Aviso a navegantes. «No me voy a callar», dice Joaquín Leguina (Villaescusa, Cantabria, 1941) respecto al torrente de críticas y descalificaciones que vierte sobre la deriva del PSOE, partido del que conserva el carnet de militante. Vuelve a la actualidad porque saca libro, no de ficción, género que también cultiva, sino de no ficción, que es distinto. Pedro Sánchez. Historia de una ambición (Edit. Espasa) lo titula.

Es tal el rechazo que le genera el inquilino de la Moncloa que no va a votar el 4-M al candidato socialista a la presidencia de la Comunidad, Ángel Gabilondo, porque aunque dice de él que «es persona seria», sería tanto como votar a Sánchez, argumenta. Por contra, sale no pocas veces en defensa de la presidenta autonómica, la popular Isabel Díaz Ayuso. Considera que ésta «no tiene la culpa de ni una sola muerte» por el Covid, pero Sánchez, «tampoco», agrega en una de las pocas concesiones que hace a su jefe de filas.

Pregunta. -¿Qué está pasando en este país para que en mitad de una campaña electoral se estén recibiendo sobres con balas?

Respuesta. -Tiene una importancia relativa porque siempre hay locos y sectarios y han recibido cartas tanto de un lado como de otro. No hay que exagerar y Pablo Iglesias lo está exagerando. Creo en todo caso que las cosas en estas elecciones madrileñas están, por lo que dicen las encuestas, bastante orientadas.

De vez en cuando Vox dice verdades como puños»

P. -¿No prevé sorpresas de última hora?

R. -Los indecisos, al final, se quedan en casa. Los analistas finos, entre los que no está Tezanos, dicen que esto va viento en popa. Michavila, un tipo de fiar, dijo que la única duda que existe es si Díaz Ayuso saca mayoría absoluta o no. El PSOE ha dado bandazos y hundido a Gabilondo, que es persona seria. Le han hecho contradecirse y metido en un lío, ahora contra los fascistas. ¿Dónde están los fascistas? Yo no conozco a ninguno. Y todos los franquistas están muertos. ¿Hay falangistas? ¿Cuántos? ¿Cuatro o cinco?

P. -¿Vox no es franquista?

R. -Yo creo que no.

P. -Extrema derecha, derecha populista…

R. -Derecha populista sí. La foto de la señora mayor es puro populismo. Voy a contar una anécdota personal. Una parte de mi familia es vasca, concretamente vizcaína, y ni votan a Vox ni al PNV, pero quieren mucho a la familia de Santi por una razón: han sido maltratados por los nacionalistas y mi familia no lo soporta. En ese sentido me solidarizo con su familia y con él. Pero no le pienso votar. Es verdad que dicen cosas de populismo muy parecidas a Le Pen, pero, de vez en cuando, dicen unas verdades como puños.

Iglesias no hace más que ruido, es un imbécil importante»

P. -¿Como cuáles?

R. -Son defectos que tiene esta sociedad, como cuando se dice que la desigualdad está creciendo a marchas aceleradas, que los jóvenes menores de de 30 años tienen unos salarios bajísimos y unas estabilidades pequeñísimas. Todo eso es verdad…

P. -Eso lo dice Podemos.

R. -No lo dice. No habla mucho de eso. Son más los analistas neutrales los que señalan eso mientras los políticos se ocupan de echarse la culpa de la pandemia. Y en estos momentos la situación en Europa y en España es muy grave como para que los políticos anden tocándose las narices. Son más de 100.000 muertos y la economía española ha quedado destrozada.

P. -¿Se trata de elegir entre «comunismo o libertad” o “fascismo o democracia?

R. -Absurdo. Es verdad que este Iglesias es comunista, pero ¿quién está detrás de Pablo Iglesias en el País Vasco, en Galicia, en Cataluña, donde está con los separatistas…? ¿A quién representa este señor? No hace más que ruido.

P. -La portavoz del Gobierno atribuye las amenazas al “caldo de cultivo” que genera Vox.

Gabilondo tenía la opción de dejarlo y se ha puesto en manos de Sánchez»

R. -Este es un asunto muchísimo más grave de lo que pueda representar Vox. Es evidente que esta pandemia no ha traído solo tragedias en forma de muertes, con pérdida de esperanza de vida. Es que en Madrid hay 600.000 personas que viven de la hostelería y se han salvado muchos puestos de trabajo gracias a la señora Ayuso. Han intentado atacarla por ese lado, pero Ayuso no tiene la culpa de ni una sola muerte, y Pedro Sánchez, tampoco.

P. -Recientemente estuvieron el señor Redondo Terreros y usted con Ayuso. Se interpretó como un apoyo explícito a su campaña.

R. -No nos importa que se interprete así. Nicolás es el presidente de una fundación (Alma Tecnológica) e invitó a Díaz Ayuso, y yo asistí como miembro del patronato.

P. -¿Cree que el señor Gabilondo debería apoyar a Ayuso si es la más votada para que no dependa de Vox?

R. -Si quiere que Vox se quede fuera, debería hacerlo, pero no lo va a hacer porque está a las órdenes estrictas de Moncloa.

P. -Dice en su libro que los expertos en comunicación política creen que los ciudadanos son idiotas. ¿Se ha puesto Gabilondo en manos de un experto en comunicación?

R. -Se ha puesto en manos de Sánchez. Un señor que es catedrático de Universidad, que ha sido rector de la Autónoma, un magnífico ministro, que puso todo su empeño en un pacto educativo que el PP, sectariamente, impidió, con setenta y tantos años no puede ponerse en manos de estos lebreles. Me parece un error tremendo.

P. -¿Tenía alguna otra opción?

R. -Sí, dejarlo.

La señora Ayuso no tiene la culpa de ni una sola muerte, y Pedro Sánchez, tampoco»

P. -¿Es compatible el cordón sanitario con la política de bloques?

R. -El cordón sanitario es un uso abusivo, excluyente y antidemocrático. Por muy derechas que sean los de Vox tienen un grupo parlamentario de muchos diputados y todo el derecho de estar ahí. Y son bastante más demócratas que Bildu y que los separatistas catalanes.

P. -¿Por qué dice en su libro que las bases son sectarias y generan caudillismos?

R. -Las bases, no sólo del PSOE, se parecen a los votantes exactamente lo mismo que un huevo a una castaña. No representan a nadie. Lo único que se les debería permitir es delegar en figuras intermedias. Por ejemplo, Sánchez, que se ha cargado el comité federal, arrasó el partido en Madrid nada más ganar las primarias. Y luego vino esta genio de la política que se llama Susana Díaz, que no da una, y lo tira de una forma innoble por la ventana. Cuando alguien tira a otro por la ventana tiene que bajar corriendo al portal a ver si está muerto, porque si no, le has convertido en mártir. Eso le lleva al desastre de presentarse ella a unas primarias (en las que compitió con Sánchez) en lugar de buscar a otra persona.

P. -En eso está ahora Ferraz, en buscar otro líder para el socialismo andaluz.

R. -La quiere echar Sánchez y no voy a llorar por eso, pero es que Sánchez ha echado a medio partido.  Para eso sirven las primarias, para liquidar a la mitad del partido.

P. -Habla en su libro de asalto a la división de poderes, ataque a la Constitución, desprecio por los controles… Retrata un gobierno más autoritario que democrático.

R. -Tenemos una ventaja. Se llama Unión Europea. Si no existiera, tendríamos mucho riesgo de ir a un régimen autoritario.

P. -En el capítulo de violencia de género hace unas consideraciones muy parecidas a las de Vox.

R. -Me da igual, pero las mías son anteriores.

P. -Iglesias ha arremetido contra el Rey por no condenar las amenazas de muerte.

Hay ministros como Calviño, Díaz o Escrivá que son personas bien dotadas para el cargo»

R. -Este es un imbécil importante y que conste en acta, aunque en privado es educado. El Rey no debe intervenir en asuntos políticos salvo en casos excepcionales. ¿Cuántas veces ha condenado Pablo Iglesias a los de ETA? Cero. ¿Cuántas veces ha condenado los disturbios en Cataluña? Cero. ¿Cuántas veces ha condenado a los que apedrearon a Santiago Abascal? Cero.

P. -¿Qué opina del núcleo duro de poder de Moncloa y del PSOE?

R. -Conozco bien a Carmen Calvo. No se puede hablar con ella porque no escucha. Habla ella sola. Y me parece que no está dotada para ese cargo. Sí están dotados otros cargos. El Gobierno no es un conjunto de personas incompetentes, en absoluto. Las señoras Calviño y Díaz son unas personas bien dotadas. El señor Escrivá es un tipo muy valioso y podría seguir con otros. A Castells le conozco desde que éramos jóvenes, intelectualmente es una persona superdotada, otra cosa es que se equivoque.

P. -Ha sido crítico con Zapatero, lo es con Sánchez, pero conserva el carné del partido. ¿Alguna vez ha pensado en romperlo?

R. -Si me quieren echar que me echen ellos. Yo no me quiero ir. Eso lo hizo Corcuera y se lo critiqué. ¿Por qué me voy a ir?

Si no existiera la UE tendríamos mucho riesgo de ir a un régimen autoritario»

P. -No son pocos los que le acusan de estar haciéndole el juego al PP.

R. -Es posible que tengan razón, pero como no me dejan hablar dentro tendré que hablar fuera porque no me pienso callar.

P. -¿A quién va a votar el 4-M?

R. -Me lo estoy pensando, pero no voy a votar a Sánchez.

P. – ¿Votar a Sánchez es votar a Gabilondo?

R. -Sí, en estos momentos sí.

P. -¿Si Iglesias no hubiera saltado a la arena regional la izquierda habría tenido más posibilidades?

R. -Sí, ha enmierdado todo lo que ha podido. Quizá salve los muebles porque estaban a punto de desaparecer y el sectarismo tiene sus votos, pero al conjunto de la izquierda, y sobre todo al PSOE, lo ha matado.