Economía | Empresas

Las aerolíneas temen un caos para repatriar españoles desde Italia tras prohibirse volar

El Gobierno no da una solución general para los viajeros y sólo dice que se estudiará “caso a caso”. Exteriores dice que embajadas y consulados analizarán cada circunstancia para dar alternativas.

Pasajeros en el Aeropuerto Leonardo da Vinci de Roma. EFE

El Gobierno ha decidido prohibir todos los vuelos directos entre Italia y España para frenar la propagación de la epidemia del coronavirus. El veto entra en vigor esta medida noche y se mantendrá durante dos semanas, hasta el 25 de marzo. Las compañías aéreas ya no podrán efectuar ningún vuelo desde aeropuertos italianos hacia destinos españoles. Ninguno.

El veto afecta a las conexiones con el país transalpino que mantienen Ryanair, Iberia, Air Europa, Vueling, Volotea o Alitalia, entre otras compañías. Las compañías facilitan desde hace días que los viajeros con billetes a destinos italianos, el país europeo más afectado por el virus, cambien sin penalización la fecha de sus vuelos o la devolución de los importes. Las aerolíneas ya venían cancelando algunos de sus vuelos, ahora la suspensión de las operaciones es total.

Aunque los clientes tengan derecho a cambiar el billete comprado para otro vuelos de los próximos meses o a simplemente recibir la devolución de lo pagado, el problema surge para los viajeros españoles o de otras nacionalidades que tienen que regresar a España o hacer escala en algún aeropuerto español –singularmente en Madrid o Barcelona- para volver a sus países de origen.

El Gobierno de momento no ha establecido ninguna medida para dar una solución general a los turistas que no pueden regresar a España. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, sólo ha precisado tras el Consejo de Ministros que se analizará «caso a caso para ver qué se puede hacer». La misma respuesta que dan desde el Ministerio de Exteriores, apuntando que serán las embajadas y los consulados los que analizarán cada circunstancia para buscar una alternativa.

«Los pasajeros españoles cuyos vuelos de vuelta deban ser cancelados con motivo de estas medidas, deberán ponerse en contacto con sus compañías aéreas para ver las opciones de regreso», apuntan fuentes del el Ministerio de Transporte. «Las medidas han sido tomadas de manera excepcional y, aunque podrán causar molestias a algunos pasajeros, tienen por objetivo salvaguardar el interés general. El Gobierno va a trabajar en la búsqueda de soluciones caso a caso para los españoles que se encuentren en Italia y que tengan que retornar», insisten.

Las compañías aéreas no disponen aún de las cifras concretas de afectados en esta situación. Un contingente que, en cualquier caso, se ha ido limitando en los últimos días por las restricciones que se iban sumando o por las facilidades para que cambiaran o anulasen sus billetes.

Ante la situación de españoles que no pueden regresar en avión o de viajeros que debían hacer escala en España, las aerolíneas se lavan las manos, esgrimen simplemente que no pueden operar vuelos de vuelta por la prohibición y recomiendan a los afectados que se pongan en contacto con sus embajadas para recibir otras alternativas.

La prohibición de los vuelos comerciales de Italia a España llega después de que el Gobierno italiano haya declarado el aislamiento de toda la población del país y de que las propias aerolíneas lleven días cancelando vuelos hacia los destinos del norte de Italia, la zona más afectada, y reduciendo la oferta de asientos utilizando aviones más pequeños.

La prohibición es total para los vuelos comerciales directos que salgan desde aeropuertos italianos y con destino a cualquier aeropuerto de España, incluidas las escalas. El veto no se aplica a las aeronaves del Estado ni a la realización de escalas con fines no comerciales, vuelos exclusivos de carga, vuelos posicionales, humanitarios, médicos o de emergencia.

Italia es el tercer mercado aéreo internacional por importancia para España, con más de 106.000 vuelos operaciones comerciales el año pasado y 16 millones de pasajeros, concentrando casi un 9% de todo el tráfico aéreo internacional de los aeropuertos españoles. «A tenor de estas cifras no es de extrañar que la gran mayoría de los casos importados en nuestro país han sido vinculados a viajeros procedentes de Italia», explica el Gobierno.

Cada día aterrizan en los aeropuertos españoles alrededor de un centenar de vuelos procedentes de Italia, según datos del gestor aeroportuario Aena, con lo que en los 15 días de suspensión de los vuelos podrían sumar unos 1.500 vuelos, aunque una parte de ellos ya habían sido cancelados con anterioridad y la demanda había caído en picado.

Comentar ()