España

El Corte Inglés ficha a un comisario al que Grande-Marlaska acaba de dar una medalla pensionada

Eloy Quirós se acaba de incorporar al equipo de seguridad del grupo de distribución tras jubilarse como policía el pasado mes de agosto / El mando ha estado al frente de la Comisaría General de Policía Judicial durante los últimos cuatro años

Eloy Quirós, cuando asumió el cargo de comisario general de Policía Judicial.

Eloy Quirós, cuando asumió el cargo de comisario general de Policía Judicial. M. INTERIOR

El Corte Inglés acaba de incorporar a su equipo de seguridad a Eloy Quirós, que se había jubilado el pasado mes de agosto tras haber estado al mando de la Comisaría General de Policía Judicial durante los últimos cuatro años y al que el ministro Grande-Marlaska ha concedido esta semana una medalla pensionada tras más de cuatro décadas de servicio en el Cuerpo Nacional.

Tanto el grupo de distribución como el funcionario ya retirado han confirmado a El Independiente la contratación, si bien han eludido precisar qué día concreto se inició esta relación laboral -causó baja en la Policía el pasado 8 de agosto- y detalles sobre el puesto que ha empezado a ocupar. El comisario principal pasa así a engrosar la lista de mandos policiales que continuaron su labor en la iniciativa privada tras dejar la Policía.

Eloy Quirós es uno de los cuatro funcionarios (tres de la escala superior y ya jubilados) a los que la Dirección General acaba de conceder la medalla de plata al mérito policial con motivo de la festividad de los ángeles custodios, patrón del Cuerpo. El agente en activo al que se le ha otorgado es el inspector Francisco Javier González Suárez, que resultó gravemente herido a principios de mes en Algeciras tras ser embestido por un vehículo cargado con fardos de hachís cuando se encontraba de servicio. 

Listado del Ministerio del Interior en el que se detalla la concesión a Eloy Quirós de la medalla de plata.

La medalla de plata conlleva la percepción vitalicia de una pensión equivalente al 15 % del sueldo de que disfrutaba el funcionario en el momento de la jubilación, según estipula en su artículo octavo la Ley de condecoraciones policiales. Dicha recompensa sólo es superada por la de oro (20 %), que no se impone desde septiembre de 2017. Fue a título póstumo al subinspector Blas Gámez Ortiz, asesinado en Valencia durante una actuación policial.

La medalla de plata permite a Quirós elevar su pensión en una cantidad equivalente al 15 % del sueldo que cobraba como policía

El otorgamiento de estos reconocimientos está rodeado de polémica todos los años, por cuanto los sindicatos entienden que en muchos casos se entregan a mandos en los que no concurren el requisito principal exigido por la normativa -haber asumido un riesgo o peligro personal en el desempeño de un servicio- en detrimento de otros agentes.

Para ser merecedor de la cruz de la medalla de oro o de plata al mérito policial, la ley requiere que el beneficiario haya resultado «muerto en acto de servicio» sin que hubiera mediado imprudencia, haber sufrido «mutilaciones o heridas graves», dirigir o realizar un servicio de «trascendental importancia», tener una actuación «ejemplar y extraordinaria» o reunir «méritos extraordinarios».

No es la primera vez que un alto responsable policial se enrola en una empresa privada tras retirarse y después de habérsele concedido una medalla que apareja recompensa económica. Como botón de muestra, Florentino Villabona se incorporó a LaLiga como director de Integridad y Seguridad en junio de 2018, siete meses después de jubilarse como Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía.

Como ahora Grande-Marlaska, el entonces ministro del Interior -Juan Ignacio Zoido (PP)- premió el trabajo de Villabona concediéndole la medalla de plata al mérito policial. El otorgamiento se publicó en la orden general de la Policía el 4 de diciembre de 2017.

Licenciado en Derecho en 1995, el comisario principal Eloy Quirós ingresó en la Escuela General de Policía en septiembre de 1977 y alcanzó su techo en el Cuerpo Nacional el 30 de septiembre de 2016, cuando dejó la Jefatura de la Unidad Central de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) al ser designado comisario general de Policía Judicial en sustitución de Santiago Sánchez Pacheco. Entonces se encontraba Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior y el director general de la Policía era Ignacio Cosidó, hoy senador por designación de las Cortes de Castilla y León.

Macrocausas judiciales

La Comisaría General de Policía Judicial es uno de los pilares en la estructura orgánica del Cuerpo Nacional. De ella dependen unidades clave en la investigación de delitos, como la encargada de la lucha contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). A este grupo le han asignado las pesquisas en sonadas macrocausas judiciales de corrupción política, como el caso Gürtel o el de los Pujol.

Con una plantilla formada por más de un millar de agentes, de esta comisaría dependen también la Udyco, la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), la Unidad Central de Inteligencia Criminal (UCIC) y la Unidad Central de Atención a la Familia y Mujer (UFAM).

El sucesor de Eloy Quirós al frente de Policía Judicial desde la semana pasada es Rafael Pérez Pérez, el mando que ocupaba la secretaría general de dicha comisaría tras haber pasado -entre otros destinos- por la Udyco y la Unidad Central de Ciberdelincuencia.

Comentar ()