España

Sánchez insiste en mantener las próximas "dos o tres semanas" las actuales medidas anti-covid

El socialista Ximo Puig exige al presidente del Gobierno que no haya "agravios" ni "asimetrías" identitarias en el reparto de los fondos europeos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE

El presidente del Gobierno ha arrancado este jueves en Valencia una gira que le llevará por toda España para explicar las líneas básicas del plan de recuperación y resiliencia de la Unión Europea, del que las Comunidades administrarán el 50 por ciento. Pero Pedro Sánchez ha preferido arrancar su intervención apelando a la «disciplina colectiva» para poder vencer al contagio «tal y como se hizo en la primera ola», pero con los instrumentos de la actual.

Sin mencionar en ningún momento la posibilidad de un confinamiento domiciliario como reclaman algunas Comunidades, ha defendido que la política de «indicadores comunes», además del repertorio de acciones acordadas y respaldadas por el estado de alarma para los próximos seis meses, unido a una «evaluación compartida», permitirá «medir la eficacia de las medidas», lo que requerirá, ha subrayado en la misma línea de su ministro de Sanidad, Salvador Illa, de entre «dos y tres semanas».

Moncloa confía en que sobre esos tres pilares «y con fidelidad al tiempo que marcan los científicos, vamos a volver a doblegar la curva como lo conseguimos en la primera ola». Es más, ha llegado a vaticinar que al término del plazo de seis meses, con las nuevas vacunas y el cambio de estación, eso «nos ayudará a recuperar esa ansiada normalidad».

Acompañado del ministro de Transportes, el valenciano José Luis Ábalos, ha ido desgranando las medias sociales que se han tomado desde el estallido de la pandemia. «Decidimos resistir para avanzar gracias a un ejercicio de unidad», ha dicho para pasar a elogiar también el papel de los agentes sociales, presentes en un acto celebrado en el Museo de las Ciencias de Valencia.

Ximo Puig arremete contra la Comunidad de Madrid

Por su parte, el presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, ha desarrollado una intervención llena de críticas hacia la Comunidad de Madrid al afirmar que mientras «otros territoritos hacen de la confrontación» su forma de actuar «aquí ha imperado la sensatez». También ha acusado al territorio gobernado por Isabel Díaz Ayuso de ser «una gran aspiradora» que practica el dumping fiscal y de la necesidad de «unir a la España real, que no es la de la M-30».

Tras estas consideraciones, cree Puig que ha llegado el momento «de acabar con los agravios y las asimetrías y evitar las distintas velocidades», en el reparto de los fondos europeos. «Es un debate de derechos, no identitario», ha agregado quizá con la mente puesta en que otras comunidades como la catalana se vean beneficiadas para premiar un posible apoyo de ERC a los Presupuestos.

Por ello, ha apelado a dejar «la queja permanente. Las Comunidades somos Estado y debemos actuar alejados de partidismos, guiados por el interés general. Ahora es el momento de responder son proporción y serenidad. Es la hora de patriotismo cívico, de la responsabilidad de una sociedad adulta que asume sus obligaciones».

En los próximos días, los presidentes de Andalucía, Galicia y Murcia, Juan Manuel Moreno, Alberto Núñez Feijóo y Fernando López Miras, respectivamente, tendrán ocasión de volverle a trasladar sus dudas respecto a que sea Moncloa la que decida en primer término el destino de dichos fondos y no sea un organismo independiente según el modelo que han escogido otros países de nuestro entorno. Esta queja ya la pusieron de manifiesto los tres barones populares en la última reunión de la Conferencia de Presidentes, el pasado 26 de octubre.

Comentar ()