España

Madrid se opone al cierre perimetral en Navidad porque es "imposible de controlar"

El Gobierno regional advierte que Madrid "no se siente vinculada" al acuerdo adoptado en el Consejo Interterritorial de Salud porque no se ha aprobado "por consenso"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

El Consejo Interterritorial de Salud ha aprobado este miércoles el plan de restricciones de cara a las fiestas navideñas con el apoyo de todas las comunidades autónomas salvo Madrid y Cataluña. En concreto, la región presidida por Isabel Díaz Ayuso se ha opuesto enérgicamente al documento, especialmente por imponer el cierre perimetral de las autonomías entre el 23 de diciembre al 6 de enero pese a ser «imposible de controlar», según informan fuentes del ejecutivo madrileño.

Así, a pesar de que el último borrador de Sanidad recogía propuestas que defendía la propia Comunidad de Madrid, como la ampliación del horario del toque de queda o del número de personas presentes en las reuniones familiares durante las fiestas, Díaz Ayuso y Enrique Ruiz Escudero, se han descolgado de la propuesta del Gobierno. En la cita, el consejero de Sanidad ha expresado quejas tanto por la filtración del primer borrador del Gobierno hace unos días sin haberlo consultado previamente con las comunidades autónomas y, sobre todo, porque se haya remitido el documento definitivo demasiado tarde, tan sólo tres horas antes de que arrancase la reunión del Consejo Interterritorial de Salud de esta misma tarde.

En la Puerta del Sol se quejan también de que la excepción a los cierres perimetrales sean las visitas a residencias de familiares y «allegados», haciendo hincapié en que, con un término tan amplio, es muy complicado para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado controlar qué tipo de desplazamientos pueden permitir y cuáles no.

Más allá del perimetraje de las comunidades autónomas, Madrid ha subrayado su descuerdo en otras cuestiones, como el hecho de que se haya dejado fuera el Día de Reyes en los señalados para permitir las reuniones de 10 familiares -por el momento sólo están incluidos Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo-, así como que sólo se permita que esos encuentros se produzcan entre dos grupos de convivientes, y no entre un máximo de tres como plantea la Comunidad de Madrid.

Por su parte, Cataluña ha optado también por descolgarse del acuerdo generalizado en torno al plan de Navidad, aunque en su caso ha optado por la abstención. Esta región prefiere llevar a cabo su propio «plan» de Navidad, tal y como declaró el Govern hace semanas, y por el momento descarta también implantar el cierre perimetral, que levantará según lo previsto el próximo 21 de diciembre.

Nuevo desafío Ayuso-Illa

Las diferencias en torno a la estrategia para evitar una tercera ola de contagios durante las fiestas navideñas abre un nuevo desafío entre Díaz Ayuso y Salvador Illa. Fuentes del ejecutivo madrileño trasladan que, como el documento no se ha aprobado «por consenso», Madrid «no se siente vinculada» para llevar a cabo las medidas que propone el Ministerio. Y justifica esta decisión en la buena situacuión epidemiológica de la región y su baja incidencia, así como su impresión de que el impacto de «restringir la movilidad perimetral de la región va a ser mínimo» y, por tanto, no está de acuerdo. Del mismo modo, el Gobierno de Madrid ya ha anunciado que permitirá que el día 6 de enero, Día de Reyes, sean posibles las agrupaciones de un máximo de 10 personas y no de seis como estaba estipulado.

Sin embargo, el criterio del ministro de Sanidad es otro, y ya ha advertido que las normas aprobadas en la Interterritorial serán de «obligado cumplimiento» para todas las comunidades autónomas -salvo Baleares y Canarias- por haberse llegado a un «amplio consenso» con la mayoría de consejeros autonómicos.

Toque de queda a las 1:30h y 10 personas como máximo

Con la aprobación de estas medidas, el número máximo de personas que podrán reunirse en espacios públicos y privados quedará ampliada a un máximo de 10 personas, niños incluidos, en los días más señalados, esto es, las comidas y cenas de los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero. Se amplía así la propuesta inicial del Gobierno. Se recomienda, no obstante, que todas estas reuniones se produzcan entre miembros de un mismo grupo de convivencia.

Asimismo, el Ministerio de Sanidad ha ampliado en media hora el toque de queda que había previsto inicialmente, y en Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo la limitación a la movilidad nocturna se producirá a partir de las 1:30 horas de la madrugada. En ningún caso, recuerdan, podrá utilizarse esta ampliación horaria para desplazamientos entre diferentes encuentros sociales.

Respecto a la limitación de la entrada y salida de las comunidades autónomas, queda establecida entre el 23 de diciembre y el 6 de enero de 2021, salvo para aquellos desplazamientos que se produzcan hacia el lugar de residencia habitual de familiares o «allegados».

Comentar ()