España

Nuevo terremoto en Cs: Lorena Roldán deja el partido y se pasa a las listas del PP

Alejandro Fernández refuerza su equipo tras rechazar una alianza con Ciudadanos en Cataluña y ficha a uno de los pesos pesados de Arrimadas a las puertas del 14-F | Roldán critica a Arrimadas por convertirse en "sostén" de Sánchez

Lorena Roldán

Lorena Roldán, en el debate de la moción de censura a Quim Torra. EFE/ Quique García

Duro revés para Inés Arrimadas. Cuando apenas resta mes y medio para las elecciones catalanas del 14-F, la ex candidata a la presidencia de la Generalitat y portavoz de Ciudadanos en el Parlament y en el Senado, Lorena Roldán, anuncia que abandona todos sus cargos en el partido para integrarse en las filas del PP catalán como número dos bajo las órdenes de Alejandro Fernández.

Roldán fue apartada de la carrera para presidir la Generalitat en favor de su ya ex compañero, Carlos Carrizosa, pese haber ganado las primarias por aplastante mayoría en la región. El motivo que se esgrimió desde la dirección del partido fue el de la necesidad de ofrecer una candidatura con un cargo «exclusivamente público» para los comicios que no fuese «identificado como un candidato de siglas que difumine cualquier idea de partidismo» -puesto que Roldán ocupaba ya un puesto en el Senado y en el Comité Permanente del partido-, para favorecer una hipotética alianza constitucionalista con el PP y con el PSC que finalmente quedó en nada.

Meses después, la ya ex portavoz nacional adjunta de la formación naranja, se ha cobrado su vendetta. «Me cuesta reconocer ciertas decisiones adoptadas por la Ejecutiva del partido, muchas de ellas tomándose de forma unilateral», escribe en su carta de despedida. El ‘dedazo’ de Carrizosa por parte de la cúpula del partido, tal y como informó este medio, ha provocado un polvorín de críticas a nivel interno por suponer un «ataque» sin ambages a uno de los principios fundacionales del partido: la libertad, en este caso «de elección», por parte de los militantes. Roldán «confirma que la decisión de que dejara de ser candidata fue totalmente impuesta por la Permanente, y nada que ver con ningún consenso», comentan a El Independiente varias fuentes del sector crítico de Cataluña, quienes aseguran que la noticia ha sentado «como un jarro de agua fría» en las ya denostadas bases del partido en la región.

La de Roldán no ha sido la única fuga de Ciudadanos en los últimos meses, aunque sí la más significativa con las autonómicas catalanas, en que Arrimadas se juega directamente su supervivencia, a la vuelta de la esquina. Ayer se conocía también la salida del portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Tarragona, Rubén Viñuales, para sumarse en su caso al PSC de Miquel Iceta.

En la misiva, la ex dirigente de Ciudadanos critica también el rumbo que ha tomado el partido a nivel nacional «como sostén de los que, con sus pactos, dan alas a quienes pretenden romper nuestro país», en relación al papel que ha ocupado Ciudadanos durante toda la pandemia como socio auxiliar de Pedro Sánchez.

Aunque de forma indirecta, Roldán ha dirigido enormes críticas a la dirección que comanda Inés Arrimadas, al defender que «hoy más que nunca» se necesita «un constitucionalismo fuerte» que «anteponga los intereses generales al interés partidista. Y en esta tarea no puede haber medias tintas ni titubeos», zanja. A las puertas de unas nuevas elecciones autonómicas en Cataluña, la dirigente pone en valor la necesidad de un «proyecto común con sentido de Estado» y, sobre todo, «sin complejos ante el separatismo», un proyecto que, a su juicio, encarna el candidato del PP, Alejandro Fernández.

Pero no se ha quedado ahí. La ex portavoz nacional de Ciudadanos hace mención en su comunicado a Albert Rivera porque «siempre creyó en mí», sin hacer ninguna alusión a la actual presidenta del partido, Inés Arrimadas. Hace unas semanas, el ex presidente de Ciudadanos presentó una enmienda pública a la estrategia de su sucesora, aunque rectificó poco después.

Se trata de un importante golpe de efecto en el marco de la operación orquestada desde el PP para absorber, aunque no de manera inmediata, a la formación naranja y la opa -no hostil- planteada desde Génova por atraer «talento» de la formación liberal hacia el principal partido de la oposición, una vez iniciada la marcha para convertirse en el único partido de centro en España.

Frente al silencio de la formación naranja, los mensajes de júbilo desde el PP no han tardado en llegar. Uno de los primeros ha sido el de la ex portavoz parlamentaria de los populares y diputada del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, quien ha celebrado en Twitter el inicio de la «reagrupación constitucionalista». Lorena Roldán y el candidato a la presidencia de la Generalitat, Alejandro Fernández, comparecerán juntos en unas horas para dar cuenta de esta nueva alianza.

Se trata de un movimiento de grandes implicaciones que podría adelantar el varapalo que aguarda a la formación de Arrimadas en su cuna política, a tenor de lo que marquen las encuestas internas. Roldán ha dado el paso de una formación que conserva 36 diputados en el Parlament, fruto de la histórica victoria electoral de Arrimadas en 2017, a otra que cuenta con tan sólo cuatro escaños. Las encuestas auguran que la formación naranja conservará al menos la mitad de los escaños con los que actualmente cuenta, mientras que el PP, que busca el sorpasso, crecería hasta los ocho o nueve diputados.

Fuego cruzado

La salida de Roldán se ha recibido con sorpresa y con enorme malestar en las filas naranjas. La dirección de Ciudadanos ha querido responder al órdago lanzado por la ex dirigente con un comunicado en que ha reivindicando su proyecto y su estrategia de partido a nivel nacional como la única válida frente a las «trincheras» que representan PP y Vox. «Volveríamos a actuar con la misma responsabilidad», sentencian.

«Quien no se sienta a gusto con los valores del proyecto está en su derecho a cambiarlo por otro que, a diferencia de Ciudadanos, ha rechazado hacer una oposición responsable en medio de una pandemia, que sigue teniendo postulados conservadores que la propia Lorena Roldán ha denunciado recientemente desde su puesto en el Senado», lanzan desde la cúpula naranja, en relación a asuntos como la «eutanasia», los «presuntos casos de corrupción» o las «tentaciones de repartirse el Poder Judicial».

El duro comunicado que ha publicado Ciudadanos no se ha quedado ahí. Acusan, aunque indirectamente, a Roldán de primar su «interés personal» a la «defensa del constitucionalismo». Y todo apunta a que el pacto de no agresión con el PP ha finalizado, aunque en el mensaje de la cúpula se subraya que Ciudadanos no responderá «a la confrontación que ha elegido el PP con más confrontación».

Te puede interesar

Comentar ()