España

Los socios parlamentarios de Sánchez boicotean los actos del 40 aniversario del 23-F

Batet y el Rey reivindicarán España como una democracia plena en una conmemoración en la que serán inevitables las alusiones a Juan Carlos I

Aitor Esteban y Gabriel Rufián charlan en el Congreso

Aitor Esteban (PNV) y Gabriel Rufián (ERC) charlan en el Congreso Europa Press

El acto con el que hoy se recordará en el Congreso de los Diputados el 40 aniversario del fracaso del golpe de Estado de Tejero no contará con buena parte de los representantes del arco parlamentario, fundamentalmente los partidos que hicieron posible la investidura de Pedro Sánchez. De aquellos prácticamente sólo estará presente Unidas Podemos al ser partido de Gobierno, pero el resto ha decidido dar portazo al acto alegando fundamentalmente que es un intento de «blanquear» la figura del Rey emérito.

La verdad es que Juan Carlos I no estará presente en el acto y sí su heredero, Felipe VI, que pronunciará un discurso en recuerdo de aquella fecha fatídica de cuando tenía 12 años. Pero resulta del todo imposible desligar aquellos acontecimientos del papel que jugó el entonces monarca, el mismo que paró el golpe de Estado tras su histórica intervención televisada de minuto y medio confirmando el mantenimiento del «orden constitucional dentro de la legalidad vigente».

Los absentistas rechazan que Felipe VI reivindique la figura de su padre

Formaciones como ERC, Junts, PdeCat, la Cup, EH- Bildu, Compromís y el BNG no acudirán a la convocatoria. No son precisamente unos entusiastas de lo que califican de «régimen del 78», que consagró la monarquía parlamentaria en nuestro país. Creen que Felipe VI reivindicará la figura de su padre, hoy en Abu Dabi tras conocérsele, entre otras cosas, una regularización fiscal por el uso de unas tarjetas black, y al que se le impidió regresar a España por Navidad. El PNV tampoco estará presente, pero en su caso no hace frente común con el resto de los grupos absentistas de la Cámara.

Unidas Podemos tampoco hará un gran despliegue en muy buena medida por las limitaciones del Covid, pero a nadie se le escapa su posición crítica con la Monarquía en otro asunto que les separa de su socio de Gobierno. En principio los morados no recibieron mal la idea de celebrar este acto, sin antecedentes en otros aniversarios redondos de la intentona golpista.

Tras advertir, eso sí, de la presencia para ellos indeseada de Juan Carlos I, por entender que “no aporta ninguna dignidad a ningún acto institucional”, según dijo Echenique la semana pasada, apuntó que la conmemoración servirá para recordar «cómo ciertas pulsiones de extrema derecha pueden derivar en un golpe de Estado”. A la misma tesis se apuntó el presidente del Grupo Confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, quien no acudirá a la cita. El 23-F fue “una de las páginas más negras de la democracia y, ahora que estamos asistiendo al ascenso de la extrema derecha, es importante que recordemos de dónde venimos”, pues “la amenaza que algunos ven tan lejana no está tan lejana”.

Además de Pablo Echenique, como portavoz parlamentario, y Gerardo Pisarello, miembro de la mesa por Unidas Podemos, acudirá en representación de los morados Pablo Iglesias en calidad de vicepresidente. De hecho, del Gobierno sólo acudirán, además de Iglesias, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y dos de las tres vicepresidentas, esto es, Carmen Calvo y Nadia Calviño. No se ha invitado al resto del Consejo de Ministros.

Por el Gobierno sólo están convocados el presidente y los vicepresidentes

Sí mandarán una representación, además del Partido Popular, Vox, Ciudadanos, UPN, Más País, Teruel Existe, el PRC, Coalición Canaria y Nueva Canaria.

Según la convocatoria de la Cámara Baja, el Rey accederá al Palacio de la carrera de San Jerónimo por la Puerta de los Leones y se dirigirá al Escritorio del Reloj para saludar a los invitados. Una vez en el Salón de Pasos Perdidos, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, abrirá el acto y, tras su intervención, tomará la palabra Felipe VI.

También están invitados a este cuarenta aniversario del golpe de Estado la presidenta del Senado, Pilar Llop, el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y el presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y la mesa del Congreso.

No cabe duda de que la renovación del CGPJ formará parte de los corrillos informales que puedan producirse antes y después de un acto inédito y muy tasado que Congreso y Gobierno, al menos su sector socialista, han querido organizar para poner en valor la Transición y la democracia española, en pleno debate sobre si nuestro país tiene o no «normalidad democrática», algo que ha cuestionado Iglesias.

Te puede interesar

Comentar ()