Economía | Empresas

Leroy Merlin busca 5.000 empleados para afrontar el boom de reformas en verano

La cifra dobla la oferta inicial de empleo de la anterior campaña. La empresa nota un auge en las obras encaminadas a la mejora de la eficiencia de las viviendas para ahorrar en la factura energética

Dos empleados de Leroy Merlín

Leroy Merlín Leroy Merlin

Leroy Merlin ve posible mantener e incluso superar el nivel de ventas de 2021, un año récord para la compañía. Además, la empresa especializada en bricolaje y material de construcción afronta el verano con el doble de vacantes de empleo que en la misma campaña del pasado ejercicio. En total, la firma de origen francés busca 5.000 nuevos trabajadores que permitan afrontar un boom de obras en casa que se desató con la pandemia y que no decae.

«La tendencia de las reformas se mantiene y sigue al alza», aseguran desde la compañía. La firma emplea actualmente a 16.300 personas en España y cerró el año con una facturación de 3.000 millones de euros en nuestro país. Su perspectiva es seguir creciendo, aunque no ha fijado aún un objetivo.

Entre los perfiles más buscados, están los vendedores especialistas en ferretería, herramientas o fontanería. De cara a verano, también buscan coordinadores de obra, algo de lo más solicitado con la llegada del buen tiempo. En la empresa cada vez necesitan más asesores para los clientes profesionales y buscan también desde cajeros, reponedores y mozos de almacén, hasta jefes de sección que tengan un equipo a su cargo. «Son perfiles muy diversos, con rangos muy distintos», abundan.

Tras la entrada en vigor de la reforma laboral, cubren las vacantes con modalidades como el fijo discontinuo o la de circunstancias de la producción. Y no descartan que tengan que ser más de 5.000 puestos de trabajo. «Tenemos presencia en toda España y se requieren puestos en todas las tiendas», explican. Cubrirán el pico de trabajo que se prevé hasta el final de septiembre o comienzos de octubre.

Aunque las reformas se mantiene, las tendencias cambian. En los dos últimos años, lo más demandado eran productos para acometer cambios que permitiesen readaptar el hogar a las nuevas necesidades de la pandemia. También subió de manera muy fuerte el equipamiento para reacondicionar espacios desde los que teletrabajar.

Sin embargo, la compañía está detectando ahora un auge de reformas encaminadas no sólo para readaptar la casa, sino a revalorizar los inmuebles. Al calor de la crisis energética y la subida de los precios del gas y la electricidad, muchos clientes buscan acometer cambios en busca del ahorro en la factura de la luz. Se trata de cambios en las ventanas o mejoras del revestimiento térmico de las casas.

Además, «en aquellos inmuebles donde es posible», abundan desde Leroy Merlin, «se están implementando mucho las renovables». De hecho, la empresa ha duplicado las ventas de placas fotovoltaicas en los últimos meses.

Por otro lado, las ansias de piscina parecen haberse calmado un poco. La empresa sí detecta, por contra, un incremento en la demanda de piscinas de obra. Por su parte, el mal tiempo aún está frenando el despegue del mobiliario de jardín.

En cuanto al auge de costes operativos, desde la empresa aseguran no estar trasladando la presión a los precios finales. «De momento, nosotros estamos aguantando y no lo estamos repercutiendo», explican. Respecto a la crisis de suministros global, recuerdan que el 74% de sus proveedores son españoles y aseguran no tener falta de abastecimiento de ningún producto. Esto es; si no hay un modelo determinado, el cliente puede encontrar otro equivalente.

La empresa abrió el pasado año tres nuevas tiendas en Jaén, León y Adeje (Tenerife). Aunque realmente donde se encuentra volcada ahora mismo es en la transformación de las tiendas AKI. En 2021 ya remodeló 10 de estos establecimientos y este año acometerá la reforma en otras tantas.

Te puede interesar

Comentar ()