Economía | Empresas ELOGIA EL PLAN ENERGÉTICO DEL LA VICEPRESIDENTA

Galán elogia a Ribera: "Llevo 20 años en el sector eléctrico y no ha habido un plan de futuro hasta ahora"

El presidente de Iberdrola reclama “seguridad jurídica” y “planificación clara” como exigencias imprescindibles para invertir.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa. iberdrola

“Llevo 20 años trabajando en el sector eléctrico y durante esos 20 años no ha habido un plan energético del Gobierno con una visión estratégica. Ahora lo tenemos, ahora tenemos un plan de transformación del visión del modelo con una visión de largo plazo”, ha subrayado el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en referencia a la hoja de ruta del Gobierno español para la transición energética durante la próxima década hacia un modelo con menos emisiones. “En España ha habido un cambio muy importante en los últimos meses”.

El Ministerio para la Transición Ecológica, comandado por la ahora vicepresidenta Tereas Ribera, ultima una nueva versión actualizada del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), la guía para reducir las emisiones del sistema energético español y hacerlo más sostenible hasta 2030. “En España ahora hay una línea muy clara.l Es ambicioso, racional, y pretende alcanzar objetivos con medidas muy concretas, no con buenos propósitos”.

El PNIEC establece la hoja de ruta para ir prescindiendo del carbón y de la nuclear para generar electricidad y para pilotar un auténtico boom de nuevas renovables en la próxima década. “Es un plan sólido, bien hecho y ejecutable. Las inversiones sólo se pueden ejecutar si hay un sistema estable y predecible”. Y eso es lo que pide Galán al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez de cara al futuro.

“En este momento existen los elementos para tener estabilidad y seguridad. Si lo tenemos lo veremos en unos años si hay una ruptura. Ahora hay un plan razonable y ejecutable, y existe el deseo de hacerlo bien”, resume el presidente de la eléctrica. Una certidumbre regulatoria que la compañía ha venido advirtiendo desde hace años que es imprescindible para invertir y crecer en los mercados en que está presente.

El ejemplo de Portugal

Iberdrola está construyendo en Portugal un macrocomplejo hidroeléctrico, uno de los mayores levantados en Europa en los últimos 25 años. Tres embalses, tres centrales hidroeléctricas, una de bombeo, con una inversión de 1.500 millones de euros para dar a luz un coloso en el norte del país que estará plenamente operativo en 2023.

El presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, ha visitado los trabajos de construcción junto al primer ministro portugués, Antonio Costa, y ha aprovechado el acto institucional para ensalzar precisamente las certidumbres que ofrece la regulación portuguesa y subrayar la importancia de la estabilidad en la legislación para invertir.

“Emprender infraestructuras como ésta, una de las mayores de Europa, sólo es posible si se dispone de una planificación clara, un marco estable, una seguridad jurídica y un diálogo permanente” como sucede en Portugal, ha sentenciado Sánchez Galán.  Galán hace esta reclamación de “seguridad jurídica”, “marco estable” y “planificación” a las dos semanas del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez que será el encargado de liderar la transición energética para las próximas décadas y con el Ministerio para la Transición Ecológica diseñando la hoja de ruta para la descarbonización de la economía y para un boom de nuevas energías renovables.

Apuesta por Portugal

“Puede estar seguro”, le ha dicho el presidente de Iberdrola al primer ministro Costa, “de que continuaremos impulsando la transición energética en este país, y con ello la creación de riqueza y bienestar para todos los portugueses”.

Iberdrola se ha propuesto crecer en Portugal, un mercado identificado por el grupo como estratégico. Además de desarrollar el complejo hidroeléctrico del Tâmega, la compañía ya cuenta en el país con 92 megavatios (MW ) de energía eólica distribuidos en tres parques y planea crecer con más plantas eólicos con unos 200 MW de potencia y una inversión de unos 200 millones de euros. Además, el pasado agosto se adjudicó en subasta 149 MW de potencia solar fotovoltaica.

En paralelo, Iberdrola compite con EDP y Endesa en el negocio de la comercialización también en el mercado luso. Iberdrola es hoy la tercera compañía eléctrica del país por cuota de mercado, la primera suministradora de electricidad al sector industrial y la segunda en cuanto a número de clientes residenciales.

Iberdrola gestiona más de medio millón de contratos de suministro de electricidad y gas y su objetivo para 2025 es duplicar su tamaño y alcanzar un millón de clientes domésticos, de un mercado compuesto por 5,2 millones de puntos de suministro.

Comentar ()