solar en los próximos años.

A pesar de seguir incorporando plantas renovables en el aeropuerto capitalino, el de mayor tráfico de España, Barajas no conseguirá cubrir todo el consumo de sus instalaciones, que son casi una miniciudad. El aeropuerto seguirá comprando electricidad para completar su demanda energética, con el objetivo de que tenga origen mayoritariamente en fuentes renovables.

Sin embargo, en el caso de algunos aeropuertos pequeños la situación será estrictamente la contraria. Y la producción de las nuevas plantas fotovoltaicas excederá con mucho el consumo del centro. El plan que maneja la compañía incluye un modelo de negocio que hará posible verter a la red el excedente de de producción eléctrica y se estudian diferentes vías para compensar la sobreproducción de unos aeropuertos de la red y la generación inferior a la demanda en otros.

A la espera de que se concreten las capacidades de nuevas fotovoltaicas para cada aeropuertos, son los centros de menor tamaño los que prometen sobrepasar el autoconsumo y convertirse en productor neto para el sistema eléctrico. Según algunas fuentes, el aeropuerto gaditano de Jerez de la Frontera puede acabar siendo uno de los más activos en este campo y el que el mar de placas solares sea uno de los de mayor extensión.