España

Casado advierte que Sánchez "ha cruzado una línea peligrosa" al pactar con Bildu

El líder de la oposición ha lamentado que Sánchez haya "elegido" a los abertzales cuando tenía "alternativa", en la que ha incluido tanto a PP como a Ciudadanos

El líder del PP, Pablo Casado. EFE

«Sánchez ha decidido poner un cordón sanitario al PP. Me encantaría ponerme de acuerdo con el PSOE, pero él ya ha elegido». El líder de la oposición, Pablo Casado, ha lamentado de nuevo este martes que, «aunque lo nieguen», el Gobierno ya ha tejido una alianza con EH Bildu para los Presupuestos Generales del Estado, y lo ha hecho pese a contar con una «alternativa» en la que ha incluido tanto a Ciudadanos como a su propio partido. A su juicio, Sánchez «ha cruzado una línea peligrosa» al cerrar un acuerdo con los abertzales cuando no necesitaba sus votos para sacar adelante las cuentas públicas y, además, ha denunciado que cargos como el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, defiendan incluso que este pacto es «bueno para la democracia».

En una entrevista para Telecinco, Casado ha reivindicado el PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra como «ejemplo de moderación» y ha hecho un llamamiento a luchar por mantener el «espíritu de la Transición» que ve asediado por la composición del actual Ejecutivo. Y se ha referido en concreto a Podemos como el «partido más radical que existe en cualquier Gobierno europeo» el que acerca al PSOE a esas posiciones extremistas. «Felipe González fue un buen presidente del Gobierno. Alfonso Guerra siempre ha sido muy duro con el PP, pero es una persona con la que se podía llegar a acuerdos», ha defendido el actual líder de la oposición.

Además, respecto al papel de Ciudadanos en la negociación con el Gobierno para las cuentas públicas, el líder del PP ha evitado censurar la gestión de Inés Arrimadas con la que, además, mantiene una «magnífica» relación, pero sí ha incidido en que Sánchez ha tenido abierta desde el principio la puerta del PP y, en última instancia, la naranja y, por contra, ha preferido sentarse con «radicales» y «populistas». Y aunque los liberales mantendrán hasta el final la mano tendida al Gobierno, Casado sí ha deslizado que es inútil porque Sánchez «ya ha tomado una decisión».

Órdago a Abascal

El terremoto de la ruptura entre PP y Vox que evidenció el propio líder de la oposición durante la moción de censura contra el Gobierno sigue teniendo réplicas. Este martes, Casado se ha preguntado en directo cómo es posible que «Abascal llame cobarde a un partido que tiene 27 víctimas de terrorismo» y ha reivindicado su discurso como una respuesta a una moción «que se hacía contra el PP».

En este punto, el líder popular ha defendido una vez más la «moderación frente al radicalismo» y ha asegurado que ha pasado más de dos años callado frente a las «provocaciones» de su homólogo de Vox, pero que durante la moción de censura se atrevió a decir ‘basta’ por la intención de los de Abascal de «dividir a la sociedad» y «crear un problema» cuando «tenemos 400 muertos diarios» por la pandemia.

Y sobre los obstáculos que está poniendo Vox en la negociación de las cuentas regionales de Andalucía, Madrid y Murcia, donde los populares gobiernan gracias a los votos de los conservadores, el líder del PP ha asegurado que le parece «irreal» que, en estas circunstancias, se centren en poner «barreras ideológicas» cuando lo que debería importar es «la vida real de la gente». «Me pagan por resolver los problemas reales (…) otros que se dediquen a levantar trincheras», ha sentenciado.

Comentar ()