España

Casado se reafirma sobre el 1-O e insiste en que Rajoy pudo "haber hecho las cosas mejor"

El líder del PP avanza en su estrategia de desmarcarse de la administración de Mariano Rajoy y defiende que ese día "no se tenía que haber llegado a las fuerzas de seguridad a ese límite" porque "los Mossos incumplieron las órdenes judiciales"

El líder del PP, Pablo Casado.

El líder del PP, Pablo Casado. EUROPA PRESS

Las declaraciones que hizo el líder del PP, Pablo Casado, sobre los episodios del 1-O, enmarcadas en la intención de la actual dirección de distanciarse de la gestión de Mariano Rajoy por las acusaciones de Luis Bárcenas contra esta administración, han dejado un reguero de polémica a las puertas de las elecciones autonómicas de Cataluña del próximo domingo. Este jueves, Casado se ha reafirmado en sus declaraciones y ha asegurado en una entrevista para Telecinco que aquel día «no se tenía que haber votado y no se tenía que haber llevado a las fuerzas policiales a ese límite» porque «los Mossos incumplieron las instrucciones judiciales». En relación a la estrategia de Mariano Rajoy, ha insistido en que «las cosas se podían haber hecho mejor», enmendando de nuevo la táctica que siguió el ex presidente del Gobierno ante el desafío separatista.

El jefe de la oposición ha defendido que «las fuerzas de seguridad debieron desplegarse antes» para evitar que la gente pudiese ‘votar’ ese día. En todo caso, ha asegurado que el Gobierno, entonces comandado por Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, tenía la responsabilidad de «haber evitado el 1-O» y ha afirmado que son «reflexiones» que ya se hicieron hace tres años y con las que estaban de acuerdo otras personas dentro del partido.

Este martes, el actual presidente del PP, entonces vicesecretario de Comunicación del partido, aseguró que no compareció el día posterior a los episodios del 1 de octubre porque no compartía el discurso oficial de la directiva. «Ni estaba de acuerdo con quienes decían que se estaba votando en unas elecciones homologables ni con quienes decían que no se estaba votando», llegó a asegurar a los micrófonos de RAC1.

En paralelo, el candidato del PP a la Generalitat de Cataluña, Alejandro Fernández, ha asegurado que Casado «se refería a la votación del 1-O» en todo momento como algo que «había que evitar», y ha matizado las palabras del líder popular aseverando que no hacía alusión a «las cargas policiales» de aquel día.

Cuando restan apenas unas horas para que finalice la campaña de las elecciones catalanas, Casado ha suscrito el discurso de que el PP de Bárcenas «es el pasado» y sus acusaciones no tienen nada que ver con la dirección actual. Ha insistido, además, en que si la justicia encuentra alguna prueba que incrimine a algún cargo en activo dentro de las filas del partido, dejará caer todo el peso de los estatutos sobre ellos. «La única relación que yo he tenido con Bárcenas es que me presentó una querella», ha recordado Casado.

Arrimadas acusa a Casado de «decir cosas raras» del 1-O

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha acusado este jueves a Pablo Casado de «decir cosas raras» sobre las cargas policiales del 1 de octubre de 2017 durante la celebración del referéndum de autodeterminación en Cataluña y ha criticado que ponga en «cuestión» el papel de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

«No se decretó como delito de odio pero está acreditado que ocurrió. Nosotros no hacemos cambios de discursos. Digo lo mismo hoy del 1 de octubre que lo que dije el día 2», ha aseverado la líder de la formación liberal.

El PP sospecha de Illa

Además, sobre la polémica que ahora salpica al candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, por negarse a hacerse una PCR para acudir al debate de TV3 del pasado martes, el líder de los populares ha querido mantener las sospechas sobre el ex ministro de Sanidad y ha trasladado que, si se demuestra que se ha vacunado, tendrá que renunciar a su candidatura.

En este punto, ha defendido que la Fiscalía debe investigar el asunto a pesar de que Illa ha negado ya públicamente que se haya vacunado y ha vinculado su decisión a los «protocolos sanitarios». No obstante, Casado ha dudado de «la palabra» del dirigente socialista y ha asegurado que le recuerda al momento en que dijo que no sería candidato a la Generalitat y 24 horas después se demostró que no sería así. «Espero que en los dos días que quedan de campaña haya transparencia, se haga la prueba y toda España vea si está diciendo la verdad o si una vez más miente», ha subrayado.

Comentar ()