España

Stampa no consigue los apoyos ni de su asociación para seguir en Anticorrupción

Fuentes del Consejo Fiscal indican que en la decisión para no asignar una plaza a Ignacio Stampa y sí a otros fiscales se ha tenido en cuenta, entre otras capacidades y méritos, la "especial prudencia y discreción en el ejercicio de las funciones del cargo"

El fiscal Ignacio Stampa. Diario de Lanzarote.

El fiscal Ignacio Stampa, que se hacía cargo junto a Miguel Serrano del caso Tándem, la macrocausa que se sigue en la Audiencia Nacional contra el comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, no ha recibido «apoyo alguno» de los vocales del Consejo Fiscal -ni de los de la Asociación de Fiscales a la que pertenece ni de la Unión Progresista de Fiscales- para acceder a una plaza de la Fiscalía Anticorrupción, donde se encontraba en comisión de servicios, por lo que tendrá que abandonar la investigación del caso Villarejo.

Fuentes del Consejo Fiscal consultadas por El Independiente afirman que para tomar la decisión de dejarle fuera de los ocho elegidos para la plaza fija en Anticorrupción de entre los 15 candidatos que optaban a ésta se ha tenido en cuenta, además de la comparación de capacidades, méritos y trayectoria, la «especial prudencia y discreción en el ejercicio de las funciones del cargo».

Las fuentes consultadas afirman que en ningún momento, durante el Consejo Fiscal celebrado este martes, se pusieron sobre la mesa «aspectos negativos» sobre el fiscal del caso Villarejo ni se mencionaron las noticias publicadas en prensa sobre su supuesta relación o connivencia que tuviera con la abogada de Podemos, Marta Flor Núñez, en la pieza Dina del caso Villarejo que denunciaron Vox y el comisario, motivo por el que la Fiscalía de Madrid abrió una investigación que ha pedido archivar al Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Tampoco se mencionó, según afirman las citadas fuentes fiscales, que la Fiscalía le abriera una investigación interna para valorar los hechos publicados en prensa, puesto que ésta fue archivada. Pesaron, principalmente a favor del fiscal Luis Rodríguez Sol y en detrimento de Stampa, su gran experiencia en Anticorrupción e internacional, puesto que fue Magistrado de enlace en Italia.

«A estos niveles de profesionalidad es muy difícil decidirse por el candidato al que asignar la plaza. Todos tienen un currículum excelente, muchos de ellos con una trayectoria internacional impensable hace años», afirman las fuentes consultadas. Los fiscales Anticorrupción cuyo nombramiento sí salió adelante son: Inmaculada Violán González, Miguel Serrano Solís, Luis Rodríguez Sol, Belén Dorremochea Fernández, César de Rivas Verdes-Montenegro, Alejandro Cabaleiro Armesto, Irene Rodríguez Acuña y Jorge Andújar Hernández. También se asignó una plaza para comisión de servicios en Anticorrupción a Pilar Santamaría Villalaín.

Navajas no participó

Los cinco vocales de la Asociación de Fiscales, a la que pertenece Stampa, ya habían acordado su decisión sobre los fiscales a los que propondrían y los que no antes de la celebración del Consejo. Esta práctica de «agrupar el voto» es habitual para que tenga «más fuerza», explican fuentes de dicha asociación que participaron en la propuesta.

Además de los nueve vocales de las dos asociaciones, la decisión de dejar sin plaza a Stampa también fue del fiscal inspector Fausto Cartagena, por lo que la fiscal general, Dolores Delgado, decidió finalmente no proponerle, aunque los votos del Consejo Fiscal no fueran vinculantes. Sí propuso a su compañero Miguel Serrano, al que respaldaron los cuatro vocales de la Unión Progresista de Ficales (UPF) y Cartagena.

El número dos de la Fiscalía, el teniente fiscal Luis Navajas, no participó en la deliberación para proponer las plazas de la Fiscalía Anticorrupción, ni del fiscal de Sala Jefe de la Sección Penal del Tribunal Supremo -en la que el Consejo Fiscal, con los votos a favor de la UPF eligió a José Javier Huete, de AF, y dejó fuera al fiscal del procés Javier Zaragoza, de UPF- ni tampoco en la deliberación para la plaza de fiscal de Sala de la Fiscalía Togada del Tribunal Supremo a la que optaba la también fiscal del procés, Consuelo Madrigal.

No es de extrañar que Navajas se abstuviera en dichas propuestas después de las manifestaciones públicas que hizo en Okdiario y Onda Cero. Por un lado afirmó que le parecía «escandalosa» la relación que Stampa mantenía con la abogada de Podemos Marta Flor Núñez y que él lo «habría apartado» de la comisión de servicios. Por otro, afirmó que la fiscal Consuelo Madrigal y otro fiscal del procés le visitaron en su despacho para tratar de influir contra el Gobierno en su informe sobre las querellas de la gestión de la pandemia de coronavirus. «Con esa tropa no voy a la guerra», llegó a decir sobre ellos.

Villarejo: «¿No te han echado todavía?»

Respecto al fiscal Stampa que queda fuera del caso Villarejo, Navajas se desdijo de sus palabras sobre él en un escrito remitido a la Fiscalía General del Estado el pasado 16 de octubre. Fueron «desafortunadas por imprudentes» al haberse hecho «eco» de publicaciones periodísticas. «Ahora sé que eran rotundamente falsas en lo que al sr. Stampa Fuente se referían, sin hacer las comprobaciones a que por mi cargo estaba obligado», expuso en su escrito.

Cuatro días antes de quedarse sin plaza en Anticorrupción, Stampa participó en la última operación contra Villarejo impulsada por la Fiscalía y con la aprobación de la Audiencia Nacional. La Fiscalía sospecha que el comisario distribuyó, desde la cárcel y con ayuda de su esposa y de dos presos que coincidieron con él en la cárcel de Estremera, información confidencial a la que accedió como policía.

El pasado viernes, en el marco de una nueva pieza de investigación (la número 28) del caso, los fiscales detuvieron a la esposa de Villarejo y sus otros tres presuntos colaboradores en la supuesta venta de información confidencial por cantidades millonarias. También registraron la celda del comisario en el módulo destinado a miembros de fuerzas de seguridad. Cuando el fiscal Stampa entró en la celda, Villarejo le gritó: «¿Todavía no te han echado?», así como otros insultos que, según fuentes próximas al comisario, «se han admitido como libertad de expresión contra los Borbones».

Comentar ()