España

Echenique y Rufián sacan la artillería para echar a Ciudadanos de los Presupuestos

El portavoz de Unidas Podemos ha ridiculizado los logros conseguidos por Arrimadas en la negociación presupuestaria y advierte que Ciudadanos ha vuelto a "la foto de Colón" | Arrimadas insiste: "Sánchez tiene que elegir"

El portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique. EFE

La segunda jornada del debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado ha comenzado con el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique; y el de ERC, Gabriel Rufián, presentando su propia enmienda a la totalidad a la estrategia de Inés Arrimadas de mantener a su formación viva en la negociación de las cuentas públicas, a sabiendas de que el ‘sí’ de Bildu les aleja del camino que habían avanzado con Pedro Sánchez en la carrera presupuestaria.

En concreto, el dirigente morado ha querido sacar este jueves la artillería pesada, equiparando el discurso de Ciudadanos al de Vox, sólo que el de los de Santiago Abascal está «bien cargado de coñac», y ha advertido directamente a la líder naranja de que «no pueden escapar de Vox». «Estaba escrito que volvería a la foto de Colón, pero lo ha hecho rápido y con los dos pies», ha llegado a afirmar Echenique.

Y la crítica al partido liberal, que ha ocupado la mayor parte de su discurso, no ha terminado ahí. El diputado de Podemos ha ridiculizado los logros conseguidos por Ciudadanos en la negociación de los Presupuestos -aseguran haber conseguido avances como la supresión del impuesto al diésel o la subida de los tributos en ámbitos como la educación o la sanidad- y ha asegurado que no hay ni una sola línea naranja en las cuentas públicas ya que «no han estado presentes en la mesa de decisiones». Y advertía, con ironía: «tengan cuidado, no vayan a aprobar unos Presupuestos socialcomunistas».

La estrategia de Podemos de apretar a Ciudadanos para que abandone la ecuación presupuestaria la ha retomado el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que ha lanzado un órdago a la formación naranja al aseverar que un ‘sí’ ahora no es un apoyo a unos Presupuestos, sino a toda una legislatura, lo que en la práctica supone una enmienda a la propia estrategia de Arrimadas que ha mantenido hasta ahora la premisa de que su apoyo a Sánchez es puntual y que su papel es el de la «oposición» no el de «ser socios del Gobierno».

«Ciudadanos está desesperado», repetía Rufián, que se dirigía directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para elegir «bien». «Que grandes titulares no se conviertan en grandes decepciones. Si quieren hacer política y no matemáticas, aquí estamos».

«O Bildu y ERC, o Ciudadanos»

Por su parte, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha evitado caer en las «humillaciones» de Echenique y Rufián y ha explicado la renovada postura de Ciudadanos volviendo al ultimátum a Sánchez, en el que se ha reafirmado este jueves: «O Bildu y ERC, o Ciudadanos. O radicalidad o moderación», ha pronunciado la dirigente liberal.

Arrimadas ha reafirmado la «mano tendida» de Ciudadanos al Gobierno que mantendrá «hasta el final» y ha pasado la pelota al tejado del presidente del Gobierno, sobre cuyo entorno ha aflorado la tensión en las últimas horas por la negativa del ala moderada del socialismo a pactar con Bildu cuando existe alternativa.

El último giro de guion ha colocado a Ciudadanos en una postura más cercana al voto en contra que al apoyo a los Presupuestos, después de condicionar su ‘sí’ a unas exigencias que sacarían tanto a ERC como a los abertzales en las cuentas públicas: derogar la enmienda para suprimir el castellano como lengua vehicular y un compromiso por escrito para garantizar que no habrá referéndum en Cataluña. «Si no cogen esta mano y cogen la de Bildu, jamás podrán decir que no tuvieron opción», sentenciaba Arrimadas, dirigiéndose a la bancada gubernamental.

Montero enmienda la estrategia de Podemos

Y frente a la estrategia nada disimulada de Unidas Podemos de borrar definitivamente a Ciudadanos de la carrera presupuestaria, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha pedido a sus socios de coalición y de investidura superar los «vetos cruzados» porque el presente documento es «un proyecto que Ciudadanos puede votar».

Montero ha tendido de nuevo la mano a Arrimadas para recordarle que no está fuera de la negociación. Así, mientras el portavoz de Podemos equipaba a Arrimadas con la ultraderecha, la ministra socialista ha elogiado la nueva «orientación» que ha dado al partido naranja mientras el PP «sigue mirando a Vox por el retrovisor». «Aunque a ustedes no les guste este Gobierno, le digo que hay posibilidades de acuerdo», ha sostenido.

Comentar ()