España

Interior reconoce 11 visitas de autoridades a presos etarras durante el estado de alarma

Vox critica que, mientras los españoles “no podían enterrar a sus seres queridos” por las restricciones que se aplicaron para tratar de contener la pandemia, los diputados de Bildu “tuvieron libertad de movimiento por toda España para visitar a los etarras”

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, en la comisión de Interior.

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, en la comisión de Interior del Congreso de los Diputados.

El Gobierno ha cifrado en 11 las visitas que durante el estado de alarma realizaron autoridades a diversas cárceles del país en las que cumplen condena internos relacionados con la banda terrorista ETA. Hasta el momento habían trascendido algunas, como la llevada a cabo por el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu a la de Jaén, pero se desconocía el número exacto.

La cifra se detalla en la respuesta ofrecida por el Ejecutivo a la iniciativa que los parlamentarios de Vox Macarena Olona, Francisco José Alcaraz y Tomás Fernández presentaron el pasado 22 de junio, justo al día siguiente de que se levantara el estado de alarma tras más de tres meses. La petición incluía una copia de las autorizaciones que hubiera emitido el Ministerio del Interior para que los diputados de Bildu se hubieran podido desplazar a otras comunidades mientras se mantenían vigentes restricciones de movimientos para contener la propagación de la covid-19.

Según se desglosa en la contestación, la primera visita se llevó a cabo el 8 de junio y tuvo como escenario el centro penitenciario Murcia II. Según el último listado publicado por la asociación de familiares de presos de la banda (Etxerat), en dicha prisión había a principios de este mes ocho reclusos vinculados a ETA.

Vox critica que los diputados de Bildu tuvieran «libertad de movimiento» mientras los españoles «no podían enterrar a sus seres queridos»

Al día siguiente, la cárcel elegida fue la de Valdemoro (Madrid), donde cumple condena Mikel Otegi Unanue, autor del doble asesinato a ertzainas en Itsadondo (Gipuzkoa), y el día 10 la coruñesa de Teixeiro, en cuyas celdas cumplen pena seis etarras.

Antes de que se levantaran las restricciones de movimientos y se iniciara la ‘nueva normalidad’, hubo también visitas de autoridades a las prisiones de Jaén (el 15 de junio), Daroca-Zaragoza (17) y a Herrera-Ciudad Real y Soria (ambas el 19). El día que se registraron más desplazamientos fue el jueves 18 de junio, concretamente a Badajoz, Córdoba, Huelva y Sevilla.

«La inmoralidad de este Gobierno y, en particular, del ministro del Interior Marlaska no conoce límites. Mientras los españoles no podían desplazarse durante el estado de alarma a enterrar a sus seres queridos, se confirma que los diputados de EH Bildu tuvieron libertad de movimiento por toda España para visitar a los etarras presos. Con este Gobierno hay que pedir perdón por decir ‘Viva el Rey’, pero tienes total libertad si gritas ‘Gora ETA», declara a este diario Macarena Olona, portavoz adjunta de Vox.

En su opinión, el Gobierno avanza en la «rendición total frente al separatismo vasco» al estar negociando «presupuestos por presos». En este sentido, Olona añade que «cada diputado que ocupa un escaño en el hemiciclo tendrá que decidir en qué lado se sitúa cuando tenga que votar» la moción de censura que promueve la formación que lidera Santiago Abascal.

Albolote, Almería, Burgos…

Una vez que el Gobierno de Pedro Sánchez levantó el estado de alarma el pasado 21 de junio tras seis prórrogas, se produjeron visitas a los centros penitenciarios de Albolote-Granada y Almería (día 22), Cáceres (24), Ávila (30), Burgos (1 de julio), Asturias (2 de julio) y A Lama-Pontevedra (7 de julio).

En su respuesta, a la que ha tenido acceso este diario, el Ejecutivo recuerda que las visitas de autoridades no requieren autorización expresa por parte del Ministerio del Interior, bastando «únicamente» la presentación de la «acreditación del visitante como tal». La competencia es de la dirección del centro penitenciario, subraya.

El pasado 24 de junio, durante el pleno del Congreso, el ministro Grande-Marlaska defendió el derecho de cualquier diputado a visitar las prisiones tras ser interpelado por el diputado de Vox Ignacio Gil-Lázaro. Éste le había acusado de facilitar durante las semanas previas el encuentro de Bildu en las cárceles con representantes del colectivo de presos para negociar un acuerdo que permitiera la concesión de beneficios penitenciarios y el acercamiento a prisiones cercanas al País Vasco a cambio del apoyo a los Presupuestos.

«Los diputados de Bildu, como ustedes mismos, son autoridades públicas y tienen el derecho y la obligación de ejercer sus funciones en los términos que entiendan convenientes y controlar las instituciones. ¿Esto se va a poner en duda? Mire, le voy a recordar una cuestión; ustedes también han visitado instituciones penitenciarias, centros penitenciarios, quizá no con la finalidad de controlar debidamente a la autoridad y dar una imagen y poder confrontar ideas. Le repito que se aplicará siempre la ley. Ustedes fueron a la cárcel de Huelva y se les autorizó a hacer un mitin electoral», mantuvo el ministro del Interior.

Acercamiento de presos con Pedro Sánchez

Según los últimos datos difundidos por el colectivo Etxerat, a fecha de 6 de septiembre había ocho presos etarras en cárceles del País Vasco y 185 repartidos en 40 centros penitenciarios del resto del país. Puerto III, en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, es con 10 el que más internos de la banda alberga.

Esa cifra ya ha bajado, puesto que Rufino Arriaga Arruabarrena ya ha abandonado la prisión tras cumplir condena (Sevilla II) y porque la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias acordó el pasado 18 de septiembre acercar a Unai Fano Aldasoro desde la cárcel de Soria a la de Bilbao. El departamento de Interior acordó ese mismo día otros cuatro acercamientos a penales más próximos al País Vasco. Así, Juan Carlos Herrador ha pasado de Ocaña I (Toledo) a El Dueso (Cantabria), Lierni Armendaritz de A Lama a El Dueso, Jesús Arcauz de Murcia II a Valladolid y Gorka Loran de Algeciras (Cádiz) a Dueñas (Palencia).

Desde que Pedro Sánchez llegó a la Presidencia del Gobierno en junio de 2018 tras prosperar la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy, el Gobierno ha acercado ya a un total de 63 presos de la banda terrorista ETA a cárceles del País Vasco y Navarra.

Comentar ()