Economía CRISIS DEL CORONAVIRUS

Mercadona garantiza el abastecimiento: "Lo único que puede agravar la situación es el miedo"

Juan Roig admite compras "impulsivas" en tiendas de Madrid y Vitoria y lanza un mensaje de calma: "El abastecimiento está asegurado"

El presidente de Mercadona, Juan Roig, en la presentación de resultados anuales. EFE

«Lo único que puede agravar la situación es el miedo». Es el primer mensaje que ha lanzado sobre el coronavirus el presidente de Mercadona, Juan Roig.

El dueño de la mayor cadena de supermercados ha trasladado este mensaje en la presentación de los resultados anuales de la compañía. Sus declaraciones se producen pocas horas después de que algunas de las tiendas del grupo vivieran una escena insólita.

En la tarde de ayer y a primera hora de este martes, algunos supermercados han sufrido una avalancha de clientes que ha arrasado –literalmente- los lineales donde se almacenan productos como el pollo o el papel higiénico.

«Ayer y esta mañana hemos tenido una reacción impulsiva en Madrid y Vitoria, sobre todo en la capital, pero en el resto de España la situación es de normalidad», ha asegurado Juan Roig.

«El abastecimiento está asegurado»

El empresario -el que más empleo fijo genera en toda España (90.000 puestos de trabajo) ha querido lanzar un mensaje de calma: «Ya hemos vivido en el pasado otras situaciones parecidas y siempre ha habido productos para satisfacer a nuestros clientes. Y ahora también los tenemos. El abastecimiento está asegurado».

La crisis sanitaria es un asunto tan sensible que Roig no ha admitido preguntas en su única rueda de prensa anual. El presidente de Mercadona se ha limitado a realizar una declaración para analizar brevemente lo que ha sucedido en las últimas horas y, sobre todo, para intentar tranquilizar a la sociedad.

Roig cree que después de un periodo de incertidumbre, «los seres humanos reaccionaremos y volveremos a la normalidad». «Doy mi opinión como empresario, no como técnico», ha concluido Roig.

Las imágenes de estanterías vacías y colas de carros de la compra en las cajas de la cadena prendieron rápidamente las redes sociales, hasta el punto de que Mercadona era trending tópica a última hora del martes.

El desabastecimiento se produjo, sobre todo, en locales de la Comunidad de Madrid, y no sólo de Mercadona (también de otros rivales). La elevada afluencia de clientes tuvo lugar justo después de que las autoridades sanitarias anunciaran medidas drásticas como la suspensión de las clases en colegios, institutos y universidades.

Hasta este lunes, Mercadona no había notado ninguna alteración de su ritmo habitual de ventas, a excepción del repunte repentino de productos de higiene como el gel de manos. Pero en la tarde de ayer, la empresaa que lidera Roig percibió un fuerte aumento de la afluencia de clientes en tiendas de Madrid y de Vitoria. La tendencia fue similar en el caso de los pedidos por internet.

Idéntica reacción de las empresas rivales

Mercadona no es la única cadena que ha hecho un llamamiento a la calma. Este martes, la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES) -que representa a los grupos Auchan, Carrefour, Eroski, Lidl y Supercor- ha asegurado que «el abastecimiento en las tiendas está perfectamente garantizado en cualquier región del territorio», informa Efe.

Las empresas rivales de Mercadona recuerdan a los consumidores que «deben seguir utilizando el sentido común en sus compras de alimentación y productos de gran consumo». «Nos encontramos ante una situación de momento puntual y circunscrita a ciertas regiones y ciudades, pero el consumidor debe estar tranquilo, nuestras empresas están preparadas», ha señalado la asociación.

Fuentes de Alcampo consultadas por la agencia han coincidido en señalar que tienen el suministro «garantizado» en sus establecimientos.

Desde el Corte Inglés, las fuentes afirman que están «perfectamente abastecidos» y que la compra por internet «está funcionando muy bien».

Mientras, fuentes del grupo Día también han descartado el desabastecimiento y, aunque pueda faltar algún producto de manera «puntual», han reforzado los trabajos en los almacenes con más empleados y están centrando sus esfuerzos en el servicio al cliente.

La CEOE pide ayuda

Algunos empresarios ya han solicitado al Gobierno ayuda para frenar el impacto en sus cuentas del coronavirus. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) se apresuró a advertir la pasada semana que las empresas no pueden afrontar en solitario las consecuencias si la epidemia sigue creciendo.

A la patronal le preocupa sobremanera el impacto en las empresas de las bajas laborales que pueda provocar un incremento drástico de los contagios. También las consecuencias que puede tener sobre la producción de muchas factorías españolas el parón de las exportaciones de China.

Compañías tan grandes como el Santander (la tercera más grande del Ibex) ya han tomado medidas drásticas. Tras la anulación de la actividad escolar en Madrid -con el trastorno familiar que acarrea-, ha ordenado el teletrabajo a 8.000 empleados que trabajan en la sede central de Boadilla y otros edificios corporativos ubicados enla Comunidad de Madrid. BBVA también ha adoptado una decisión similar, cerrando parte de su sede (La Vela) y enviando a cientos de trabajadores a teletrabajar.

Comentar ()