España

Rivera rompe su silencio y carga contra el plan de Arrimadas: "Menos mal que dimití"

El ex presidente de Ciudadanos sugiere que la actual líder del partido ha perdido la "dignidad" por pactar con Sánchez y eso, advierte, "no se recupera" | "Si tengo que aguantar todo esto tengo que ir escoltado, pero frente a mis votantes", ha afirmado

El ex presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE

Desde que Arrimadas cogió el timón del barco naranja y lo girase hacia la izquierda, el que fuese presidente de Ciudadanos antes que ella sí ha criticado los pasos que iba dando el Ejecutivo, pero se había reservado, al menos públicamente, su opinión sobre la estrategia de su sucesora. Hasta hoy. Albert Rivera ha enmendado este jueves el plan de Arrimadas y ha sugerido que debería retirar ya la «mano tendida», en palabras de la propia líder liberal, que sigue ofreciendo a Pedro Sánchez, una vez se ha hecho público el ‘sí’ de Bildu a las cuentas públicas.

«Uno puede ser laxo y tener cintura, pero tiene que tener dignidad», ha aseverado el actual presidente del despacho de abogados Martínez-Echevarría & Rivera. «La dignidad en la vida, cuando la pierdes, no se recupera», ha sentenciado el ex dirigente naranja, en una clara advertencia a su ex compañera de filas.

Rivera ha pronunciado estas palabras en el marco de la presentación de su libro, Un ciudadano libre, en Zaragoza, aunque no ha quedado ahí su sentencia sobre el actual rumbo del partido que abandonó con tan sólo 10 escaños hace justo un año. «Sinceramente, veo todo lo que pasa y digo ¡ay por Dios! Menos mal que dimití, porque si tengo que aguantar todo esto tengo que ir escoltado, pero frente a mis votantes», ha espetado, pronosticando en este caso que la deriva pactista de Arrimadas podría implicar, al menos a su juicio, un importante boquete en su ya mermada bolsa de votos.

«Le dije a los españoles que quería un Gobierno con Pablo Casado. Y nos votaron cuatro millones y medio de españoles. ¿Cuándo nos equivocamos?» , ha sentenciado Rivera, deslizando que, con la actual estrategia del partido, no estaría dentro de las filas naranjas y hubiese desertado como lo han hecho otros dirigentes y amigos, como Juan Carlos Girauta o Marcos de Quinto. «Yo no aguanto ni un minuto apoyando cosas en las que no creo», ha subrayado.

«Esto es peor de lo que advertimos»

Justo en el día en que los Presupuestos Generales del Estado han pasado su primer y determinante trámite, el de las enmiendas a la totalidad, Rivera ha retomado su discurso de «la banda» de Sánchez por las cesiones de Moncloa a Bildu y ERC en este caso para garantizarse la legislatura y ha lamentado, aunque veladamente, que Ciudadanos se haya ubicado en ese bloque. «Esto es peor de lo que advertimos», apostillaba, porque aunque Ciudadanos, al menos durante su mandato, ya avisó que Sánchez «iba a pactar con toda la banda», ahora ha metido a «todos», hasta «el trombón».

El que fuera presidente de Ciudadanos desde el nacimiento de la formación en Cataluña ha enmendado también la decisión de Arrimadas de apoyar un estado de alarma durante los próximos seis meses sin apenas control parlamentario, una decisión que ve equivocada. «Cuando un Gobierno intenta imponer un estado de alarma de seis meses y pasa sin oposición en el Parlamento, eso es un harakiri», opinaba Rivera. «Me preocupa que lo asumamos con absoluto letargo», sentenciaba.

Comentar ()