La era de los móviles plegables tendrá que esperar. Todavía no se había puesto a la venta -la fecha elegida era el 26 de abril en EEUU y el 3 de mayo en España- pero el Samsung Galaxy Fold, el primer terminal que se dobla del gigante surcoreano, está dando tantos problemas que ha obligado a la compañía a retrasar el momento en el que llegue al mercado.

Samsung lo tenía todo preparado pero han decidido posponer la salida a la venta «para asegurar que todos los dispositivos ofrecen la mejor experiencia de cliente y la mejor calidad en el momento de ponerlos a la venta» y ha asegurado que ofrecerá «más detalles lo antes posible».

El problema ha surgido cuando los periodistas de grandes medios como CNBC o The Verge, que habitualmente reciben los productos unas fechas antes para probarlos y luego dar su opinión a los usuarios, han visto como sus Galaxy Fold se rompían con apenas unas horas de uso.

https://twitter.com/stevekovach/status/1118571414934753280

La gran apuesta de Samsung tiene una pantalla de 4,8 pulgadas que se va hasta las 7 pulgadas una vez se abre el dispositivo. Básicamente se trata de dos paneles unidos que trabajan juntos cuando son desplegados.

«Los resultados iniciales del análisis de las incidencias en las pantallas de las que hemos tenido noticia muestran que estas podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra,  su parte superior e inferior. También hemos conocido un incidente en el que sustancias encontradas dentro del dispositivo afectaron al rendimiento de la pantalla», explican desde la compañía en un comunicado.

El recuerdo del Note 7

No es la primera vez que Samsung tiene que afrontar un problema importante con uno de sus terminales estrella, pues ya le pasó con el Note 7 cuyas baterías se calentaban tanto que llegaban a quemar el móvil, convirtiéndolo en un amasijo de plástico fundido que lo hacía inservible.

Si bien es también un punto muy negro en la imagen de la compañía, el caso del Galaxy Fold no es tan relevante ya que no ha afectado a la seguridad personal de ninguno de los usuarios, y el retraso en la fecha de lanzamiento se debe más a un problema en la fabricación de un producto que no tiene muchos precedentes.

El Galaxy Fold de Samsung fue la gran estrella del pasado Mobile World Congress de Barcelona, pese a que fue presentado unas fechas antes de la cita en un acto celebrado en San Francisco. Allí se encontró cara a cara con el Huawei Mate X, el otro móvil plegable con el que tendrá que competir en los próximos meses.