Consumo | Economía

Los productores de cava se resignan: "Las burbujitas son para celebrar y este año no ha habido motivos"

Los cierres en hostelería y las restricciones perjudican a un sector que afronta una campaña de Navidad llena de incertidumbre

cava-agusti-torello-993x662

Instalaciones de la Bodega Agustí Torelló Mata Cava Agustí Torelló Mata

«Las burbujitas son para celebrar y este año no ha habido motivos». Esta es la dura referencia de Damià Deàs, presidente de la Asociación de Elaboradores de Cava (AECAVA) y gerente de Vilarnau, a la caída del vino espumoso. Las alegrías y 2020 han tomado caminos dispares. El cava, eterno acompañante en momentos de efusividad, ha visto eclipsado su protagonismo por la pandemia.

«Creo que el descenso respecto al año pasado oscilará entre el 25 % y el 30%», asegura Gemma Torelló, abogada y administrativa de Agustí Torelló Mata, bodega referente para las empresas familiares de cava. Fuentes del prestigioso Grupo Freixenet admiten que «las ventas en el mercado español se han visto afectadas ante el actual contexto».

La tristeza general provocada por el coronavirus y las restricciones sanitarias impiden las grandes fiestas y las reuniones. El escenario ideal para el cava, donde ocupa un lugar privilegiado. Además, el parón en la hostelería catalana durante noviembre «Se ha notado muchísimo», «ha sido tremendo» señalan Torelló y Deàs, respectivamente. Este contexto incrementa la importancia de canales de venta diferentes al tradicional. Torelló destaca que «la gente ha aprendido a consumir en casa».

El mercado escandinavo cobra gran interés para los productores españoles. «Allí los estados tienen el monopolio del alcohol y han comprado cantidades importantes a buen precio», explica Torelló.

bodega-torello-mata-1200x1180
Bodega Agustí Torelló Mata Bodega Agustí Torelló Mata

Desde Grupo Freixenet ensalzan el auge de los mercados británicos, alemanes y norteamericanos en los últimos meses, así como el crecimiento de las ventas internacionales, que suponen la exportación del 80% de su producción.

El cava es un producto muy versátil a nivel comercial: los productores exportan, venden a particulares, hostelería, grandes superficies y tiendas gourmet. Para Deàs, «la exportación y la diversificación del negocio han ayudado a las bodegas. Aquellas que se dedican sólo al mercado doméstico han sufrido mucho estos meses». Grupo Freixenet enfatiza en que «la afectación en España ha sido mucho más fuerte; sobre todo por el cierre de hoteles, restaurantes y cafeterías».

Campaña de Navidad

La Navidad es el momento cumbre del cava. El lechazo, el marisco o los polvorones suelen estar presentes durante las pascuas, aunque lo que nunca falta es el cava. Los productores de este vino espumoso tienen muchas de sus expectativas en este período. Según Torelló y Deàs, «el 60 % de las ventas se producen en Navidad». La campaña abarca el trimestre comprendido entre octubre y diciembre por lo que «ya no será lo mismo que otros años». Grupo Freixenet transmite «optimismo y esperanza con la campaña de Navidad», que en su caso, «representa el 30% de las ventas globales en España».

bodega-vilarnau-viña-1440x810
Viñedo de Vilarnau Vilarnau

Torelló comparte una visión menos halagüeña: «Si alguien no puede comprar un abrigo en marzo lo comprará en octubre, pero el cava que no tomó durante confinamiento no lo compensará en diciembre. Por muy buena que sea la campaña de Navidad no venderemos lo de cuatro meses». Aún así, insiste en que «hay que buscar motivos para brindar con cava, ser pesimista no ayuda en nada».

Pérdida del enoturismo

Las bodegas de cava son más que un lugar donde producir y almacenar el vino. El enoturismo convierte estos espacios en anfitriones de experiencias culturales. Las importantes marcas ofrecen todo tipo de actividades para seducir al consumidor y añadir un valor añadido a su empresa.

enoturismo-bodega-vilarnau-1440x637
Marcha nórdica por el viñedo de Vilarnau Vilarnau

Vilarnau brinda a sus visitantes desde la posibilidad del tradicional pisado de uvas hasta un viaje en helicóptero de Barcelona a la viña. Agustí Torelló Mata oferta visitas variadas en función de la temporada. La pandemia ha interrumpido esta fuente de ingresos para las bodegas.

La restricción de movimiento entre municipios durante el fin de semana en Cataluña es un factor determinante. «Si no puede venir gente de fuera no hacemos nada», afirma Deàs. Torelló considera que «en Barcelona no había turistas en verano y lo notamos». Además, la integrante de Agustí Torelló Mata augura que «hasta San Juan no creo que se vuelva a la normalidad, mientras ganamos para ir tirando».

Comentar ()