España

Sánchez insiste en subir impuestos en Madrid y dice que barones del PP están de acuerdo

Elude las tensiones con Pablo Iglesias y recomienda "trabajar con humildad" en el Gobierno de coalición

Pedro Sánchez charla con Giuseppe Conte en la XIX cumbre hispano-italiana EFE

Pedro Sánchez ha salido en defensa de su pacto presupuestario con ERC alegando que muchos barones territoriales del PP son partidarios de la armonización fiscal. Respondía así a la advertencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de convertirse en «la peor pesadilla» del Gobierno central tras conocerse que uno de los puntos de su pacto con el partido de Oriol Junqueras es acabar con el supuesto «dumping» fiscal de Madrid.

Alega el jefe del Ejecutivo -que ha comparecido junto al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, tras la XIX cumbre bilateral- que se trata de un debate que trasciende las cuestiones meramente ideológicas. Muchos dirigentes del PP «son conscientes de que hay problemas en nuestro sistema fiscal» de modo que la armonización fiscal «se tiene que producir en varios territorios de nuestro país si queremos igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos, vivan donde vivan».

En definitiva, «interpela a todos los dirigentes, también del PP». Apela además a la existencia de recomendaciones de expertos «que señalaban como una debilidad de la financiación autonómica la falta de armonización fiscal. Hay muchos gobiernos que están de acuerdo», ha insistido en alusión a territorios que, como Galicia y Castilla y León, con gobiernos populares, se han mostrado en diferentes ocasiones partidarios de reducir las actuales diferencias fiscales.

Sánchez elude las tensiones con Iglesias y recomienda «trabajar con humildad»

En cuanto a las tensiones en el Gobierno de coalición, ha defendido que ésta es «la primera experiencia de un gobierno de coalición en ochenta años. Me gusta recordar esa frase del Quijote de que la experiencia es la madre de las ciencias». Por ello «hay que trabajar con humildad, aprender y avanzar en los objetivos de gobierno» y sin querer entrar en las continuas colisiones, la última, ayer mismo ha preferido poner el acento en que lo importante es tener unos nuevos Presupuestos Generales «porque tras años de bloqueo vamos a poder aprobar unas Cuentas con una mayoría parlamentara, amplia, plural, donde están representadas muchas fuerzas políticas». De paso, ha eludido responder a las palabras de Arnaldo Otegi en el sentido de que apoyar los PGE sirve para «avanzar en la república vasca»

El presidente del Gobierno ha sido el anfitrión de la XIX cumbre hispano-italiana, que se ha celebrado en el Palacio Real de la Almudaina, en Palma de Mallorca. Ha estado acompañado del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sólo un día después de su apresurada inclusión en el grupo de trabajo que controlará las ayudas europeas junto al resto del Consejo de Ministros. También han acudido Nadia Calviño, Teresa Ribera, Arantxa González Laya, Mar4garita Robles, Fernando Grande-Marlaska, Yolanda Díaz, Reyes Maroto, Luis Planas y José Luis Escrivá.

Respecto al veto que ejercen de Polonia y Hungría sobre los fondos europeos, Sánchez ha recordado las dificultades del pacto alcanzado en julio y como éste ha puesto en marcha «energías positivas» ante una sociedad «que está cansada». El fondo europeo compromete a toda la Unión y espera superar este impasse antes del 31 de diciembre.

Comentar ()