Economía | España Vínculos con Génova

Garamendi se aproxima a Feijóo para asegurarse la reelección a la presidencia de la CEOE

Desde el PP rehúyen postularse a favor de ninguna candidatura que opte a la presidencia de la patronal | La del actual presidente Garamendi, de momento, es la única en firme y se descarta la posibilidad de un candidato alternativo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la segunda jornada de un curso de verano en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la segunda jornada de un curso de verano en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid. Cézaro De Luca / Europa Press

Que las relaciones entre el Partido Popular (PP) de Pablo Casado y el actual presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, no atravesaron su mejor momento en la anterior etapa popular, y que la entrada de la nueva dirección ha permitido calmar las aguas, no es ningún secreto. Hay quienes califican el mandato de Casado como «traumático» para las relaciones históricas de la formación con la patronal, desde la cual también se criticó una notable falta de determinación en las decisiones y en la gestión del abulense. Eso dañó el vínculo entre Génova y la presidencia de la entidad empresarial, llegando a afirmarse que no tenía por qué existir «afinidad» alguna.

A ese clima de malestar entre ambas partes se unieron dos hechos determinantes de fractura entre el ámbito nacional de los populares y el entorno de Garamendi. El primero, la aproximación establecida a las políticas de La Moncloa y del PSOE, al dar su sí tras negociar la reforma laboral de diciembre que acababa con la aprobada por el gobierno previo del PP; algo intolerable en la cúpula. Y, en segundo lugar, los tejemanejes de exsecretario general del partido, Teodoro García Egea, que protagonizó una pinza con el presidente de la patronal catalana Foment del Treball Josep Sánchez Llibre para potenciar una candidatura alternativa de cara a las elecciones de la CEOE, que renueva liderazgo el 23 de noviembre mediante Asamblea Electoral.

Hasta el pasado viernes, Garamendi era el único candidato a la reelección, lo que le garantizaba ostentar el cargo otros cuatro años. Sin embargo, ese horizonte empieza a complicarse dado que el líder de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez, está valorando «seriamente» dar un paso al frente para rivalizar con el empresario vasco. Todo, después de que «importantes organizaciones sectoriales» y de distintos territorios le hayan animado a presentar «una alternativa» para ponerse al frente de la CEOE. Tendrá que despejar la duda antes del próximo 8 de noviembre, cuando termina el plazo. Precisamente, Pérez fue una de las figuras sondeadas por García Egea y el expolítico de CiU. Otros nombres encima de la mesa fueron el del presidente de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV) Salvador Navarro; Miguel Garrido, líder de la madrileña CEIM, o Gerardo Cuerva, de Cepyme.

En Génova rechazan postularse a favor de cualquiera de las posibles candidaturas para presidir la CEOE, porque creen que no les corresponde interferir

Tras el desembarco de Alberto Núñez Feijóo a la presidencia del PP, las relaciones entre la patronal de empresarios y Génova se han restablecido y han mejorado notablemente a través de un diálogo permanente. Así lo aseguran fuentes del equipo del dirigente popular, que aluden directamente a la reunión que ambos mantuvieron el mismo mes de abril, tras su designación, y días después de presentar su propuesta económica -remitida al Gobierno en La Moncloa- para paliar los efectos de la guerra en Ucrania. Al margen de ese encuentro institucional, enmarcado en otras rondas de contactos con los presidentes de Cepyme y Pepe Álvarez y Unai Sordo, de UGT y CCOO, otras fuentes del PP destacan que hay conversaciones frecuentes con la CEOE a distintos niveles.

Preguntados por la posible candidatura alternativa de Pérez, en la dirección nacional descartan postularse a favor de Garamendi o del líder de Faconauto. «No nos corresponde hacerlo», afirman, al mismo tiempo que ponen de ejemplo no sería de recibo que la patronal entrase a opinar sobre las decisiones o los movimientos del PP. Y en general, de cualquier grupo. De igual manera, otros cuadros bien posicionados en la organización, a nivel territorial y parlamentario, persisten en esa idea. «Cada uno podemos tener nuestra preferencia, pero debemos mantenernos al margen», expresa un alto cargo regional, apelando a los problemas internos que ha atravesado recientemente el partido.

Garamendi: «Feijóo es un tío muy responsable, serio y capaz»

Que el acercamiento no parte solo del PP hacia la patronal fue algo que quedó constatado este lunes. En un almuerzo organizado por el Club Siglo XXI, el presidente de la patronal calificó al nuevo líder popular como «un tío muy responsable, muy serio y muy capaz». Y no solo: Garamendi no dudó en asegurar que como presidente de Galicia Feijóo «lo ha hecho muy bien» y lo defendió cuando uno de los presentes en el coloquio deslizó que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha sido utilizada para desacreditar al líder de los populares. «Nunca he oído hablar mal de Feijóo», fue claro.

Garamendi remarcó en abril, tras reunirse con Feijóo, que ve muchísimo margen fiscal para la bajada de impuestos en España

En esta ocasión el cabeza de la CEOE no entró a valorar ninguna de las últimas propuestas del PP, pero no hay que olvidar su respaldo a su plan económico, hace unos meses. Garamendi remarcó en abril su apoyo a la línea marcada por el principal partido de la oposición, asegurando que hay «mucho margen para bajar impuestos en España». «Es bueno que todos hablemos para salir adelante. No es que [ahora] comparta la bajada de impuestos, lo llevo diciendo desde hace cuatro años. Hay muchísimo margen para la bajada de impuestos en España. Hay muchísimo margen fiscal», declaró entonces ante los medios.

A la vez, y preguntado por su cercanía con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, Garamendi defendió la necesidad de llegar a acuerdos con el Gobierno y criticó a aquellos que solo miran las cifras para argumentar que está alineado con Moncloa: «Reducir lo que hemos hecho a 15 acuerdos, cuando han sido importantísimos para este país…», ha lamentado. En la misma línea, ha valorado que la reforma laboral «va a traer algo importante, que no se puede valorar ahora, que es paz social» y ha hecho hincapié en que «los temas que se acuerdan [con los sindicatos y los empresarios] llegan más lejos que los temas de mínimos», puesto que «sea cual sea el próximo Gobierno, este es un tema que ya está acordado». Y en ese sentido ha asegurado que otras leyes no pactadas con los agentes sociales, como la de educación, «sí va a haber que cambiarla».

La cúpula de CEOE descarta la posibilidad de un candidato alternativo

A dos semanas y un día de que termine el plazo para que los candidatos a nuevo presidente de la CEOE se postulen, en la cúpula de la patronal descartan del todo la posibilidad de que a Garamendi le salga un competidor. Han escuchado, claro, las declaraciones de la semana pasada del presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, pero no lo ven un peligro. En lo más alto de CEOE creen que Pérez está no pensando en quitarle la silla a Garamendi, sino más bien en su propia supervivencia como presidente de su patronal -y en las elecciones en el seno de esta- cuando habló así ante los medios.

La posibilidad de que el presidente de Cepyme Gerardo Cuerva, dé la sorpresa haciendo efectivo su paso adelante, es algo que también descartan las mismas fuentes de la cúpula. A pesar de la mala relación entre el también vicepresidente de CEOE y el vasco, que es bien conocida, insisten en que ya ha dado su apoyo a Garamendi en público y en privado. Lo que es cierto es que Cuerva no asistió a la comida de este lunes, si tanto apoya al actual presidente, pero las citadas voces quitan peso a su ausencia y remarcan que él todos los lunes está en su tierra natal, ya que continúa siendo presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE).

Otro ausente en el encuentro del lunes fue Miguel Garrido, que se encontraba en otro evento en la capital. En público, el mismo Garamendi echó balones fuera ante la posibilidad de que a 15 días del fin del plazo le surja un competidor: «En estos momentos todos los territorios menos uno [Foment] me han dado su apoyo, y también grandes sectores como el comercio, la hostelería, el metal, la construcción… Y Gerardo y Granada han apoyado mi candidatura, ha dicho públicamente que no se va a presentar». ¿Entonces? Tanto él como sus aliados atribuyen a los medios gran parte del ruido que se está generando de cara a las elecciones: «Que la verdad no te impida un gran titular».

Te puede interesar

Comentar ()