Economía

Calvo 'toma la temperatura' a la lealtad de EH Bildu y PNV

La vicepresidenta se reúne con la portavoz de la coalición abertzale y el líder del PNV en el Congreso para analizar el calendario de leyes y normas que quiere aprobar el Gobierno y el futuro de la legislatura.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se reúne con los representantes de EH Bildu en el Congreso.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se reúne con los representantes de EH Bildu en el Congreso. EH BILDU

Primero la izquierda abertzale, después el PNV. Ambos se han sentado a su mesa y lo han hecho por algo más de una hora. La secuencia evidencia a las claras que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene su confianza puesta en la lealtad del nacionalismo vasco para aprobar presupuestos y poder avanzar en la legislatura. Mientras el patio político nacional no deja de agitarse en la relación de PP y Vox con la coalición PSOE-Unidas Podemos, reafirmar la fortaleza de uno de los pilares de su estructura de apoyos se ha convertido en una prioridad. Es lo que hoy ha hecho la vicepresidenta primera del Ejecutivo, Carmen Calvo durante los encuentros que ha mantenido con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, y el líder del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.

Ninguna de las dos formaciones ha valorado el encuentro, más allá de reiterar su disposición al diálogo y al entendimiento. Oficialmente la cita estaba convocada para analizar el calendario legislativo que plantea el Gobierno y para el que requerirá del respaldo de los dos partidos abertzales.

Al contrario que tras la reunión mantenida con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, esta vez Aizpurua ha evitado comparecer ante los medios. Tampoco su formación ha hecho pública valoración alguna y se ha limitado a apuntar que han trasladado su posición sobre los presupuestos y «el futuro de la legislatura», además de remitir una abundancia de imágenes de la reunión entre Calvo y Aizpurua. Durante la hora que se ha prolongado, Bildu no ha evitado analizar el contexto actual, en el que la aprobación de los presupuestos es uno de los temas ahora más relevantes para la coalición y que ya trató con Iglesias.

Negociación presupuestaria

La propia Aizpurua aseguró que la ronda iniciada con Iglesias tendría este martes continuidad con Calvo. Bildu ha subrayado estos días que su disposición a entenderse con el Gobierno es plena y que su apuesta pasa por buscar alianzas con los partidos que apoyaron a Sánchez en la moción de censura. Ha afirmado que explorar la vía de apoyo con Ciudadanos podría complicar su apoyo al Ejecutivo.

Sin duda una de las cuestiones más sensibles que la formación que lidera Arnaldo Otegi ha puesto sobre la mesa es la petición de un cambio de la política penitenciaria que ahora se aplica a los presos de ETA. Bildu ha insistido en que en su negociación no se propone «presupuestos por presos» sino «derechos por presupuestos». La aplicación de la legislación penitenciaria ordinaria a los presos de la banda será una de las peticiones, así como dar pasos para poner fin a la política de alejamiento. Solicitudes ante las que, según la izquierda abertzale, el líder de Unidas Podemos habría mostrado predisposición a estudiarlas.

Desde el PNV tampoco se ha realizado comparecencia pública tras el encuentro. Esteban había destacado días atrás que la reunión realmente relevante era la celebrada hoy con Calvo y no la que Bildu mantuvo con Iglesias, de quien afirmó que no tiene «las claves» de por dónde irán las próximas cuentas generales del Estado.

Reunión ordinaria

En el PNV calificaron ayer de ordinaria la cita y propia de un inicio de curso político en el que el gobierno traslada su calendario legislativo a los partidos. Fuentes del partido aseguraron que se trató de una reunión cordial pero sin grandes concreciones y en la que además de los propósitos legislativos del Ejecutivo también se abordaron cuestiones de la actualidad política, como el bloqueo de renovación de los órganos constitucionales. En lo relativo a los presupuestos hoy no ha habido «concreción alguna».

El partido de Esteban considera que por ahora es prematuro iniciar un proceso de negociación presupuestaria. Previamente el Gobierno debe aprobar un techo de gasto y tramitarlo en Cortes. Sólo después será el momento de cerrar una propuesta presupuestaria que durante su tramitación parlamentaria será objetivo de negociación, un escenario que el PNV no cree que se de hasta avanzado el mes de octubre.

Lo que en el PNV tienen claro es que priorizarán la estabilidad y que facilitarán la aprobación de presupuestos para poder dar respuesta a a la maltrecha realidad económica y social que ha dejado la pandemia. Los de Ortuzar también han dejado claro que su preferencia es que Sánchez se entienda con los partidos que le auparon en la moción de censura y evite incluir en la coalición de sus apoyos a Ciudadanos.

Comentar ()