España

Casado, a Sánchez: "Esto no es un estado de alarma. Es una alarma de Estado"

El líder del PP ha recriminado al presidente del Gobierno que no actúe como Merkel en la gestión de la pandemia y le ha instado a "sentir de verdad, con lágrimas, como hace ella"

El líder del PP, Pablo Casado. EFE

Sánchez y Casado tuvieron ayer la oportunidad de inaugurar un deshielo de las relaciones entre ambos líderes después de una llamada telefónica que duró 45 minutos. Pero nada más lejos de la realidad. La conversación se saldó «sin avances», y este miércoles, en el marco de la comparecencia del presidente del Gobierno para explicar la marcha del actual estado de alarma y hacer balance de los dos últimos Consejos Europeos, Casado ha evidenciado que PSOE y PP siguen en posiciones radicalmente enfrentadas.

El líder de la oposición ha subido a la tribuna sin papeles y ha pronunciado un duro discurso contra el jefe del Ejecutivo, al que ha criticado por acudir a la Cámara Baja para «presumir» de una gestión cuando aún hay más de 300 muertos diarios a causa de la pandemia. Acto seguido, ha instado a Sánchez a actuar como Merkel, a «sentir de verdad, con lágrimas, como hace ella», un órdago que ha deslizado por la referencia que ha hecho el presidente del Gobierno durante su intervención inicial en la que ha comparado la situación epidemiológica de España con la de Alemania, que se encuentra en un punto crítico por el aumento de contagios y de fallecidos.

El eje del discurso de Casado ha girado en torno al hecho de que Sánchez haya querido «aglutinar el poder» durante la pandemia, pero sólo en algunas cuestiones, ya que cuando «no interesaba» se ha «parapetado» tras las comunidades autónomas y las «ha dejado solas». A juicio del líder de la oposición, Sánchez ha actuado con «incompetencia» en la gestión de la crisis y, además, ha querido evitar «dar la cara» y esquivar el control parlamentario y judicial durante meses. «Esto no es un estado de alarma. Es una alarma de Estado», sentenciaba en la primera parte de su discurso. «Baje usted del Falcon, toque tierra», añadía.

El presidente del PP también ha criticado duramente que el jefe del Ejecutivo siga «ocultando» la cifra oficial de muertos por coronavirus en España, que roza los 70.000 fallecidos, así como la verdad sobre el comité de expertos que asesoró al Ejecutivo durante la pandemia. «Son las mismas mentiras siempre. Usted no se cansa de mentir», afeaba.

Entre los aplausos de la bancada popular, Casado se ha enzarzado con la portavoz socialista, Adriana Lastra, que desde su escaño ha interrumpido el discurso del líder del PP cuando éste trataba el decreto de nueva normalidad y pedía al Gobierno «intentar hacer las cosas bien por una vez», en relación al plan de vacunación y al reparto de los fondos europeos, para lo que ha solicitado la creación de una «autoridad independiente que los gestione», y que no se repartan en Moncloa.

«Los únicos que salen más fuertes son Otegi y Rufián»

Casado no ha ahorrado en críticas al jefe del Ejecutivo por el «blanqueamiento» que ha hecho especialmente de Bildu a cambio de aprobar los Presupuestos Generales del Estado. «¿Se imagina a Biden pactando con los que no condenan el atentado de las torres gemelas? ¿O a Macron con los terroristas de Bataclan?», lanzaba.

«Los únicos que salen más fuertes de esta crisis son Otegi, Rufián e Iglesias», añadía Casado. A continuación, se ha dirigido exclusivamente a la bancada socialista para pedir una condena categórica y ejemplar a los «ataques» de Unidas Podemos a la jefatura del Estado.

Fuentes del PP reiteran que el discurso de Sánchez «ha dejado adormilada a la propia bancada» socialista por la «propaganda» que ha hecho el presidente del Gobierno, y critican especialmente la falta de «humildad» en su intervención, con unas palabras «completamente alejadas de la realidad». Insisten en que la mano tendida de Casado seguirá estando ahí para llegar a acuerdos para pactos de Estado, como el sanitario, como le planteó el líder del PP ayer mismo durante la conversación telefónica con el presidente del Gobierno.

En esta línea, el presidente popular ha lamentado que Sánchez haya «elegido a los radicales» y «denigrado a los moderados». «Sólo le importa el poder», pero «estamos a tiempo de corregirlo», finalizaba.

Sánchez avisa que puede endurecer las restricciones

En su intervención inicial, el presidente del Gobierno ha pedido a los ciudadanos actuar estas navidades «como si todos estuviéramos contagiados», y ha advertido que el Ejecutivo está dispuesto a endurecer las restricciones de cara a las fiestas en caso de que los contagios y las muertes sigan en aumento. «Sólo de nosotros depende no abrir la tercera ola de contagios» y «ya hemos sufrido mucho para llegar hasta aquí», sentenciaba.

De este modo, Sánchez ha querido enfriar la euforia del anunciado plan de vacunación para evitar que una relajación de la población se traduzca en un nuevo repunte de positivos en el país. En cualquier caso, sí ha trasladado que, para el mes de mayo, se prevé que haya entre 15 y 20 millones de españoles vacunados. «España está lista», zanjaba.

Comentar ()