Economía | Empresas

Hoteles y aerolíneas temen que la crisis de los pasaportes retrase la recuperación del turismo

La imagen de colas en los aeropuertos a las puertas del verano preocupa si el Gobierno no ataja el problema de inmediato

Viajeros esperan para facturar sus maletas en Barajas.

Viajeros esperan para facturar sus maletas en Barajas. EP

Los problemas con los controles de pasaportes en los aeropuertos españoles no es algo que pueda haber cogido por sorpresa al Gobierno. La patronal de las aerolíneas (ALA) venía alertando desde hace meses que el regreso de los británicos tras el fin de las restricciones podría ocasionar largas colas de turistas.

La situación ha afectado con especial incidencia a los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca, Tenerife Sur, Málaga y Valencia. Y el temor de aerolíneas y hoteleros es que esa imagen de colapso acabe afectando a la imagen de España como destino turístico.

La Mesa del Turismo denuncia que los citados aeropuertos «soportan el lamentable espectáculo de pasajeros haciendo cola durante horas y perdiendo sus conexiones porque no hay suficiente personal de la Policía atendiendo los puestos de control de pasaportes».

Aunque el Ministerio del Interior que dirige Fernando Grande-Marlaska ha limitado la problemática a casos puntuales, ha decidido reforzar el número de agentes destinados en los puestos de control de pasaportes. Una noticia que el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, dice acoger «muy favorablemente». Pero la imagen ya está en los medios británicos, el principal mercado emisor de turistas para España. «Las indeseables colas tanto a la llegada como a la salida ofrecen una muy mala imagen de nuestro país a los turistas internacionales que nos visitan», lamenta.

«Es algo totalmente inadmisible, que está generando un enorme desorden así como graves problemas al conjunto de las compañías aéreas y, por si fuera poco, se está perjudicando de manera evidente y gratuita la imagen de España como destino turístico”, señala Juan Molas, presidente de la Mesa del Turismo de España.

«Esta situación no nos debería de haber cogido por sorpresa, pues, tirando del refranero español, el que avisa, no es traidor», se queja el presidente de CEHAT, Jorge Marichal. Sin embargo, no ha sido hasta esta semana cuando la situación ha tenido una trascendencia mediática relevante.

Lo hizo a raíz de la denuncia del Grupo Iberia, que asegura que desde el mes de marzo más de 15.000 pasajeros de la compañía han perdido sus vuelos de conexión. Tras la Semana Santa, ALA denunció que al menos 3.000 pasajeros habían tenido el mismo problema por la falta de funcionarios policiales.

Tras el Brexit, los británicos deben entrar a España como turistas de países extracomunitarios, por lo que tienen que atravesar unos controles diferentes que aquellos que viajan desde la Unión Europea. «Nuestros vecinos portugueses, tan europeos como nosotros, han establecido un sistema de control de pasaportes a los británicos fast track, lo que evita que tengan que hacer colas para el control manual de pasaportes», apunta Marichal

En el caso de la capital, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) cree que podría prolongarse la situación y afectar a las previsiones turísticas para este verano en Madrid.  La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, asegura en una entrevista con Efe que no ha recibido ninguna queja procedente de las aerolíneas.

«Es un problema que no existe. Si hubiera 15.000 pérdidas de vuelos estaríamos en los informativos desde hace tiempo y yo tendría cartas del director del aeropuerto, de Iberia y del resto de aerolíneas afectadas», explica.

Según las cifras que maneja, con la incorporación de casi 200 agentes destinados al aeropuerto madrileño, habrá unos 600 policías atendiendo a los 18,7 millones de viajeros previstos para esta temporada estival. En el verano de 2019 pasaron por Barajas 19,2 millones de pasajeros con 426 policías atendiendo los controles de pasaportes.

Desde la Mesa del Turismo critican que Interior haya negado que se estén produciendo colas o retrasos significativos en los aeropuertos. «Las imágenes difundidas por los medios de comunicación, tristemente, hablan por sí solas», sentencian.

El plan del Departamento que dirige Marlaska pasa por incrementar los efectivos a partir del 20 de junio con 500 agentes en los doce aeropuertos con mayor tráfico de viajeros: Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia, Málaga, Mallorca, Menorca, Ibiza, Tenerife Sur, Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria.

En todo caso, tras el anuncio del Gobierno este martes, desde ALA han moderado el tono y celebran que de cara al verano, Aena «tiene los recursos suficientes para hacer frente al tráfico previsto» y celebran que Enaire haya contratado controladores aéreos adicionales para poder afrontar con garantías la recuperación del turismo.

Te puede interesar

Comentar ()