La presidente de la Comunidad de Madrid ha pedido «hasta el último voto» para no tener que depender «ni de Vox ni de Ciudadanos», en una entrevista concedida al diario El País este domingo.

A la pregunta de si continuará, tras el tenso debate de la Cadena SER el pasado domingo, abriéndole las manos a VOX, Ayuso ha contestado: «Niego que esa haya sido mi estrategia. Mi estrategia ha sido buscar, hablar y pactar con los madrileños y pedirles su apoyo de manera masiva para, libremente, tener mi propio proyecto. Que no es ni el de Vox, ni el de Cs».

Sobre lo ocurrido en el programa de Ángels Barceló ha asegurado que «no podemos estar los mismos hablando siempre sobre lo mismo. Ahí está el resultado: acaba el debate y empieza una pelea innecesaria».

Ayuso ha defendido que ella representa a una «derecha que es alegre» y que «defiende la cultura del esfuerzo» y ha asegurado que lleva dos años «presa de Vox y de Ciudadanos».

También ha hablado sobre su relación con Casado asegurando que ella «reivindica su espacio y su proyecto». A lo que ha añadido que «afortunadamente, la persona que confió en mí para que esté aquí es un jefe que además es compañero y sabe delegar en cada uno de sus presidentes sus campañas».