España 'CASO BBVA'

El juez admite investigar los correos sobre el espionaje de Villarejo al 'grupo hostil'

El magistrado García-Castellón no ve motivos en este momento para acusar también por organización criminal a los imputados en esta pieza del 'caso Villarejo' y accede a citar como testigo a la secretaria del ex jefe de Seguridad del BBVA

El ex ministro Miguel Sebastián, en una comparecencia en el Congreso.

El ex ministro Miguel Sebastián, en una comparecencia en el Congreso. EP

El juez de la Audiencia Nacional que investiga los encargos del BBVA a José Manuel Villarejo ha dado luz verde a que la Policía analice los correos relativos al encargo que la entidad financiera hizo al comisario hoy preso en relación con el llamado ‘grupo hostil’, a cuyos miembros ordenó espiar presuntamente al sospechar la dirección del banco que querían hacerse con el control del consejo de administración a finales de 2004.

En un auto fechado este martes, el magistrado Manuel García-Castellón accede a la petición que habían formulado varias acusaciones. La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) pedía que se recabaran todas las fuentes de Información de los llamados ‘custodios’ para una «mejor comprensión del grado de autoría y participación» de diversas personas.

Por su parte, Luis del Rivero Asensio, José Miguel Ampuero y Vicente Benedito -integrantes del citado grupo junto al ex ministro Miguel Sebastián, el empresario Juan Abelló y el ex vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Carlos Arenillas- solicitaban que se requiriera a la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) la aportación de los 442.999 hits (palabras clave o ítems) que aparecen en el informe interno encargado por el banco, el denominado forensic, relativas a ‘grupo hostil’ para que la Policía pudiera elaborar un informe pericial sobre esta línea de investigación.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional acuerda poner a disposición de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía los 2,3 millones de hits obtenidos por PwC al aplicar las palabras clave -entre los que se incluye los 442.999 que reclamaban los peticionarios- para que puedan llevar a cabo una «nueva búsqueda», circunscribiéndose ésta a los nombres de los encargos encomendados por la entidad financiera a la empresa Cenyt de Villarejo y a los principales investigados en dicho proyecto.

El informe interno que PwC ha elaborado a petición del BBVA se basa en un método denominado informe de calor para hacer una selección de la información más relevante entre toda la aportada por el banco, que fueron millones de archivos digitalizados. Esta selección se realiza cruzando palabras clave o ítems (hits) con custodios, los nombres de responsables del banco elegidos. Así, al introducir el nombre del trabajador o ex trabajador de la entidad, se hace una selección de ítems en todos sus correos y archivos relacionados con Villarejo, su empresa Cenyt, sus socios o cualquier otra palabra clave relacionada con la investigación de la Audiencia Nacional.

El juez considera «injustificado» imputar también por organización criminal a los ya investigados

El banco, investigado en la causa como persona jurídica, ha puesto a disposición del juzgado los 2,3 millones de hits, si bien ha demandado salvaguardas en el manejo de la documentación a fin de que se respete el secreto bancario y empresarial y no se aproveche la información para fines ajenos a esta instrucción judicial.

«De este modo, este magistrado es quien ya filtra la búsqueda, delimitando claramente el criterio, como solicitaba el Ministerio Fiscal, si bien se encarga la materialización de la diligencia a la Unidad de Asuntos Internos», razona García-Castellón. Éste ordena que, una vez terminada la búsqueda, se le informe de los resultados y se devuelvan los hits al BBVA.

Del Rivero, Ampuero, Benedito, Sebastián, Abelló y Arenillas se personaron en esta pieza separada del caso Villarejo tras conocerse que el banco encargó al polémico policía en 2004 que les investigara al entender que promovían un movimiento con el que se intentó desbancar a Francisco González de la presidencia de la entidad. El comisario bautizó aquel trabajo como Operación Trampa, según se detalla en la documentación que consta en el sumario.

No imputa organización criminal

En su resolución, el instructor resuelve otras peticiones que habían formulado diversas partes personadas en el procedimiento. Así, rechaza acusar a los imputados también por organización criminal, como le había pedido la acusación particular que ejerce Luis Pineda en nombre de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc). En su opinión, esa solicitud resulta «prematura», «injustificada», «indiscriminada», «inmotivada», carece de «concreción fáctica y temporal» y es «innecesaria» en este momento procesal.

Tampoco ve motivos para abrir una pieza separada sobre los delitos de cohecho que supuestamente se derivarían de regalos navideños y pagos de comidas a comisarías, al no apreciar «indicios suficientes» que permitan vincular esas dádivas a la contratación de Grupo Cenyt por parte de la entidad financiera que presidía Francisco González.

Por el contrario, sí admite otra de las diligencias solicitadas por Pineda: llamar como testigo a la secretaria del ex director de seguridad del BBVA Julio Corrochano, uno de los principales imputados en la causa. Este ex directivo fue el que realizaba los encargos a Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

Igualmente, el instructor admite que comparezca nuevamente como investigado Antonio Béjar, ex directivo del BBVA. El banco, asimismo, tendrá que aportar el organigrama completo del departamento de Seguridad desde 2004 a la actualidad y la relación de personas adscritos a dicho servicio, identificando sus correos electrónicos corporativos.

Comentar ()