Economía

La OCDE advierte de que la calidad de vida no volverá a niveles prepandemia a finales de 2022

Varias personas disfrutan del buen tiempo paseando por el paseo marítimo de la playa de La Carihuela de Torremolinos

EFE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha advertido este lunes de que la calidad de vida no volverá a niveles prepandemia a finales de 2022, aunque las cifras de crecimiento económico sí reflejen una situación similar a la anterior a que estallase el Covid-19.

Así consta en el informe Perspectiva Económica del organismo, publicado este lunes, donde recoge sus previsiones macroeconómicas a nivel mundial para los próximos años. La OCDE ya adelantó la semana pasada la parte relativa a España de su informe, donde comunicó una mejora de su previsión de crecimiento para el país, del 5,9% este año (frente al 5,7% que esperaba en marzo) y del 6,3% en 2022 (frente al 4,8%).

Esas cifras sitúan al país a la cabeza de las economías avanzadas, en parte, por la enorme caída que registró durante 2020. La estimación del Gobierno es que la economía española crecerá un 6,5% en 2021 y un 7% en 2022, más optimista que la de la OCDE.

Por delante de España en crecimiento en 2021 y entre las principales economías desarrolladas se encontrarían Canadá, con un 6,1%; Estados Unidos, con un 6,9%, y Reino Unido, con un 7,2%. Alemania crecerá un 3,3%; Francia, un 5,8%, e Italia, un 4,5%. A nivel global, proyecta un crecimiento del PIB mundial del 5,8% en 2021, tras la caída del 3,4% de 2020 y del 4,4% para 2022.

«Aunque la recuperación traerá de vuelta la mayoría de los niveles de PIB prepandemia a nivel mundial para finales de 2022, está lejos de ser suficiente. La economía mundial sigue por debajo de su senda de crecimiento prepandemia y en demasiados países de la OCDE la calidad de vida a finales de 2022 no estará en los niveles esperados antes de la pandemia», reza el estudio.

El club de países se muestra aliviado de que la situación económica mundial esté mejorando, pero muestra preocupación por su avance irregular, marcado por las nuevas olas del virus, menos frecuentes pero más dispersas.

En ese sentido, advierte de que no están llegando las suficientes vacunas a países emergentes: «Es muy preocupante», remarca, ya que considera que las expone a una «amenaza fundamental» al tener estas menor capacidad de llevar a cabo políticas de impulso a sus economías que los países más avanzados. Por eso, un nuevo golpe del virus a su crecimiento resultaría más difícil de atenuar.

El riesgo de la inflación

La quiebra de más empresas también supone otra preocupación para la institución, ya que su deuda es mucho mayor que antes de la pandemia, lo que hace preciso que los gobiernos continúen con sus políticas de apoyo a las compañías hasta que termine la situación actual. A la vez, el riesgo de la inflación es importante, sobre todo porque los cuellos de botella en algunos sectores y los cortes de cadenas de suministro están provocando tensiones en precios, aunque la OCDE piensa que la situación debería relajarse hacia final de año.

En consecuencia, el organismo pide «vigilancia» en los mercados ante la subida de la inflación, ya que, a pesar de que espera que los bancos centrales simplemente se mantendrán atentos, le preocupa el riesgo de que los mercados financieros no vean la subida de precios como algo temporal y disparen la volatilidad y los intereses, recordando que los gobiernos tienen el deber de corregir esa amenaza.

Te puede interesar

Comentar ()