Economía Preguntas y respuestas

Nuevo sistema de autónomos: ¿por qué los que menos ganan pagan una tarifa del 30%?

Varios repartidores de plataformas digitales se manifiestan en contra de la nueva Ley Rider en Málaga.

Varios repartidores de plataformas digitales se manifiestan en contra de la nueva Ley Rider en Málaga. Álex Zea / Europa Press

Después de seis meses de negociaciones entre el Gobierno y tres asociaciones de autónomos, finalmente hay acuerdo y el nuevo sistema de cotización para el colectivo se aprobará el próximo martes, para entrar en vigor en 2023. El cambio afecta fundamentalmente a las cuotas, pero también a las prestaciones que reciben los trabajadores por cuenta propia, a la tarifa plana y a su relación con Hacienda y la Seguridad Social.

A continuación, resolvemos algunas dudas sobre el nuevo sistema.

¿Por qué los autónomos más pobres pagan un 33% de cuota?

Las nuevas tarifas benefician sobre todo a los autónomos que menos ganan frente al sistema actual. Según el Ministerio, uno de cada dos autónomos ganan menos de 900 euros al mes, y con la reforma aquellos que ganen menos de 670 euros mensuales tendrán que pagar 230 euros de cuota el próximo año, 225 en 2024 y a 200 en 2025. Frente a los 294 de la cuota actual, el ahorro será de 64 euros mensuales el próximo año y de 768 en el conjunto del año, y de 94 al mes, 1.128 al año, en 2025. Mientras, los que más ganan estarán obligados a pagar más del doble que actualmente.

Sin embargo, a muchos les ha sorprendido que, en proporción, los autónomos con menores ingresos netos sean quienes soportan una carga proporcional mayor, ya que la cuota supone solo un 10% de los rendimientos netos de aquellos que ganen más de 6.000 euros, y un 30% de los que ganan menos de 670. ¿Por qué?

Para el Ministerio, la respuesta es clara: este desequilibrio es el que buscan corregir y por eso las nuevas cuotas son más bajas que las actuales para los más desfavorecidos, buscando una mayor equidad del sistema. Pero argumentan que no podían llevar a cabo reducciones más bruscas sin romper el consenso con las asociaciones, y eso es lo que ha primado. También subrayan que el objetivo es ir hacia un modelo en el que todo el mundo haga exactamente el mismo esfuerzo, de un 30,6%, pero progresivamente y con el paso de los años, con el objetivo de conseguir que tengan mejores prestaciones.

Tabla de las nuevas cuotas para los autónomos

Rendimiento neto mensualCuota en 2023Cuota en 2024Cuota en 2025
<=670230225200
> 670 y <=900260253220
>900 y < 1.166,70278274270
>= 1.166,70 y <=1.300291291291
> 1.300 y <=1.500294294294
> 1.500 y <=1.700294294294
> 1.700 y <=1.850310320350
> 1.850 y <=2.030315325370
> 2.030 y <=2.330320330390
> 2.330 y <=2.760330340415
> 2.760 y < =3.190350360440
> 3.190 y <=3.620370380465
> 3.620 y <= 4.050390400490
> 4.050 y <=6.000420445530
> 6.000500530590
Fuente: Upta. E.I. Gráficos

¿Por qué se insiste tanto en el acuerdo entre asociaciones?

Para algunos, el resultado de la negociación se queda corto. Esperaban más. Pero para el Gobierno lo más importante es haber conseguido un acuerdo con las tres asociaciones de autónomos con las que lo ha discutido: la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) -adscrita a la patronal de empresarios CEOE-, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) -ligada a UGT- y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) -cercana a Comisiones Obreras-.

La razón es que la experiencia demuestra que las reformas legislativas que se consensúan con los agentes sociales de ambos lados del espectro político perduran más en el tiempo y son más efectivas, por lo que el esfuerzo merece más la pena. «Miremos la reforma de las pensiones de 2011, que ha avanzado muy bien. En cambio, una reforma muy brusca y precipitada como la de 2013 no tuvo recorrido. Por eso, haber acordado este proceso gradual es muy deseable», señaló Escrivá este jueves ante la Comisión del Pacto de Toledo, en el Congreso.

Por esa misma razón, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, buscó hasta el último momento acordar la reforma laboral con los empresarios de CEOE y Cepyme y con los sindicatos CCOO y UGT, y el mismo Escrivá hizo el pasado julio lo mismo con la primera parte de la reforma de las pensiones. Ambos consiguieron que todas las partes firmasen el acuerdo, contribuyendo a la imagen que Sánchez quiere dar como líder de un gobierno que lleva como bandera el diálogo y el consenso.

¿Va a recaudar más el Gobierno con el cambio?

No. Ni más, ni menos. A pesar de que el Ejecutivo prometió a Bruselas recaudar más con la reforma de los autónomos, por ahora las rebajas de las cuotas a los que menos ganan se compensan con las subidas a los que más ganan, y no se consigue ese objetivo. La idea del Gobierno es conseguir recaudar más una vez avance el periodo de implementación de la reforma, que termina en 2032.

¿Qué son los rendimientos netos a los que hace referencia el nuevo sistema?

Este es el mayor cambio con respecto al sistema anterior, y uno de los asuntos que más se ha debatido con las asociaciones, como este medio ha venido explicando. Antes, la cuota mínima era de 294 euros y los autónomos elegían su base de cotización, independientemente de lo que ganase el trabajador. Ahora, las tarifas se establecen obligatoriamente en base a los rendimientos netos, o ingresos netos, o beneficios netos reales, que resultan de la diferencia entre los ingresos y los gastos que el autónomo tendrá que afrontar para el desarrollo de su actividad. Cuando en este artículo se habla de lo que «gana» el trabajador, se está haciendo referencia a ese rendimiento neto, no a lo que factura o ingresa cada mes.

¿Qué se considera un gasto? Aquí entra Hacienda y sus normas del IRPF, donde se calcula el rendimiento neto, que no cambian con esta reforma. A esos rendimientos se les podrá aplicar una deducción por gastos genéricos del 7%, que en el caso de los autónomos societarios será del 3%. De nuevo, a partir de esos rendimientos se determinarán las bases de cotización y la cuota de cada trabajador durante el año anterior.

Por eso, el autónomo deberá realizar una previsión de ingresos previa en base a la cual pagará una cuota u otra, a través de su portal Importad@s, y después, al término del ejercicio, Hacienda y Seguridad Social cruzarán datos y determinarán la cuota y base que le corresponde. Si la cotización provisional fuese inferior a la que finalmente le corresponda, el trabajador deberá ingresar la diferencia, y si fuese superior, la Tesorería General de la Seguridad Social devolverá la diferencia antes del 31 de mayo del ejercicio siguiente.

Este sistema durará solo hasta 2025, ¿qué pasará después?

No se sabe. Lo pactado, tal y como aparece en el borrador del real decreto ley, es aplicar los cambios decididos durante los próximos tres años y en base a su éxito o fracaso, determinar qué se hará a partir de enero de 2026. Podría continuarse con otros tramos que se negociarían de nuevo con las asociaciones, o con los mismos, o pasarse a un sistema en el que todos los autónomos coticen por un porcentaje concreto, pero en Seguridad Social insisten en que primero deberán evaluarse estos tres años.

¿Cómo queda la tarifa plana?

Sube de los 60 euros actuales a 80 euros al mes. Durante un año, podrán disfrutar de ella todos los autónomos que se den de alta por primera vez o que no hayan estado de alta los dos años anteriores, pero durante un segundo solo podrán beneficiarse de ella quienes ganen menos que el salario mínimo. A partir de 2026, esta cuota reducida la fijarán los presupuestos generales del Estado.

¿Cómo mejora el paro del autónomo?

En 2019, menos de 1.500 trabajadores tuvieron acceso a la prestación por cese de actividad o el coloquialmente llamado paro del autónomo. La cifra es irrisoria, y por eso uno de los principales objetivos de las asociaciones era mejorarlo, como ya se hizo, puntualmente, para los afectados por la erupción del volcán de La Palma, en Canarias.

Ahora, el cese de actividad podrá ser definitivo o temporal, y también podrá ser total o parcial. Para recibir la prestación se deberá acreditar una reducción del nivel de ingresos del 75% frente al año anterior, ya no se exigirá darse de baja de la Seguridad Social. También se crean dos prestaciones extraordinarias como se hizo con la reforma laboral, que activa el consejo de ministros cuando haya crisis a nivel general -como sucedió con la pandemia-, que permitirá percibirla aun siguiendo con el negocio abierto, o a nivel sectorial.

Te puede interesar

Comentar ()
//Cargamos el script de Seedtag una vez el usuario haya consentido en el popup de Didomi ?>