España

Sánchez intenta salvar su legislatura y anuncia 800.000 puestos de trabajo

Pedro Sánchez, en La Moncloa.

Sánchez durante la presentación en Moncloa del Plan de Recuperación EFE

El presidente del Gobierno ha solemnizado la presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, o, lo que es lo mismo el plan de reconstrucción con el que administrar la ayuda europea de 140.000 millones en transferencias y créditos a devolver. Entre sus anuncios destaca el compromiso de creación de 800.000 puestos de trabajo en lo que queda de legislatura. De hecho, ha adelantado que se primarán aquellos planes y proyectos que puedan implementarse en estos tres años, justos los de su actual presidencia. Además, se adelantarán 27.000 millones del Plan en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

Sánchez se ha rodeado, de forma telemática, de todo su consejo de ministros, de los agentes sociales, de representantes empresariales y de comunicación y de los embajadores de los 27 países de la Unión. Hasta ha contado con la colaboración del pianista James Rhodes, que ha interpretado el Himno de la Alegría, que es el himno de Europa. La factoría Iván Redondo se ha hecho notar en toda su extensión.

Con un retraso de tres cuartos de hora sobre el horario previsto, ante un total de 200 invitados y sin el despliegue de banderas que venía siendo habitual, Sánchez ha arrancado su intervención hablando de la España de la Transición, anterior a la entrada del país en la Unión. Una España «por definir, por construir, y con la mirada puesta en Europa». Lo que vino a continuación fue la historia «de un éxito colectivo». «Demostramos lo que somos, un país que cuando quiere, puede».

Hoy, las circunstancias «son diferentes». Con la pandemia del Covid «todo se detuvo», pero «decidimos resistir para avanzar. Actuamos con una batería de medidas destinada a proteger a los ciudadanos», ha proseguido para hacer un repaso pormenorizado del escudo social puesta en marcha estos meses como el ingreso mínimo vital o las moratorias hipotecarias.

Y «frente al griterío partidista, todo esto lo estamos haciendo sobre la fuerza de la unión», con la colaboración de los agentes sociales y el ejemplo de Europa, que «ha estado a al altura del desafío que tenemos por delante. Ha dado una respuesta solidaria y unida».

El Plan pretende diseñar el país de los próximos seis años, abordando un proceso de modernización de España. «Tenemos todo lo necesario, infraestructuras, talento, visión e instrumentos para lograrlo». En este sentido ha querido lanzar un mensaje de cierto optimismo en ese futuro a pesar de las negativas previsiones en PIB y en desempleo que hace el propio gobierno. No obstante, el plan se centrará en los proyectos de los próximos tres años, coincidiendo con la actual legislatura, esto es, 72.000 millones de euros para el periodo 2021-2023.

Ley de Contratos del Sector Público

Entre las principales novedades del plan está, tal y como adelantó El Independiente, la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público y de la Ley General de Subvenciones, que se rebajarán para agilizar aquellos proyectos que reciban inyección de la UE. La ley de Contratos se endureció, precisamente, para evitar discreccionalidades y luchar contra la corrupción.

Reforma de las políticas activas de empleo, sistema fiscal justo, justicia intergeneracional, eliminación de las brechas de género o creación de aulas digitales son otras de las propuestas que incluye un plan que gira en torno a diez grandes capítulos: agenda urbana, rural y lucha contra la despoblación; infraestructuras y ecología; transición energética justa e inclusiva; modernización de las administraciones públicas; digitalización del sector productivo; pacto por la ciencia, la innovación y el sistema de salud; educación y conocimiento; nueva economía de los cuidados y políticas de empleo; desarrollo del deporte y de la industria de la cultura y, por ultimo, la modernización del sistema fiscal.

Además se crearán órganos de control con la constitución de una unidad de seguimiento y se dará cuenta del uso de los fondos en el Congreso de los Diputados. Asimismo, se reactivará la conferencia sectorial de fondos europeos y otros mecanismos que faciliten la implicación de las Comunidades Autónomas.

Sánchez hace un llamamiento a la unidad «en una encrucijada decisiva»

Por último, tras una hora de intervención, ha lanzado un exhorto a la unidad. Entiende Sánchez que «nunca nuestro país ha necesitado tanto la lealtad de todas las fuerzas políticas». No se reclama, ha agregado, «un apoyo ciego, pero sí una colaboración mínima por el bien general» . Hay dos caminos, el de la política «para buscar puntos de encuentro» y la antipolítica «para señalar culpables, a veces imaginarios, fomentar el odio y enfrentar a la sociedad». En definitiva, «estamos en una encrucijada decisiva» que sólo puede resolverse con la colaboración o con la «trifulca, que sólo genera desazón y rabia que es lo que sienten miles de españoles».

«Estos momentos amargos pasarán y es ahora cuando debemos sobreponernos a este golpe y convertirlo en una oportunidad de avance. Será un camino lleno de dificultades, no me cabe duda, pero debo reiterar mi confianza en las capacidades de la sociedad española», ha conluido.

Por la tarde, proseguirá la presentación, más sectorializada a cuenta de los cuatro vicepresidentes del Gobierno, esto es, Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

Comentar ()