Economía | EmpresasEN LOS PRÓXIMOS DIEZ AÑOS

El plan de Sánchez para bajar un 12% la luz con renovables y cerrando carbón y nuclear

El Gobierno envía a Bruselas un guía que prevé en diez años duplicar la eólica, multiplicar por siete la fotovoltaica, cerrar todas las centrales de carbón y la mitad de las nucleares, y mantener todas las plantas de gas.

logo
El plan de Sánchez para bajar un 12% la luz con renovables y cerrando carbón y nuclear
Central térmica de carbón de La Robla, en León.

Central térmica de carbón de La Robla, en León. WIKIMEDIA COMMONS

Resumen:

El Gobierno de Pedro Sánchez deja hecho un plan que supone una auténtica revolución energética y ambiental, con el objetivo de llegar a 2050 con una economía descarbonizada y sostenible. En cualquier caso, todo –o casi todo- su contenido es revisable y no compromete al siguiente Ejecutivo que saldrá del 28-A.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el denominado Paquete de Energía y Clima, integrado por tres grandes documentos. Uno, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, la hoja de ruta con objetivos hasta 2030 en generación eléctrica para extender las renovables e ir reduciendo el uso de nucleares, carbón y gas. Este plan, sólo un borrador, ha de enviarse ya a la Comisión Europea y se irá revisando hasta su aprobación definitiva por Bruselas a finales de 2019.

Dos, el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que contempla las líneas generales para conseguir un cambio de modelo económico para hacerlo sostenible y enteramente descarbonizado. Con el adelanto electoral el rpoeycto de ley nace muerto, ya que no se tramitará hasta la siguiente legislatura y será el próximo Ejecutivo el encargado de pilotar el proceso de transición energética.

Y tres, la Estrategia de Transición Justa, con la que el Ejecutivo sienta las bases para establecer medidas para proteger a las personas y territorios afectados por el cambio de paradigma económico y ecológico. Con algunas de las iniciativas en marcha, el Ejecutivo ya tiene diseñado un plan con más de 400 millones de euros para impulsar la economía y el empleo de las cuencas mineras tras su clausura y para las comarcas en que cierren centrales nucleares y de carbón.

Boom renovable para bajar la luz

La hoja de ruta eléctrica del Gobierno integrada en el PNIEC recoge el retrato de cómo debería ser el sector eléctrico dentro de diez años, marcando la senda para reducir sus emisiones. La descarbonización de la generación eléctrica permitiría, según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica, rebajar el precio de la factura de la luz un 12% en 2030, en relación al precio que tendría si no se toman las medidas.

“La previsión es que, a partir de ese año, el precio descienda por la entrada masiva de renovables al ser tecnologías más baratas y competitivas”, dice el Ministerio. Se trata de una reducción del 12% antes de impuestos, dado que en el plan que hoy se aprueba en el Consejo de Ministros no se recogen medidas fiscales.

El plan del Gobierno pasa por disparar el uso de las renovables. De aquí a 2030 se duplicará la eólica (con una potencia al final de la próxima década de casi 50.300 megavatios, MW), se multiplicará por siete la fotovoltaica (hasta los 36.800 MW en 2030), se triplicará la termosolar (hasta 7.300 MW), casi se triplicará la biomasa (con 1.677 MW) y España se iniciará en la geotermia (30 MW) y en las energías del mar (50 MW).

El resultado es que se llegaría a 2030 con una capacidad de generación eléctrica total en España de unos 157.000 MW, un 50% más que los cerca de 106.000 MW actuales. Y de toda esa potencia dos tercios la concentrarían las energías limpias eólica, solar e hidráulica. Para cubrir la producción intermitente de las renovables (que dependen de que haya viento, sol o agua), se mantendrá el otro tercio de energía de respaldo.

La suma de eólica y diferentes formas de energía solar pasarán desde 30.000 MW actuales (38.700 MW si se tienen en cuenta la potencia de las últimas subastas que se instalarán el año próximo) hasta los 94.400 en diez años, el triple Si se tiene en cuenta también la hidráulica como fuente renovable, el mapa actual con 52.800 megavatios de potencia escalaría hasta los 109.000 MW.

Adiós al carbón y a la mitad de la nuclear

El Gobierno sentencia al carbón y da por hecho que en 2030 no quedarán centrales eléctricas de carbón, desde los más de 10.500 MW actuales. En el plan se refleja como mera horquilla contable que se mantengan 1.300 MW de carbón en esa fecha, pero el Ministerio da por hecho que no habrá ninguna central operativa porque habrán dejado de ser rentables para las compañías y las propias eléctricas las cerrarán voluntariamente.

Las eléctricas ya han emprendido el cierre de gran parte del parque de plantas de carbón, y que ya han pedido permiso para echar el cierre a nueve de las quince operativas para no asumir las inversiones que requerían los nuevos requisitos ambientales de la UE a partir de junio de 2020.

El Gobierno ya desveló que su plan es que las centrales nucleares vayan echando el cierre entre 2025 y 2035, y ahora quedaría fijar la velocidad de los clausuras y determinar la fecha de cierre de cada una de las centrales actuales. La pretensión del Gobierno es que las compañías eléctricas vayan solicitando los cierres por orden de antigüedad.

En el PNIEC se da por hecho que la potencia nuclear en España se reducirá desde los 7.400 MW actuales hasta menos de 3.200 MW en 2030, en la segunda mitad de la próxima década echarán el cierre cuatro de los siete reactores que hoy funcionan. En principio, de cumplirse la intención del Gobierno de cerrar por antigüedad de licencias de explotación, entre 2025 y 2030 echarían el cierre Almaraz I y II, Ascó I y Cofrentes, e irían cerrando en los siguientes cinco años Ascó II, Vandellós II y Trillo.

La energía que se mantiene casi sin cambios es la generación mediante la quema de gas natural. La potencia de las centrales de ciclo combinado seguirán prácticamente estables desde los 27.500 MW actuales hasta cerca de 27.150 MW en 2030, convirtiéndose así en la gran potencia de respaldo para la transición energética hasta llegar a mitad de siglo con un sistema eléctrico 100% renovable.