España | Madrid

El CIS sitúa a Iglesias como máximo responsable de la crispación en la campaña de Madrid

Pablo Iglesias renuncia a sus cargos durante la noche electoral.

Pablo Iglesias renuncia a sus cargos durante la noche electoral. EFE

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado este jueves el polémico sondeo que elaboró justo antes de que se celebrasen las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid, en el período en que, según la ley, ya no se pueden publicar más encuestas electorales. Uno de los datos más significativos de esta ‘encuesta metodológica’ es el referido a la violencia y la crispación política que ha acompañado en todo momento a la campaña electoral madrileña: Tezanos sitúa a Pablo Iglesias como el máximo responsable de esa polarización, según apunta el 39,8% de los encuestados.

Detrás del ex dirigente de Podemos, que renunció a todos sus cargos tras el batacazo de la izquierda el 4-M, se sitúa Rocío Monasterio, la candidata de Vox, a la que e 31,9% de los entrevistados colocan como máxima responsable de la tensión de las últimas semanas. En tercera posición se sitúa la flagrante ganadora de las elecciones, Isabel Díaz Ayuso, con el 11,7%, y el porcentaje es residual para Ángel Gabilondo, Edmundo Bal y Mónica García. Si se tienen en cuenta las siglas y no los candidatos, Vox supera a Unidas Podemos como partido que más habría alentado la crispación durante la campaña, con un 41,4% frente al 36,5% de la formación morada.

El CIS que hizo el organismo dirigido por el socialista José Félix Tezanos en los días previos a las elecciones apuntó que Isabel Díaz Ayuso se quedaría en un resultado lejano al que finalmente obtuvo. Así, según la variable de intención de voto y simpatía, el barómetro auguraba un 30,3% de los votos para el PP, cuando la realidad es que la presidenta madrileña se alzó con el 44,7% de las papeletas, es decir, 14 puntos por encima de lo que vaticinaba el instituto demoscópico. Tampoco acertó con Vox: el CIS pronosticaba un exiguo 5,5% de los votos para ellos -aunque finalmente llegaron al 9,13% y 13 diputados- y que Podemos quedaría por encima de los de Santiago Abascal con el 8,4% de los votos -obtuvo el 7,2%-. Ninguna de estas tendencias se cumplió.

La encuesta infla también el resultado que finalmente obtuvo el PSOE: 18% frente al 16,85% que logró aglutinar Ángel Gabilondo. El CIS tampoco vio el sorpasso de Más Madrid a los socialistas, y pronosticaba que el partido de Mónica García e Íñigo Errejón obtendría el 15,4% de los votos, más de un punto por debajo de lo que finalmente obtuvo la formación de izquierdas. La formación a la que más se acercó el pronóstico de Tezanos fue Ciudadanos, al que adjudicó sólo dos décimas más de las que finalmente obtuvo la formación naranja.

El instituto demoscópico publicó dos sondeos electorales previos a las elecciones -el último bajo la denominación de ‘CIS flash’, en que insistía en la idea de que el bloque de derechas e izquierdas estaban abocados a un empate. En suma, este último sondeo falló en ocho puntos con la derecha y en seis con la izquierda: el barómetro flash colocó al PP en el 36,7%, muy lejos del 44,72% que lograba el partido de la presidenta regional. Le daba, además, una horquilla media de 55 escaños, diez por debajo de los que finalmente obtuvo. Tampoco supo ver el CIS el descalabro absoluto de Ángel Gabilondo, relegado a tercera fuerza, mientras que le veía segundo y con un 23,4%, un fallo de más de 6,5 puntos respecto a su resultado final. A Más Madrid, el CIS le colocó en el 15,1%, casi 1,9 puntos desviado de su resultado final en las urnas.

Comentar ()