Economía | Empresas

Los viajes 'chollo', el negocio turístico que ya crece más que antes del coronavirus

Hotel Globales Los Delfines, en Menorca.

Hotel Globales Los Delfines, en Menorca. EP

El sector turístico sigue aún notando el freno que suponen las restricciones de movilidad internacional. Aunque la demanda interna ha despuntado este verano, no ha servido para compensar la falta de visitantes extranjeros. Y mientras aerolíneas, hoteleras y agencias siguen aún a medio gas, hay un modelo de negocio turístico que dice estar creciendo más que antes de la pandemia; el de la venta de de los denominados viajes ‘chollo’, con paquetes a precios más bajos de lo habitual pero disponibles durante muy pocos días.

«Llevamos una muy buena dinámica desde mayo y la fuerte demanda de turista nacional se ha mantenido para finales de julio y todo agosto», explica Nacho Vallina, responsable de marketing y comunicación de la agencia de viajes online buscounchollo.com.

A pesar de las complicaciones por la llegada de la quinta ola, esta agencia de viajes con sede en Reus (Tarragona) asegura que entre el mes de abril y el pasado lunes ha registrado un crecimiento de casi un 23% respecto al mismo período de 2019, con 114.902 reservas frente a las 93.568 contabilizadas antes de la pandemia.

Asimismo, la facturación de la compañía -que cuenta con una plantilla de casi 100 trabajadores- se ha incrementado cerca de un 26%. «Creemos que puede haber negocios del sector turístico que pueden crecer y nosotros somos un ejemplo de ello», añade.

Por costas, se lleva la palma en estos paquetes vacacionales tanto la Costa del Sol como la Costa Brava, seguidas de la Costa de Almería y la Costa Dorada. Y por destinos, los que más han crecido en reservas son Lloret de Mar (13.180 frente a 4.680); Roquetas de Mar, (4.441 frente a 2.247); Salou (5.790 frente a 2.528); Benidorm (3.570 frente a 2.897); Aguadulce (2.334 frente a 2.012); Fuengirola (2.692 frente a 444); La Pineda (2.409 frente a 389); y Tossa de Mar (4.498 frente a 3.547).

El tiempo medio de la estancia es de algo más de tres noches y los precios oscilan entre los 168 euros de Lloret y los 321 de Aguadulce. Según los datos de la compañía, los usuarios realizan la reserva con una antelación media de 22 días.

La cancelación gratuita seguirá

En este sentido, Vallina asegura que el comportamiento de los clientes se ha transformado no solo con respecto a antes de la pandemia, sino también respecto al propio 2020. «El usuario ha cambiado y tiene más control y más poder de elección y decisión», asegura. Los hoteles no se llenan tan rápido como antes y han crecido mucho las posiblidades de cancelar de manera gratuita.

Además, cree que durante los próximos meses seguirá habiendo un alto nivel de paquetes que incluirán esta modalidad y que, en el futuro, tendrá que convivir con las tarifas no reembolsables, pero en un nivel mucho más elevado que antes de la pandemia aunque ello implique un precio mayor que las que no dan derecho a la devolución del importe.

En todo caso, y frente a lo que ocurre con otros operadores del sector como el gigante Booking.com, este portal asegura contar con una tasa de cancelación de apenas el 9%. «Nosotros pensamos que iba a repuntar más, pero en nuestro caso tenemos un índice bajo porque la gente reserva cosas que son muy concretas y especiales, que no vuelven a estar disponibles», argumenta Vallina.

El usuario ha cambiado y tiene más control y más poder de elección y de decisión»

Nacho Vallina, buscounchollo.com

Dependiendo del momento del año, la página cuenta con entre 80 y 110 productos disponibles en la página, que desparecen al cabo de unos días. Su potencial cliente es aquel que no tiene una idea fija de cuándo va a viajar o a qué destino quiere hacerlo, sino que cuenta con flexibilidad y quiere encontrar precios que no ofrece ningún otro operador.

El mecanismo consiste en centrar su oferta en determinados productos y proporcionar a sus proveedores un elevado volumen de ventas en tiempo récord. A cambio, los hoteles, tour-operadores o compañías navieras, les hacen importantes descuentos para que el cliente final pueda disfrutar de viajes a precios más bajos de lo habitual.

A pesar de los buenos datos, aseguran mantener la prudencia respecto al segundo semestre. Eso sí, de cara al invierno depositan sus esperanzas en poder recuperar el negocio de los viajes turísticos a la nieve a través de su portal esquiades.com. «Veremos si este año hay temporada de esquí, eso será determinante para ver cómo se desarrolla el último trimestre del año», añade Vallina.

Respecto a su perfil de cliente, el 28% de las reservas las realizan usuarios de entre 45 y 54 años; seguidos por un 20% de entre 55 y 64 años. Otro 16% corresponde al segmento de entre 35 y 44 años. En términos globales, el 69,4% de los que hacen la reserva son mujeres, frente a un 30,6% de hombres. La compañía presume de haber podido devolver hasta 6 millones de euros a los clientes en viajes cuando se produjeron los confinamientos el pasado año.

Te puede interesar

Comentar ()