España | Salud

Ayuso no cerrará Madrid si el Gobierno no le permite hacerlo sólo durante el puente

Castilla y León,Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía sí han decretado el cierre perimetral de sus comunidades hasta el 9 de noviembre

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

Madrid volverá a ser la excepción de la regla. El pulso político entre el Gobierno e Isabel Díaz Ayuso vuelve a su máxima expresión después de que la líder autonómica haya solicitado por carta al Ejecutivo un cierre perimetral particular: confinar la región únicamente durante el puente de Todos los Santos, un cierre «por días», que pueda retirarse tras el fin de semana. Se trata de una medida que va en contraposición con lo decretado por Castilla y León, Castilla-La Mancha y otras autonomías, como Murcia y Andalucía, que han anunciado sendos confinamientos de sus territorios hasta el próximo 9 de noviembre.

Con su postura, Ayuso vuelve a poner en un aprieto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque la decisión es clara: si el Gobierno no lo autoriza, Madrid no cerrará sus puertas este fin de semana. Tal y como referencia en la misiva enviada a Moncloa, el Real Decreto del estado de alarma permite a la autoridad competente delegada, en este caso a Díaz Ayuso, plantear las limitaciones pertinentes, pero necesita el permiso del Ejecutivo porque «la eficacia de la medida no podrá ser inferior a siete días naturales» según la norma, y Ayuso plantea aplicar el confinamiento perimetral sólo para un fin de semana.

Ayuso ha asegurado que comparte la necesidad de controlar los movimientos durante el puente, que ha cifrado en un millón, pero ha defendido que los cierres largos no están probados como exitosos. Prefiere la presidenta «esperar» para comprobar el efecto epidemiológico de un confinamiento de tres días para decidir si decreta o no el cierre de la región también durante el puente de la Almudena, aunque ha descartado seguir el ejemplo de otras autonomías y aprobar un blindaje del tirón al menos durante la próxima semana.

Reta de nuevo la líder regional también al ministro de Sanidad, al defender con ahínco que la limitación de movimiento «sólo en las zonas donde es estrictamente necesario», por áreas básicas de salud, es una estrategia que «funciona» y «los datos nos avalan». Hace días, Salvador Illa decretó el cierre de diez municipios de Madrid, incluida la capital, y no escuchó el criterio de Ayuso de confinar sólo barrios, lo que desató la enésima guerra entre administraciones que amenaza con recrudecerse en estos momentos. «La Comunidad de Madrid sabe lo que está haciendo porque tiene un plan”, sentenciaba Ayuso.

La líder madrileña, junto a los presidentes de Castilla-La Mancha y de Castilla y León, Emiliano García-Page y Alfonso Fernández Mañueco, ha comparecido después de mantener una reunión conjunta en la que se había llegado a un «principio de acuerdo» para garantizar «la coordinación» de las tres regiones. Castilla y León y Castilla-La Mancha han decretado el cierre perimetral de sus correspondientes autonomías hasta el 9 de noviembre, y Madrid cerrará también sus fronteras siempre y cuando el Gobierno central permita hacerlo únicamente este fin de semana, para evitar desplazamientos masivos.

Ayuso contraviene, en parte, las peticiones de su vicepresidente, Ignacio Aguado, que pedía un cierre perimetral completo hasta el próximo 9 de noviembre, aunque reconocía que era una decisión que competía a la presidenta porque «es su responsabilidad».

Aguado ha advertido este miércoles de que «no nos quedan muchas balas en la recámara. O somos capaces de reducir contagios y la ocupación de camas de UCI o estamos comprando muchas papeletas en la tómbola para el confinamiento total». «No estamos para fiestas ni para puentes y si no hacemos las cosas bien se expande», ha añadido el dirigente naranja.

A lo largo de esta festividad, que en la Comunidad de Madrid se ha desplazado al lunes 2 de noviembre, los residentes de las 32 zonas básicas de salud (ZBS) restringidas sólo podrán ir a un cementerio fuera de su ZBS «en el caso justificado de un entierro», según ha aclarado este miércoles la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, salvo dicha «excepción», sí se pueden visitar los cementerios que se encuentren dentro de una ZBS restringida, como el de La Almudena, ubicado en la zona restringida de Daroca.

Comentar ()