Economía | Finanzas

Santander está abierto a fusionarse con Sabadell si el BCE se lo pide

santander-oficina-banco-sucursal-ere

Oficina de Santander.

El tablero de la banca española aún puede cambiar de jugadores. Los supervisores continúan empujando para que los bancos resuelvan sus problemas a través de la consolidación mientras el futuro de Sabadell sigue siendo una incógnita. Es por eso que, según fuentes conocedoras de las conversaciones, el Banco Central Europeo (BCE) ha planteado en alguna ocasión a Santander que evalúe la posibilidad de fusionarse con Sabadell, algo a lo que la entidad que preside Ana Botín estaría dispuesta si se ve forzada por el organismo dirigido por Christine Lagarde.

Los supervisores bancarios llevan ya tiempo animando a los bancos a fusionarse entre ellos como salida a los grandes retos a los que se enfrenta el sector, principalmente la baja rentabilidad (en parte causada por el entorno de bajos tipos de interés que impera en la zona euro desde hace años) y la elevada morosidad a la que se enfrentará el sector este año como consecuencia del deterioro económico que ha traído la pandemia.

Es por eso que, de acuerdo con estas fuentes, el BCE sigue insistiendo a las entidades en la necesidad de continuar con la consolidación del sector, visto que el contexto actual no hará sino empeorar sus perspectivas de rentabilidad, que ya eran negativas antes de la llegada de la pandemia.

Entretanto, quiere buscar una solución para Sabadell, que ya intentó fusionarse con BBVA hace algunas semanas mediante una negociación que prácticamente terminó antes de empezar. La entidad se ha ido deshaciendo durante los últimos meses de partes importantes de su negocio en busca de rentabilidad, pero el tiempo se va acabando.

El supervisor, siempre de acuerdo con las mismas fuentes, tiene claro que la fusión entre BBVA y Sabadell no va a poder retomarse debido a las dificultades que frustraron las negociaciones en primer lugar, por lo que Santander aparece como la alternativa más interesante.

El BCE ha planteado en alguna ocasión a Santander la posibilidad de fusionarse con Sabadell, como añaden estas fuentes, lo que cumpliría estos dos objetivos del supervisor. Otras voces del banco, por su parte, consideran que, a nivel operativo, puede enfrentarse a una integración de tal calibre tras la absorción de Popular, si bien solamente aceptaría en el caso de que los reguladores le obligasen. Desde el banco no quisieron hacer comentarios.

Eso sí, fuentes del sector consideran que, antes de planteárselo, Sabadell debería deshacerse de ciertos activos, como su participación en TSB, su filial británica, que ya se plantea vender.

«Una liga distinta»

De forma oficial, el mensaje que envía el banco es que no necesita fusionarse con ninguna otra entidad para reforzarse, puesto que juega «en una liga distinta», en la liga «global», la de los grandes bancos, más allá del mercado doméstico. Así lo explicó la propia Ana Botín a sus empleados hace algunas semanas.

No en vano, pese a que el gigante bancario en el que se convertirá CaixaBank en los próximos meses liderará el mercado español, Santander ostentará el segundo puesto con un volumen de activos que supera los 350.000 millones de euros solo en este país. Es por eso que el banco no tiene urgencia por aumentar sus posiciones en España.

Sin embargo, 2021 va a ser para los bancos un año muy duro, en el que aflorará, previsiblemente, una elevada morosidad, que pondrá a más de uno contra las cuerdas. Pese a que aún rodea una gran incertidumbre al nivel que podría alcanzar por la falta de conocimiento sobre el final de la crisis sanitaria, en el sector se da por sentado que será un año complicado, por lo que los planes que cada entidad tiene a día de hoy pueden cambiar mañana.

Te puede interesar

Comentar ()