España

Garriga (Vox) defiende la moción y arremete contra el Gobierno ante la "inacción" del PP

El diputado de Vox por Barcelona ha lamentado la "actitud pasiva" de Casado ante el Gobierno de "la muerte" y de la "mentira"

El diputado de Vox, Ignacio Garriga, defiende en la tribuna la moción de censura contra el Gobierno. EFE

El diputado de Vox por Barcelona y candidato a las elecciones catalanas por la formación, Ignacio Garriga, ha sido el primero en subir a la tribuna del Congreso de los Diputados para defender la moción de censura contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha atacado por representar la «ruina», la «mentira» y la «muerte» y sobre el que ha lanzado duras acusaciones por sus pactos con formaciones como EH Bildu «con tal de colmar su ambición de poder».

El dirigente ha llegado a asegurar que «ETA no ha sido derrotada» -justo cuando se cumplen 9 años de su disolución– y que la banda terrorista «ha encontrado el amparo constitucional del PNV, del PSOE y de la izquierda radical de este Gobierno». En este punto, ha llegado a aseverar que al Ejecutivo «nunca le importaron las víctimas y las personas asesinadas» por ETA, y ha evidenciado las contradicciones del propio Sánchez tirando de hemeroteca y recordando que el también líder del PSOE «llegó a la presidencia mintiendo» y «ha hecho de esta práctica su forma de gobernar».

Durante algo más de una hora, Garriga ha repasado uno a uno los puntos que justifican, a su juicio, una moción de censura condenada al fracaso en plena segunda ola de la pandemia, haciendo especial hincapié en la alianza del Ejecutivo con «aquellos que quieren destruir España», en relación al nacionalismo vasco y catalán, sobre los que ha sugerido su ilegalización por suponer «una grave anomalía democrática». También ha arremetido contra el Gobierno por su gestión durante la pandemia, responsabilizando en este caso tanto a Sánchez como al ministro de Sanidad, Salvdor Illa, por su actuación «negligente» que ha provocado «miles de muertes».

Tal y como estaba previsto, los primeros minutos del debate de la moción no han sido utilizados únicamente para censurar al Gobierno, sino también para dejar en una situación complicada a Ciudadanos y, sobre todo, al PP por su «inacción» y por haber adoptado una «actitud pasiva» y no actuar ante un «Gobierno ilegítimo». Garriga ha defendido que el de Vox es el camino para construir una «alternativa que ofrezca un camino distinto al de la resignación», y ha lamentado en múltiples ocasiones a lo largo de su discurso que el resto de grupos de la oposición se resista a apoyar una moción que «nunca, en toda la historia, ha estado tan justificada como la presente». Y sentenciaba con un ataque directo a Pablo Casado: quien no apoye la moción, «perderá».

La jornada ha comenzado sin que el PP haya desvelado aún cuál será el sentido de su voto a la moción de censura de Vox, y todo apunta que será el líder del partido, Pablo Casado, el que lo revele en el mismo momento de su intervención en el Congreso, que se prevé que no se produzca hasta este jueves. Minutos antes de que diese comienzo el debate, el secretario general del partido, Teodoro García Egea, ha lamentado ante los medios de comunicación a la entrada de las Cortes que la moción es una «pérdida de tiempo» ante la «grave situación que atraviesa España».

La formación que dirige Santiago Abascal, con 52 diputados, afronta el debate a sabiendas de que la moción fracasará y que el jueves, cuando las luces del hemiciclo se apaguen, Sánchez e Iglesias seguirán en Moncloa, y él en la oposición. La clave está, sin embargo, en todo lo que esconde la propuesta: en qué parte de esa oposición queda Vox tras la iniciativa, habida cuenta de las dudas del PP al respecto; cuál será su trasposición en las encuestas; y si conseguirá desgastar o reforzar al Gobierno de coalición.

Comentar ()